04.12.17 FIBRA

Sí. Fibra de la buena. Que no. Que no me refiero al kiwi que me tomo todas las mañanas con propósitos bastante adivinables, la verdad. Ni a las espinacas que me trae mi madre en tupper por aquello de: “Hija, es que además de fibra tienen mucho hierro y tú has sido siempre mucho de anemias”. Más maja mi madre…

No sé cómo explicarle que lo de la anemia no lo arreglamos con cuatro espinacas; que es una cuestión de que tengo una señora regla todos los meses que me desangra viva a lo Matanza de Texas. ¡Bienvenidas espinacas, anyway!

Ni me refiero a las piernas fibraDAS de tanto running y mis bracicos de abueleta con columpio (mi sobrina a las alas de murciélago de los brazos las llama “los columpios” por lo que se mueven. ¡Ya le hará menos gracia dentro de unos años!) que intento fibrar a base de hacer pesas con dos tetabricks de avena. Sí, pesas no tengo. (Nota para mí misma: Ir a Decathlon. Comprar pesas).

Me refiero a que vino un señor de Yoigo el otro día a instalarme la fibra telefónica y el que casi se instala fue él. Miedo me daba pensar que había venido con cepillo de dientes. ¡Casi cuatro horas echó en mi casa!

Y por si os he creado alguna duda: No. No tengo uno de esas casas con ala norte y ala sur. Tengo un pisito corriente y moliente y por lo visto con dificultades pasa-cable en lo que a fibra se refiere. Estuve a un tris de ofrecerle que se quedara a cenar. ¡Que se hicieron las nueve de la noche y a la criatura se la veía hambrienta!

El drama de poner la fibra no es ni la cantidad de horas que un desconocido se te instala en casa ni la banda sonora que se produce “Tira del cable. Despacio. Tira. Vuelve a tirar. Para”. No. ¡Qué va! El verdadero drama fue vaciar todo el armario del comedor para poder moverlo.

Si es que nosotros cuando nos ‘ajuntamos’ compramos el mueble más grande que encontramos para el salón, total ¡como lo debíamos todo! Pues no iba a ir de unos miles de las antiguas pesetas sumadas al hipotecón de turno.

Vaciar el armario. Con todo su interior. Ese ajuar que me persigue sin fin. Esa cubertería de los domingos. ¿A mí? Que compro las ensaladas hechas de Mercadona y me las como con el tenedor de plástico que traen. ¡Esas mantelerías! ¿A mí? Pero si yo no uso mantel. Si hacemos todas las comidas en la cocina con su hule antimanchas. Y copas y más copas, toda una cristalería ¿para qué? Si yo con dos copas de vino y un vaso de cubata, ya hago.

Pues todo eso está ahora mismo en ristre en el cuarto de al lado del salón. Estoy pensando si vuelve a su guarida. O lo vendo. O lo doy. O lo regalo. Yo qué sé. Es que a mí esto del ajuar me suena a ‘dote’. Porque vaya, mi marido como ajuar trajo cuatro calzoncillos y seis calcetines. ¡y para de contar! Y yo tengo mantelerías para cubrir el Campo del Barça y toda la gradería.

Sea como fuere: que ya tengo fibra, estoy fibrada y como kiwis. Si esto no es una oda a la fibra ¿Qué lo es?

Ahora a disfrutarla. Mira… ¡que igual lo celebro estrenando alguna copa de la cristalería! ¿Lo he dicho en voz alta? Aysss. Que me parece a mí que el ajuar se queda.

Besos. Feliz semana. Por favor, que alguien más me diga que tiene ‘ajuar’ ochentero en casa!!!

#YoNoSoyGente  #YVosotrosTampoco #FibraAquíFibraAllá

 

Advertisements

27.11.17 Vamos que nos vamos

Good morning. Good Monday.

¿Cómo estáis? Servidora haciendo maletas.

Bueno, acabo de hacer un alto en el camino para escribir y desahogarme. Y es que eso de meter toda la vida de una persona en una maleta de cabina es ardua tarea.

Porque a poco que te tengas que ir…mete cuatro bragas (más dos tangas), dos sujetadores (con y sin tirantes), algunos calcetines (de menos a más abrigo), algunos complementos (que una ya necesita de embellecedores externos para lucir) y échale un modelito por día (sino dos, diurno y nocturno), dos pares de zapatos (por si unos te duelen en destino) y el típico echarpe para los aires acondicionados…

¡Que venga la Marie Kondo esa que se las da de ordenada a ver si es capaz de enrollar, plegar o ¡lo que sea! con toda esa ropa.

