EL VIAJE

Joder. Que viaje. Lo del confinamiento, digo. ¿Has intentado meter alguna vez un Porsche que viene en quinta en un garaje?

Ja. Te iba a decir que derrapa, pero no hago justicia. Diría algo así como que quema rueda hasta quedarse en la llanta y todavía no sé si me quedo corta.

La inercia de la velocidad me duró semanas. No podía frenar ni queriendo. Pensé que me estrellaba y me dio justo para frenar a dos dedos de la pared. ¡La que se venía!

Esto sí que ha sido un viaje y no mi paseo por Barbados. Ríete tú de las 14 horas de avión trasatlántico frente al ir “tripas adentro”.

Años esquivándome para acabar encontrándome en cien metros cuadrados sin escapatoria. Sin posible salida a la calle y con un futuro incierto. No me quedo otra que decelerar.

Llegué a este confinamiento en quinta y pisando acelerador. Mi estado habitual. Yo que soy animal sociable y callejero ¡en casa! ¡Me dieron todos los males! Subí y baje las escaleras hasta el octavo, hice maratones por mi pasillo, limpie hasta las juntas del lavabo, bebí hasta el agua de los floreros, pero con mucho esfuerzo y poca fe, conseguí reducir a cuarta.

#¿PeroQueDices? #¿QueTengoQueFrenar? #QueVengoEnQuinta

Esto era otra cosa. Ahora ya solo hacía tres clases diarias de gimnasia. Barría y fregaba todos los días. Intentaba llegar agotada al aplauso de las 20h y luego morir de agujetas en mi sofá.

Me hice con algunas revistas de moda, pero tenía cero concentración y no conseguía pasar de la portada. Sin más importancia, total para ir en jeans y bambas, tampoco no necesitaba clases de estilismo.

El caso era no pensar. Seguir esquivándome. Tira, tira, tú a cansarte. Tenía agujetas en las agujetas. Tendinitis hasta en las pestañas.

#EsMiTerceraClaseHoy   #NoSonrioEsQueYaNoTengoFuerzasParaCerrarLaBoca

Y llego tercera. Oye, ni tan mal, conseguí leer un par de libros pendientes que me apetecían mucho. Monté un bar ficticio en mi balcón, empecé a disfrutar de algunas mañanas de café y lectura y descubrí nuevos monitores de gimnasio que me encajaban.

Empecé a tomar baños calientes de esos que te hacen pensar y meditar adentro y puse incienso y velas.  Yo que me vanagloriaba de que era capaz de ducharme y estar lista en 8 minutos. ¡Apaga!

¡Eso, eso, A-P-A-G-A! Que así estaba yo más a gustito con las velas.

#ApágameLaLuzHoney #QueAgustitoOye

Segunda. Empecé a tocar la gloria. Se alargaron los baños, igual que los de antes, pero con música de relajación. Cambié vino por tisanas. ¡el acabose!  Me apunté a un curso de escritura y otro de literatura on-line. Hice algunas meditaciones los domingos noche…

Hasta me plantee cocinar, incluso un día llegue a comprar berenjenas con la intención de hacerlas a la parmesana (pero el momento nunca llegó). Comencé a escucharme, a entenderme y a aceptarme. Tal y como soy. Una madeja enredada. Pero bueno, mi madeja, al fin y al cabo. Y empecé a tirar del hilo…

#AVerAVerCómoSiEstoFueraFácil   #DondeMetoMis2000PensamientosHabituales

Primera. Mirad que queréis que os diga. Que la vida en primera es fabulosa.

Paseos por el campo, desayunos en el balcón, cafés infinitos, lectura, gimnasia a discreción, tiempo para lo que uno quiere y el cuerpo le pide.

#HelloSlowLife #OyeEstoEmpiezaaMolar

¡Que ya! ¡Que imagino! Que los porches lo son toda la vida, pero que meterme ahora otra vez en quinta, me da la pereza del millón.

Volver a correr, al tráfico, a los desayunos “tragaos”, a los almuerzos del vending porque hay mucho curr0, al “mamá ya vengo mañana que hoy salgo tarde”. A los fines de semana de #maruja porque no me da la vida diaria para limpieza.

