BRONCEARSE

Un tema difícil. El del bronceado, digo. Porque no nos engañemos: llega el verano y todos queremos estar morenos. Que no mola nada llegar a agosto en plan Copito de Nieve.618e7f00b1a2c44109055d3709d22b66

Que cuando estamos en la playa y viene alguien blanco incandescente… ¡confesemos! todos señalamos con el dedo en plan acusador. ¡Mira, mira, qué blanquito ese! Pobre.

Igual es de los que no coge color aún poniéndolo en una tostadora o es albino ¡Nos da igual! A la playa en según en qué fechas se llega ya moreno.

Yo, que soy animal de playa, las paso canutas. Soy de las que se tiene que untar crema a escoba.

Entre protección +50 y pantalla total, que dicen las malas lenguas que pasando del factor 30 es todo lo mismo, solo es cuestión de marketing. Yo, para quedar tranquila, siempre compro el factor más alto, vamos que me apantallo.

En los labios a tope, porque si no me quedan como un pollo rustido. Un protector especial para tapar las manchas de la cara. Otro muy alto para que no me salgan más. Otro diferente para el cuerpo… ¡Vaya cansancio! Desde que planto la hamaca hasta que me acabo de ‘untar’ ha pasado media hora.

Yo no soy gentre, historias reales, mundo surrealista, broncearse, protectores 2

¡Y me aburre! ¡Me aburre mucho! Me he comprado un bote en plan flis-flis e intento ir a toda castaña. Veo gente que se la distribuye parte a parte masajeándose como si se gustara mucho… ¡buff! Yo voy que me las pelo.

Si sois del 70 como yo, recordaréis al Inspector Gadget. ¡Jolín! Para mí querría yo un gadgetobrazo. ¿Cómo os ponéis crema en la espalda? El Sargento llega y en cuanto pone las posaderas en la hamaca es abducido y cae en un sueño profundo. Yo no me llego. ¡En fin! Que en mi caso lo que va siempre más torradito es la parte posterior.

Hay sitios que me causan dudas. ¿Las axilas? ¿Hay que ponerse protección en las axilas? ¿Se os han quemado alguna vez? Ahora que lo pienso igual si juegas a las palas sí que sería interesante protegerse, por lo de brazo arriba o brazo abajo, ¿no? Pero si eres de las que, como yo, en la playa no levantas el brazo ni para saludar, diría que no hace falta.

¿Y en las plantas de los pies? ¿Y en la cara interna de las piernas? ¿Y en las orejas?  Hombre, es que si tenemos que tenerlo todo en cuenta es un no parar.

#EsteEsElArsenalQueMeLlevoYoALaPlayaYo no soy gentre, historias reales, mundo surrealista, broncearse, protectores

Cuando ya estoy toda embadurnadita, tengo un sofocón del quince y solo pienso en bañarme.

Yo en el agua soy como la sirenita, me distrae lo mismo un pez que una concha. Y es que voy a una playa que está llena de pececillos, bueno, en una zona. Para mí que son siempre los mismos, porque es entrar en el agua y me rodean ¡claro! Como voy cada semana… ¡pues me conocen!

Y ahí me quedo chapoteando hasta que la famosa crema protectora desaparece.

#EstaSoyYoEnElAgua #ElConceptoTiempoDesaparece #IgualQueElprotectortumblr_mtpdvpmyvp1sfldlzo1_500.gif

No se quién se ha inventado la tontada del ‘waterproof’, pero os digo desde ya que no funciona. Como no salgas a la media hora del agua a untarte de nuevo, te quemas fijo.

A mí lo que más me gusta cuando salgo del agua es tumbarme corriendo en la tumbona porque el contraste fresco-mojado al contacto del sol me hace parecer que voy de viaje. Sí, sí. Todo me da vueltas y me parece que en vez de en una hamaca estoy en la alfombra de Aladino. Yuju… ¡Me elevo! Es una sensación buenísima. ¡Y no! ¡No fumo nada raro!

beach-towel-Yo no soy gentre, historias reales, mundo surrealista, broncearse, protectores 2

Pasados esos cinco minutos gloriosos hay que darse crema otra vez. Casilla de salida. Vuelta a empezar. Start. Intento convencer al Sargento por todos los medios para que me haga de masajista-buenorro-pone-crema prometiéndole toda clase de favores decentes e indecentes y alguna vez hasta pica. Y entonces me siento como Paris Hilton. Me cubro con mi pamela y me dejo masajear las carnes mecida por esa brisilla marina.

giphy.gif

Aunque para ser sincera, la mayoria de las veces, el tipo viene, me hace flis-flis en la espalda, me reparte a dos manos la crema por la misma, me da dos palmetazos que indican el fin de sus servicios  y me suelta un: ‘Al resto ya llegas tú’ y vuelve a coger el periodico.

En fin, tú. Menos da una piedra. Y luego ahí, vuelta y vuelta. Yo me pongo la alarma del móvil porque si no solo me tumbaria cara arriba. Yo, boca abajo, me ahogo, me da tortículis, no cojo la posición, estoy incomoda, giro a la derecha, giro a la izquierda, se me queda la marca de la toalla en la cara, el hombro dolorido. Aguanto, pero incómoda. En cuanto suena la alarma doy un giro digno de espectáculo cirquense. ¡A velocidad!

tumblr_n37qmffX5M1sjznqio1_500Al final acabo debajo de la sombrilla. Porque será la edad – o las lorzas que se me queman – pero cada vez aguanto menos bajo el Lorenzo. Y cada vez me desparramo más con mi revistita y mi cabezadita a discreción bajo la protectora sombra del parasol.

Eso sí, soy más de playa que unas chanclas. Así que aunque me tenga que llevar el protector a garrafas… ¡yo me voy a playa!

#YoNoSoyGente #YVosotrostampoco #JonesyLosprotectoresSolares

jones

 

 

 

EquivAcaciones

Sí, sí. Como su nombre indica equivacaciones  deriva de la mezcla de equivocación y vacaciones. Que vendría siendo algo así cómo equivocarte montándote tus propias vacaciones. Lo sé. Suena raro. Una cosa es que te monte el tema una agencia y no acierte y otra cosa es que te las montes tú y te des cuenta de que la has pifiado, pero ya… ¡en destino!

Pues eso es lo que nos pasó a nosotros este fin de semana. El sargento y yo en modo escapada romántica nos arrancamos el viernes caminito de Llafranc en la Costa Brava. Yo ya había mirado restaurantes, cala y cosas que hacer en este lugar tan idílico, pero…

Llegamos a Llafranc y dice mi marido “Anda, pon el nombre del hotel en el GPS y así ya vamos directo”. La respuesta de la señora que vive dentro de ese aparatejo: “Su destino está a 1h 15” ya nos inquietó, porque siendo Llafranc un pueblo chiquito en ese tiempo puedes cruzarlo 15 veces y en todo caso a 1h. 15” también está mi casa.

¿Me habré equivocado? Voy a ponerlo otra vez. Stress. Ostras, ostras, es que el Hotel me sale, pero en otra población. Nervios. “Espera espera, que voy a buscar la reserva” y entonces, hágase la luz: LLançà, lo había reservado en Llançà. ¡No me lo podía creer!

Veo que el Sargento me mira en plan: “se te ha ido la pinza o what?” Pues va a ser más bien que “what”. Aún incrédula cojo el móvil y llamo al hotel para asegurarme, ¿de qué? ¿de que efectivamente el edificio está construido allí? A ver cómo se hace esto sin parecer un poco absurda.

  • Hola. Buenas tardes, soy Jones tenía una reserva.
  • Si, efectivamente. Entran hoy. ¿Están al llegar?
  • Bueno, según se mire. ¿Están ustedes en Llançà?
  • Efectivamente al lado de la Plaza Mayor.
  • Si, ¿verdad?
  • Pues sí.
  • En Llançà.
  • Si, en Llançà
  • Claro.