Wowwwwwww. Que quemar llanta me pareció sangrante, pero acelerar ahora, me está pareciendo digno de Red Bull en vena, porque no me apetece lo más mínimo.

Uysss, ¿volver a todo mi stress? Mira, ¡no!

¿Y algo intermedio? Querido Universo: ¡Quiero quedarme en tercera! He visto demasiado de cerca toda la vida que habitualmente me pierdo como para ignorarlo todo ahora.

Que acelere Rita.

Como diría Aitana. Me quedo. Yo me quedo.

#JonesEnTercera #LaNuevaJones #YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco

 

¡SE NOS VA LA PINZA!

áa. Que hace tiempo que no os contaba nada, pero es que desde que tener corona dejo de significar ser una reina, los ánimos han estado en modo montaña rusa.

Que no vengo yo a hablar de cifras y dramas, que los hay para llorar un rio, pero voy a intentar mantener la cabeza fría e iros contando como paso mis días en modo risa irónica: para no acabar aún más loca. 

Hasta hoy que tenía trabajo, he mantenido una intelectualidad mínima, que tampoco destaqué yo nunca por ser un Einstein, pero… ¡madre mía, madre mía!. Si las cabezas ocupadas están malas imaginároslas sin ocupación y campando a sus anchas como perro sin collar.

#OnceUponATimeWhenIwasBusy 

Habrá que hacerse en modo urgente una #virtualAgenda para no caer en la desidia y la desesperación. A ver, que alguna cosa buena va a tener este encierro, al tema:

Se confinó Jones, salió Beyoncé. Mínimo dos clases diarias de ejercicio. Tengo las nalgas para partir nueces. Me duelen músculos que desconocía.

Noto que en vez de piernas tengo dos columnas romanas, lo cual no me parece mal, para que puedan sostener este templo espectacular que empieza a ser mi cuerpazo.

En verano voy a romper cuellos en la playa a diestro y siniestro. La J.Lo a mi lado va a ser una principiante. Adiós bañador, hola tanga brasileño. 

Dieta. Tampoco es que pase el día descargando muelles. A mucho cuando tengo un día malo e inquieto y voy mucho del balcón a la cocina quemo 350 calorías.

¡Ojo! Cuidao! Con atiborrarse, que no habrá zumba en esta tierra que haga mover esas cartucheras. Se impone el juicio compañeras. Lo de hacer un kit kat a partir de ahora pasa a ser una infusión de jengibre y en el vermut se autoriza un tomate aliñado como picapica.

#TotalsonCuatroChips #estoNoPuedeEngordarmeNiNada

Que os conozco y luego no quiero quejas. Que almendritas van, torrija viene, lo que empezó con un: “Paco ¿tu crees que he cogido un poco de peso?”, acaba con un “Paco, aparta que vengo rodando por el pasillo”. Precaución, compañeras, mucha precaución y foto disuasoria de Demis Ruso en la puerta de la nevera.

#DeVerdadNecesitasVolverAPicar? #Resiste

Lectura. A ver, un momentito, en este apartado se impone la realidad. Yo también tengo libros pendientes por leer, concretamente, todos los de los últimos cinco años. Así que vamos a priorizar un poco porque tampoco va a dar esta cuarentena (yo así quiero creerlo) para leerlos todos.

Escoge aquellos que te suban la moral, no es momento justo ahora de ponerte a leer “La peste”. Que vivan las historias azucaradas y con final feliz. Que no estamos para más dramas.

Oye ¡y la de cursos virtuales de escritura y literatura que corren ahora mismo por la red! Aprovecha. Culturízate. Escribe. Haz historia.

Piensa que esto que estas viviendo hoy, serán las batallitas para tus nietos mañana, así que documéntalas bien. 

Y luego están las redes sociales. Que entretienen lo suyo. Inspiran y divierten. No te lo creas todo, pero únete a la diversión. Recuerda que son una realidad paralela, un complemento a tu vida 1.0. así que, en momentos chungos del día, asómate a esa ventanita que ahí estamos todos haciendo de las nuestras.