Tierra trágame. Me precipito de la vida en picado. El Sargento me mira como si no entendiera nada.

  • ¿Otra hora de camino?
  • A ver, no ayudas con esa actitud
  • Es que estoy muerto.
  • Mira, a veces las equivocaciones traen cosas buenas. Descubres nuevos sitios. Calas a las que no iríamos. Vamos a verle el lado positivo.

Y con una mirada que denotaba muy poco positivismo arrancó el coche.

#MeEstaDiciendoQueEstanEnLlançà #SíSíLeEntiendo

Oye, pues ha estado genial de los geniales. El hotel ha sido una sorpresa súper agradable, el pueblecito la mar de acogedor y además las calas de esas salvajes de las que tienes que llegar descolgándote por precipicios – no lo vamos a negar la cabra tira al monte – y que me han dado vidilla y algún susto, ya se sabe que una es un poco pupas.

Un fin de semana de esos que dejan huella. Concretamente un tobillo torcido y un dedo sollado. Pero feliz, ¿eh? Que yo estas cosillas las considero males menores.

El caso es que aproveché el atardecer del sábado, como buena blogger de moda, para tomar unas fotos por las callecitas del casco antiguo. Allí que iba yo con mi súper look dispuesta a darlo todo. Y todo lo di, contra el suelo. Iba detrás del sargento cuando pise mal un bordillo y me precipite contra el suelo.

Fue uno de esos porrazos en los que te da tiempo a pensar. Esos que suceden en segundos pero que te caben veinte frases. Pisé el bordillo y pensé: “ayss, que me caigo, espera que no, me agarro al sargento, uysss está muy lejos, ¿y si le grito? No, no le va a dar tiempo a ayudarme, ha sido el tobillo que me ha fallado, calla ¡que remonto!, ¡No! Definitivamente no”. Plof.

#EstoyBienGracias #NoSiApenasHaSidoNada

Caerse en Llançà es como caerse en cualquier otra parte. El suelo está igual de duro. La vergüenza es la misma. El golpe criminal te lo llevas. Eso sí, no es lo mismo caerse con unos palazzo en tono azul eléctrico combinado con jersey dorado asimétrico y cinturón a conjunto. Hombre, el look engrandece la caída. Te la das igual, pero con glamour.

El Sargento se gira, me ve en el suelo y me grita: “Levanta que viene un coche”. Cierto es que llevaba un look de muerte, pero igual no hacía falta llegar a tanto.

Menos mal que no fue nada, porque al día siguiente tenía en mente probar paddle surf en una playa que había localizado el día anterior.  Dicho y hecho. Llegué y fui a alquilar la tabla. La devolvía una señora y le pregunté:

  • ¿Es difícil?
  • No. No. Es mi primera vez y no me ha costado nada.

Pues nada. Allá que voy. La playa era un pedregal y yo no llevaba escarpines. Pero ya tenía la tabla, así que decidí entrar muy a mi pesar. De culo. Como los cangrejos. Con poca dignidad.

¿Fácil? ¿Fácil decía la señora? Quince minutos en modo foca en la orilla y a la vista de todos intentando ir mar adentro. No acababa de coger el juego de brazos y volvía una y otra vez a los pies de una señora sentada cerca de la orilla que empezaba a mirarme mal.

Yo lo tenía claro. Desde el momento uno que pensaba gastar toda la hora, aunque fuera intentándolo. A pesar de que me di cuenta de que de seguir dando tremendo espectáculo casi que podría pasar la gorra pamela.

Me vine arriba. Me empuje con los pies con fuerza y debi rascarme con vaya-usted-a-saber-qué y me sollé el dedo central del pie. Vi que sangraba el muy descarado, pero pensé que como el agua del mar lo cura todo pues que él mismo se fuera sirviendo. No obstante, me alegré de que no hubiera sido el meñique. El pobre  sufre de enanismo y ya padece lo suyo con cualquier sandalia así que no le hacía falta ningún añadido más.

#Ostras¿DóndeEstáLaTabla? #CallaQueLallevoDebajo #QuenerviosTú

Finalmente lo conseguí, iba mar adentro, primero sentada, luego de rodillas y finalmente de pie. En algún momento pensé… “Mother of God, como me caiga en este roquedal”, pero como dice mi madre que yo juicio tengo el justo, pues se me pasó enseguida la angustia.

Ha sido un finde idílico, unas equivacaciones tremendas. Lo que me hace pensar en que muchas veces nos acomodamos y vamos a parar siempre a nuestra zona de confort, así que está bien que venga de tanto en tanto el destino y te pegue una patada.

Os recomiendo fluir y dejaros llevar cuando el destino os cambie los planes. Eso ¡y el paddle surf! ¡Es la leche!

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #EquivacacionesqueMolan #VamosAdarleAlPaddle.

jones

Hola Julio. Adiós Operación Biquini.

Muertica y necesitada de verano he llegado a Julio. Y ahora que estoy aquí, me muero de calor y necesito fresquito. Mira que yo siempre he soportado bien el calor, pero no sé yo si será que me estoy precozmente preparando para los sofocos, o que tampoco es necesario que caigan 38 grados en canal -que yo, con 30 grados, me basto y me sobro-. ¡Estoy que sudo por las pupilas!

#MotherOfGod #QueCaló

Yop no soy gente, historias reales, mundo surrealista, bienvenido julio, Welcome july, operación biquini, evaluación continua, dietas, veranito, pescaíto.

A todas estas, estoy feliz. Es la primera vez que llego a la Operación Biquini con los deberes hechos. Para eso me tocó empezar mucho mucho antes de que el sol brillara, es más, empecé la operación cuando aún me castañeaban los dientes al salir a hacer running.

Y es que no nos engañemos, más que operación -como dice una amiga- a estas edades esto es una evaluación continua con examen diario. Y aunque no me he tiranizado con la comida sí que he intentado adaptarme a hábitos saludables.

He dejado el azúcar y en el trayecto de abandono he pasado por la sacarina y el sorbitol para acabar dudosamente en la stevia – aún ando adaptándome.stevia plant and coffee cup decorative background

Esas pastillitas que tiras en el café con leche y flotan como aspirinas efervescentes sin querer desaparecer del todo, las muy cabritas, que en algún sorbo se han venido para adentro así sin anestesia ni nada en modo gragea.

Algún carajillo ha caído, no os voy a engañar. Pero OBLIGADA porque igual el bar en cuestión no tenía avena.

Me he pasado a las tostadas integrales, esas que en vez de blancas son morenitas y con setecientos cereales, que cada uno va bien para una cosa u otra. Y con pavo, claro. Todo, o casi todo en una dieta, va con pavo. Y si quiero incluso le puedo añadir queso sin lactosa – intolerante que es una.

Os aviso de que ese queso no tiene lactosa pero sabor tampoco. Es como si añadieras placebo en estado de loncha para tu autoengaño. ¡Ni gota de gustito!

Yop no soy gente, historias reales, mundo surrealista, bienvenido julio, Welcome july, operación biquini, evaluación continua, dietas, veranito, pescaíto, tostadas integrales

Y verdura. Verdura como si en vez de Alicia en el País de las Maravillas fuera el conejo. Judías, patatas y zanahorias como plato estrella estos meses. Yop no soy gente, historias reales, mundo surrealista, bienvenido julio, Welcome july, operación biquini, evaluación continua, dietas, veranito, pescaíto, conejo, verdurasAlgún día incluso guisantes. Jolín, que veía esas bolitas verdes y me venía arriba con tanta innovación en el plato.

– Y tortillas. Tortillas francesas a mansalva. Mira que tiene poca gracia una tortilla francesa. Es comida de hospital. Es una cosa amarilla en un plato que te mira apática como diciéndote: “Chata, esto es lo mejor que sabes hacer con un huevo”.