Flipada me quedo con el derroche de creatividad del personal. Cuidado, cuidado que de esta salen genios y se abandonan trabajos. Al tema. Que está la reinvención a flor de piel. 

#NoPreocupacionesVoyyMereinventoOtraVezMás #DeEstaCambioDeProfesión

Y dejo lo mejor para final, las #QuedadasVirtuales con amigas para copas y vermuts. No quiero aguaros la fiesta pero lo único virtual del tema es la tecnología. Quiero decir con ello que, los dos vermuts y los tacos de queso han sido reales. Que los dos copazos de vino echando unas risas, esos han caído.

#CuentaCuentaTía #EsperaQueVoyAPorUnaCopaySeguimos.

Que de ésta nos vemos todos en esas reuniones que suelen empezar con lo de:

  • Hola, me llamo Jones, y la culpa fue del #coronavirus
  • Holaaaaaaaaaaa Joneees.

Y hasta aquí puedo leer. Precaución. Moderación. Diversión y Buena Intención.

Que no decaigan los ánimos. Que es lo que tiene ir en montaña rusa: que a veces subes y das tres loopies, pero que hay veces que vas cabeza abajo. Lo asumimos y punto. 

#AtréveteNoTeVeNadie #bailaCómoSiNoHubieraUnMañana

Y cuando todo falle, ponte a bailar por el pasillo como si no hubiera un mañana, no solucionarás nada pero quemarás 100 calorías y en estos momentos cualquier pequeño logro es digno de celebración, así que ¡anda y vete abriendo una cerveza! OOPS ¿he dicho yo esto? Lo negaré todo.

Besos y abrazos virtuales de #JonesAthome #QueLafuerzaNosAcompañe. 

#YoNoSoyGente #YVosotrosTámpoco #ConfinamientoTime

PLANIFICA O REVIENTA

Y nadie tiene pretensiones de reventar, ¿verdad?

A mí tampoco me da la vida. A las que me seguís por Instagram sabéis de sobras que hago mil cosas y me preguntáis ¿Cómo querida? ¿Cómo lo haces? La respuesta es una. Bueno que sean dos. La primera planificación, la segunda malabarismos.

Mi abuela siempre decía “quien muchas cosas hace, muchas cosas le pasan”. Así que prepárate para que te pase de todo. Partiendo de esta premisa voy a dejar claro desde el momento uno, no sea que alguien me esté leyendo, pensando que yo tengo ahora mismo el santo grial de ser la super woman, que, a todo-todo no se puede llegar. Ni muchas veces se debe. Y no pasa nada.

#NoDearNO #ATodoNoVaAPoderSer #PeroNoPasaNá

Pero está bien intentarlo. Porque en esa vorágine de planning, te habías planteado para hoy un objetivo inalcanzable de diez cosas. Pero como le has puesto ahínco has llegado a seis que sin intención hubieran sido tres. Así que ¡celébralo! Has conseguido el doble de lo que a priori era humanamente imposible.

Pero por alguna razón la lectura suele ser que has hecho cuatro menos de tu objetivo NO realista. Y así nos va. Fustigándonos a cada rato.

#¿CómoQueNoLoHasHechoTodo? #EstaEresTúMismaExigiéndote #OhMyGod

¿Qué necesitas para una buena planificación?

Un coche grande. Corrijo. Un coche con un maletero grande. Donde quepa lo mucho y lo poco. Pim-pam. Tú necesitas TU espacio. Cuanto más, mejor.

Bolsas de plástico de esas con el ‘culo’ lo suficientemente ancho como para que te hagan de compartimento. Y sí cada cosa ordenadita por temas.

Un planning. Que sí que sí. Que todas llevamos móvil, pero yo además llevo uno de papel. Necesito ver de un vistazo ‘la plenitud’ de mi vida. Me relaja y me estresa por igual, pero como mínimo ¡tengo claro lo que se viene!

Una To-Do List. Me da igual que suene antiguo. Si está escrito ya no está en tu cabeza. Y el placer de tachar conforme vas haciendo es mágico. Pruébalo.