Y yo pienso en los huevos fritos que hacía mi madre los domingos para desayunar y en lo que me dolía la mano de mojar pan. Aysss. Pero claro, eso era cuando tenía 20 años y entonces aunque mojara un bocata de nocilla en el huevo mi cuerpo no engordaba. Ahora esnifo la yema y me caen 300 gramos de regalo.

#ConUnParDeHuevos #LaTortillaEsLaHermanaFeaDelHuevofrito

two fried eggs in a black pan

– Cuando no es tortilla, cae pechuga de pollo. A la plancha, of course. Sin aceite, of course. Que si dicen que de lo que se come se cría, ríete tú de la 90B que vengo gastando, ¡en vez de dos mandarinas tendría que tener unas pechugas dignas de una 105 copa grande!Yop no soy gente, historias reales, mundo surrealista, bienvenido julio, Welcome july, operación biquini, evaluación continua, dietas, veranito, pescaíto, mandarinas

Pero no, mis mandarinas siguen igual… ¡o peor! Porque a la que pierdo peso se me quedan en clementinas. Estoy por quemar los sujetadores.

– Y pescado. He comido tanto pescado hervido por las noches que estoy segura de que he exterminado a Nemo y a toda su familia al completo. Se me salen las raspas por los ojos y la Sirenita me escupiría a la cara por haberla dejado sin amigos. Pero claro, como es tan tan light…

#¿QueTeHasComidoAMisAmigos?

Ariel-Triste-84426.gif

Y fruta. Comer fruta como si no hubiera un mañana. Se me ha quedado cara de kiwi, ojos de pomelo y boca de plátano. Para guinda, el Mercadona de delante de mi casa ha puesto una máquina exprimidora de naranjas a discreción y el zumo de naranja ha pasado a ser la bebida oficial de estos Juegos Olímpicos tan particulares.

Casa-y-Jardin-016

Y hablando de Juegos Olímpicos… ¿qué ayuda a la dieta? El deporte.

He corrido tanto estos últimos meses que podría haber traído la Llama Olímpica de Atlanta y haberme sobrado espíritu para dar un par de vueltas al parque de detrás de mi casa.

He gastado mallas y suela cual atleta keniata.

Pero es Julio. Y he conseguido perder los cuatro kilos que hace dos años me acompañaban. Y estoy feliz y satisfecha. Me he venido tan arriba que a puntito he estado de comprarme unos chochorts, aunque como dije AQUÍ, igual ya no son para servidora. He frenado justo a tiempo. Pero voy a confesar ‘por lo bajini’ que en la mano los he tenido.

#SayNoToChochort #SiTodasCompraramosChochortsLaIndustriaSeHunde #AquíFaltatela

Yop no soy gente, historias reales, mundo surrealista, bienvenido julio, Welcome july, operación biquini, evaluación continua, dietas, veranito, pescaíto, chochorts

Empieza ahora la Operación “ El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó”. Y ahora que tengo hueco, se vienen esas copitas de vino cuando cae la tarde y esas croquetas menorquinas con su sobrasada buena. Esas cenitas en compañía con su tablita de embutidos – sin pavo, por favor, sin pavo – esos pescaítos ricos con su tinto de verano y esas paellitas al lado de la playa cuando te sientas en el chiringuito con toda la arena y la sal encima…

¡Mooola! ¡Mola mucho!

Yop no soy gente, historias reales, mundo surrealista, bienvenido julio, Welcome july, operación biquini, evaluación continua, dietas, veranito, pescaíto, cuenta atras para la playa

BIENVENIDO JULIO. BIENVENIDO VERANO.

¡Venga esa cuenta atrás para vacaciones!

 

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #SeHuelenLasVacaciones #FinDeLaEvaluaciónContínua #NuevoCursoEnSeptiembre #PeroHastaEntoncesDamePescaítoYTinto.

jones-yonosoygente

 

 

 

EL CLUB

Dos salas de gimnasio, dos piscinas de 50 metros y una de 33 metros por 35 eurillos. Ganga, dije yo. No hay mejor sitio donde remojar estos 37 grados que nos están cayendo en canal y que ahogan más que las gachas que en “EL CLUB”. Eso mismo pensó el 40% de la población de mi ciudad.