Memoria. Mucha memoria.

¡Y a planificar!

Es domingo por la tarde y echo un ojo a mi agenda para ver la magnitud de la semana.

Veo que voy a necesitar. Si voy a eventos, looks. Si me voy a desplazar para aquí y para allá, unos cálculos con Google maps. Ajustes horarios: Salir antes de trabajar. Recuperar. Salir más tarde de trabajar. ¿Coche o metro? Aparcar cerca. T-10 preparada. Compromisos: Un regalo de cumpleaños, pasarme por el Oysho de turno, hacer la reserva en el restaurante.

Y así suma y sigue hasta que el cerebro dice “a ver un momentico, vamos a parar un rato”

#YAhoraVasYLoMemorizasTodo #NeuronaAMil #MeEstallaLaSesera

Yo salgo de mi casa como si me echaran. Lo mismo podría pasar el día fuera que dos meses en Australia. Que irme a África a estudiar una tribú perdida. No me falta detalle.

Allí, en el pasillo, se hayan ante mí:

La bolsa del gimnasio: la llevo siempre. Incluso los días que sé que no voy a poder ir. Es como un amuleto. Me da seguridad. Si todo falla, yo a mi clase de TBC.

La bolsa de la comida: tupper, yogures, un plátano, el resto del desayuno que no he acabado, dos chocolatinas por si me sobreviene un bajonazo, una naranja que paseo toda la semana y una bolsa de gominolas para momentos de stress máximo.

Tres bolsas diferentes con tres looks. Si voy por la mañana al gimnasio, llevo el look de ir a trabajar, el look de after-work, y si ya se me espera en algún otro evento, pues uno más por si acaso.

A esto le sumamos la bolsa-de-varios ¡la más importante!: Ahí van tres compresas, dos támpax, una bufanda, el planning, las pastillas para el colesterol, la vitamina D, unos calcetines por si hace frío, unas medias por si hago alguna carrera, unos… ¡aplíquese infinito!

Y el bolso. Mi bolso, mi vida, mi saco, mi zurrón, con los imprescindibles que en la vida de una mujer trabajadora-deportiva-instagramer-fiestera son muchos ¡muchísimos!

Hay veces que tengo que dar dos viajes al ascensor porque no me da la vida para llevar tanta bolsa colgada de los gadgetos brazos.

#BuenoPuesYaLoTengoTodoParaEcharElDía

Luego la realidad se impone. La vida real superar la vida planificada y se van acumulando cosas.

Aquí viene cuando demuestras tus dotes reales de malabarista. Y vas sustituyendo planes conforme pasa el día. Improvisas. Añades. Quitas. Modificas ruta. Replanificas una y otra vez. La neurona va a mil.

Para cuando llega el viernes mi casa tiene pinta de un ‘todo a euro’, mi maletero lleva tantas cosas como para poner una parada de mercadillo en cualquier esquina y mi cerebro más decibelios que una discoteca en Ibiza.

Lo más importante: Hay que saber darse margen. Hay cosas que no han podido ser. Hay planes que se han torcido. Otros los has tenido que cancelar. A muchos no has llegado.

Pero claro, nena, ¿acaso vuelas? Pues super woman no eres. Perdón por el disgusto. ¡Ala! Ajustando expectativas en 3,2,1…

#NoNoSuperWomanVaASerQueNo #SiNoLlegasNoLlegasYnoPasaNada

Y flexibilidad. Date flexibilidad. Has llegado a la fiesta con la americana de oficina. A la oficina con los zapatos de lentejuelas. A hacerte un análisis con un vestido cuyas mangas no suben y te toca despelotarte. Al gimnasio sin calcetines de deporte. A natación sin el candado de la taquilla. A casa de tus padres sin la bolsa de los tuppers vacíos. Y a tu hogar, dulce hogar, muy muy rendida.

#CorreCorreQueHoyLlegasTarde #QueHoyNoFichasATiempo

Pues ya la tenéis. La verdad sin tapujos.

A todo no se puede, pero la planificación ¡ayuda muchísimo!

Tener cintura, imprescindible.