Y ahí estamos todos. Ahogando nuestro calor en la misma piscina, en los mismos carriles, en el mismo agua, en el mismo -y escaso- césped.

El Club-1

Soy pija. Sí, me temo que ya lo intuíais. De hecho, me temo que yo también lo intuía. Pero se ha confirmado. No me gusta compartir espacio con la mitad de la población donde vivo.

Un verano voy a durar aquí, ya lo veo.

La historia funciona así: Tú llegas al club de natación con la idea de hacer ídem, como su nombre indica. Pero en este club hay dos tipos de personas, mayoritariamente:

1)  Masters del Universo haciendo natación como si no hubiera un mañana y preparándose para las próximas olimpiadas.

gifs-animados-natacion-9142108

2) Familias enteras o mayoritariamente mujeres con su descendencia que vienen a pasar el día al club. Nótese que digo a pasar el día, no a hacer deporte.

Yo no soy gente, Historias reales, mundo surrealista, El Club, ocio, diversión, piscina, stress, chill out prefiero09

Llegas al vestuario y el nivel de decibelios que allí se alcanza entre madres, hijos, retoños, bebés gritando a pulmón y quinceañeras en éxtasis babeantes por el monitor es tal que debe de ser dañino para los tímpanos.

Está claro que ser madre te da, como diría James Bond, “Licencia para chillar”. De hecho, concretamente, para chillar tanto como quieras en sonido y duración.

Sin ir más lejos, el otro día la señora de al lado de mi taquilla dijo en voz alta:

– ¡No vayas solo a la ducha Miguel! ¡Miguel Miguel Miguel Miguel Miguel Miguel!…

gifs-animados-nombre-miguel-firma-animada-0165

Os lo juro. En bucle. Me pareció estar viviendo la película El Día de la Marmota, pero a velocidad acelerada. Me la quedé mirando en plan:

  • Ve a buscar a Miguel – por Dios – antes de que gastes ese nombre para siempre y nunca nadie más se pueda llamar así.
  • Asegúrate de que Miguel no tiene problemas de oído y…
  • Si tu hijo está pasando de ti, ¡cambia de plan!, te comento que repetir hasta el infinito no te está funcionando.

Finalmente me puse el bañador, el gorro y, arrastrando las gafas, me dirigí a los tres escasos carriles que nos dejan a los socios en la piscina exterior.

Dadas las calurosas fechas, los carriles laterales son para chapoteo. Los centrales para masters y el resto para los socios piltrafillas, entre los que me encuentro, que pretendemos ejercitar nuestra mediocre brazada.

No queda otra que compartir el carril. Yo esto siempre lo llevo fatal, porque a mí me gusta nadar de espaldas, pero no tengo bien alineada la dirección, me tuerzo y podría colisionar, así que me veo obligada a nadar en modo mariposa. Dice mi marido que nado con un estilo calificable de “peculiar”.

Según él, causo unos tsunamis sospechosos que quieren decir claramente que no estoy nadando correctamente. Cosa que ahora mismo ya puedo confirmar dada las agujetas que tengo las axilas y en la cintura. Creo que la torsión corporal me falla.

Yo no soy gente, Historias reales, mundo surrealista, El Club, ocio, diversión, piscina, stress, chill out prefiero, bañadores con intermitenteHay veces que Masters y no Masters compartimos carril. Eso es la ley del más fuerte. Error. La ley del más rápido. Me siento maltratada. Van a tanta velocidad que levantan más olas que un Ferry cuando arranca.Veo claramente mercado para bañadores con intermitente.

No me consuela ni que estén fornidos, ni que tengan una espalda que podría servir de mesa para quince comensales, ni siquiera que sus brazos superen a los de Mazinger Z. No tienen corazón. Y, por cierto, tampoco cuello.