Y ser comprensiva con una misma es de base.

Tú decides. ¿Planificas o revientas?

 

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #PlanificaSiempre

¡ESCUCHA A TU GATO!

Queridas todas,
He decidido aplicarme este año aquello de “¿Qué tomas para ser feliz? Decisiones, dear, decisiones”. ¡Vale! También algún gin-tonic y unas copitas de vino, pero eso es felicidad efímera en botella de cristal.

#MenosPropósitosMásDecisiones #VengaQueTúPuedesNena

Y es que lo de las listas, propósitos y demás mandangas está muy bien, pero eso ¿a dónde nos lleva queridas? Pues a ninguna parte. A un rum-rum en la cabeza que no para. A una infatigable fatiga que nos deja el coco ‘sorbio’ de esto voy a hacer, aquello también, de este año no pasa…
Déjate de ostias bonita. De autoengaños y de palabrería contigo misma. Lo que tienes que hacer es tomar DECISIONES. Así con mayúsculas y con un par de huevos.

#SíDearSí #SíQueSabesLoQueQuieres #NoTeLoNiegues


Pero si tú ya sabes lo que quieres, lo que buscas y sobre todo LO QUE TE MERECES. Pues ves a por ello y punto. A la mente ni caso, que esa es una chaquetera. Que cuando eliges A te dice ¿ayss, seguro? ¿seguro que B no era mejor? Y cuando eliges B, ídem pero viceversa. Hola ¿Qué tal? ¿Quién vive ahí dentro y porque no me ayudas? 

Nenas, para tomar decisiones hay que tirar de GATO. El gato es ese vuelco en el estómago, que no son mariposas ni hambre ni retortijones pre-lavabo. Ese arañazo que te dice “por aquí no vas bien” “Aquí no te quedes” “Con este no”. Es ese gato que aúlla y maúlla contándote la verdad que no quieres oír pero que ya sabes. Hombre, que la mente te boicotea lo acabo de decir, pero auto boicots, NO. Escucha al gato y hazle caso. Y si te araña, es que tiene mensaje para ti.

#AVerNenaPorquéNoMeEscuchas #HolaSoyTuGatoInterior #TengoMensajeParaTi

Porque, permíteme que te recuerde, que te lo mereces todo. Todo lo bueno. Y te lo mereces ya. Así que no lo escribas. No lo pongas en una lista y le des numero porque así nos dan las uvas, literalmente, y se nos va el año. Ves y hazlo. SÍ. Ahora.

Ya, ya, que da miedo hasta el infinito. ¿Qué me vas a contar? Pero vas y te lo sacudes y sino avanzas con él. A mí me funciona aquello de “¿Qué es lo peor que me puede pasar?” Y luego vas y de cabeza.

Yo voy y me tiro. Me he dado unos cuantos leñazos, que conste. No me voy a hacer ahora la superhéroe. He aterrizado de morros desde el ático en más de una ocasión, pero también me he encontrado en sitios, con personas y haciendo cosas que ni soñaba.

#VaTíaVesyHazlo #GoNow #¿AQueEstamosEsperando?

Lo llaman valentía, yo lo llamo locura meditada. Piénsalo un poco, solo un poco y ¡dale!. Tampoco le vayamos a dedicar ahora horas de análisis que sino no moveríamos ficha en la vida.

Dí SI a lo que quieres decir si y NO a lo que no quieres en tu vida, sin remordimientos y sobre todo sin el que-dirán. Porque la única que tiene que decirlo TODO eres tú. Y un buen NO a la cara vale por 50 SIs dubitativos. Al pan pan y a estos cuerpos serranos, lo que merecen y no menos.

#AhNoEstoNo #DíNoSinRemordimientos #LoQueNoquierasEsUnNo


Este año va de ACCIONES. De DECISIONES.

Así que te sugiero que, si has hecho la típica lista, la rompas en mil pedazos.

Porqué aquí, LA LISTA ERES TÚ.

Palabrita de Jones.

#YoNoSoyGente #YVosotrasTampoco #MenosListasQueParaListasYaEstamosNosotras.