9BB

Finalmente, después de luchar por una natación digna dentro de mi carril, que a todas estas estamos hablando de 600 metros, abandono la piscina con aires de diva en dirección al césped.

La elección de sitio en el césped – artificial – se hace de la siguiente manera: si ves un trozo verde allí que corres. El otro día rescaté un trozo justo detrás del salvavidas y dos madres y me tumbé a relajarme.

Me desorino solo de pensar que he usado la palabra “relajarme”. A mi derecha dos Yo no soy gente, Historias reales, mundo surrealista, El Club, ocio, diversión, piscina, stress, chill out prefiero, joker2niños jugando con pistolas de agua, cuyo final de la historia es innecesario que explique.

No no me molestó que me fueran bañando a cada rato, de hecho, solo me molesté cuando me pisaron un tobillo. Lancé tal mirada asesina a las criaturas que el mismo Joker hubiera salido huyendo, pero los niños de hoy día son muy resistentes. Ni se inmutaron.

Cerré los ojos, de verdad lo iba a intentar: me iba a relajar. Y de pronto comencé a escuchar:  Íker. Íker. Íker. Íker. Íker. Íker. Me era difícil pensar que había 40 niños con ese nombre, así que de pronto pensé: “Ostras, ¿Casillas ha venido a un club tan de barrio?”.

Me levanté como alma que lleva el diablo no porque sea fan de Casillas sino porque pensé que quizás había venido con la Carbonero y quería ver qué look traía ella.

casillas-2, Yo no soy gente, Historias reales, mundo surrealista, El Club, ocio, diversión, piscina, stress, chill out prefiero, iker 3

Pero no. Era la señora de mi derecha que gritaba a su hijo Íker, Íker, Íker sin parar. Ya lo hacía tan por inercia que la palabra había perdido entonación. Sonaba melódica e insistente, como la típica alarma de despertador. Eso sí, por supuesto Íker pasaba de todo y sobre todo de su madre.

Yo lo hubiera solucionado con un poquito más de énfasis.

Primero un “Íker” con la suficiente carga en la voz como para paralizar al niño.

Y acto seguido diría:

“Íker cariño, si no vienes ahora mismo, mamá te cortará las orejas y te las pondrá para cenar esta noche”.

Íker, que es listo, y no quiere comer orejas y menos las suyas, ya viene dando la vuelta amorosamente y con velocidad en dirección a la madre.

Y así todo el rato. Viendo que el tema del relax se había acabado decidí darme una ducha y marchar huyendo como huyó Montoya.

Doce duchas para seis mil socios. Yo nunca fui de matemáticas, pero incluso siendo de letras me doy cuenta de que el ratio no es bueno.

Yo no soy gente, Historias reales, mundo surrealista, El Club, ocio, diversión, piscina, stress, chill out prefiero, duchas

Colas infinitas. Madres que hacen la charla en la ducha.

Quinceañeras que se cuentan los amoríos en las duchas.

Niños que juegan de ducha en ducha.

Yayitas que se cuentan los males que tienen y las radiografías de la semana en las duchas.

DUCHAS ETERNAS…

Mucho después, me toca. Me ducho en tres minutos, salgo sin secarme, me visto incluso camino de la taquilla, recojo mis cosas antes de que vuelva Íker mientras a lo lejos aún escucho Miguel…. Miguel…Miguel…

Y es entonces cuando me voy cuenta de que soy carne de chill out. De mojito. De oasis. De Café del Mar sonando de fondo. De piscinas de 8 m x 4 m con aforo limitado. De salvavidas buenorro. De tumbona con cojín… Diría que más que pija, soy SELECTIVA.

gifs-animados-natacion-80545

Bueno. A lo hecho, pecho. A ver si aguanto al menos los tres meses de verano. Suerte que no estoy embarazada porque me queda claro que si así fuera, tendría un Miguel. O peor, igual un Íker.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesNoEsPijaEsSelectiva

jones-yonosoygente