¡Que yo no necesito a esta tipa! Lo he solucionado como se ha hecho toda la vida ¡sentándome encima de la maleta! Apretando bien con el culo y con las dos manos cerrando la cremallera. Lo malo es que tengo catorce horas de viaje y para cuando llegue fijo que me he olvidado del esfuerzo que estoy haciendo y de que la ropa va casi envasada al vacío y me explotará en la cara cuando la abra. Sniff.

Efectivamente #AsíVaMiMaleta #CómoLaDeThisGirl

The girl is trying to close suitcase crammed on white background

Este ejercicio tiene doble lectura, una: no embarcar maleta, mucho más rápido cuando tienes varios enlaces, pero lo más importante… ¡no gastas en exceso en destino! ¿Para qué? Si no te cabe ni un alfiler. Como mucho puedes pillar un imán para la nevera y que no sea muy grande por si lo tienes que acabar llevando en el bolsillo de la camisa. Cero gastos en obviedades innecesarias y más pasta para tener experiencias.

Lo de los viajes en avión de tantísimas horas es de #atropellamecamión. Ni viendo tres películas con sus tres gin-tonics se hace más corto. A ratos me dedico a recorrer el avión de arriba abajo y hago un poco de gimnasia y estiramientos en las puertas de emergencia, pero me da un poco de reparo porque…

Esa gente que coge puerta de emergencia y encima paga más, digo yo: ¿de verdad es mejor coger salida de emergencia? Es como esa curva un poco más grande en un camino estrecho ¡donde se para todo el mundo! A charlar, a estirar, a moverse un poco, a relajarse. ¿Has pedido tú acaso todos esos vecinos? Pues claro que no, carajo: regresen a sus asientos por favor. Mil gracias. ¡El networking en otro momento!

#HayQueArmarseDePacienciayBuenKarmaParaSoportarViajesLargosEnAviónSea como fuere la última hora es de esas que no pasa nunca, uno de esos ratos de: “¿Cuánto falta? ¿Cuánto falta? ¿Cuánto falta?”. Que me dan ganas de ir a ver al piloto y decirle:

¡Vaaa, písale! Agrrs.

Bueno me consuela que cuando leáis esto estaré en modo horizontal en mi hamaca y margarita en mano. Y eso no tiene precio. O sí. Pero mejor no pensarlo ya en destino para no aguarte las vacaciones, mejor levanta la mano: ¡Otro margarita, sí, gracias! Que el alcohol te haga olvidar el sablazo y te endulce aún más el paraíso.

Y la verdad que traerse de souvenir un bonito bronceado en diciembre, cuando ya empiezo a lucir como si fuera de la familia de Crepúsculo, pues mola y me parece interesante.

Al tema, que me voy a acabar la maleta pues me acabo de dar cuenta que no he metido el botiquín, que, dada las edades, ya ocupa más espacio que tres pares de zapatos. ¡Virgencita!

En breve tengo que dedicar un trolley solo a este tema. ¡Besos y ¡a volar!

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesVolandoAlParaiso

 

20.11.17 Reflexiones sobre la ADULTEZ

Good Morning. Good Monday.

Me he dado cuenta en estas últimas semanas que entre los 25 años y los 65 años hay, lo que los ingleses dirían, un GAP. Un agujero. Una incógnita. Un vacío. Un no-pertenecer-a-ningún-sitio. Una adultez perdida.

Un tiempo y espacio en que eres viejoven y ya no entras gratis a los museos ni por adolescente ni por jubilado. ¿Qué queréis que os diga? Pues que a los cuarenta y tantos ya con mis primeros achaques y empezando a peinar canas, me veo sin carnet joven y sin carnet de transporte gratuito por madura.

Y es que mi madre viene conmigo a hacer hipopresivos dos veces a la semana en un grupo en el que yo soy la juventud ¡imaginad! Y se la pasan hablando del IMSERSO, de los viajes a 5 € (sí, sí, ¡los hay! A cinco euros), de los bailes en los hoteles y de las ventajillas del jubileta activo que hoy se estila.

Luego el finde me lo paso con mis sobrinos de 19 y 21 años que con su carnet de soy-joven-y-molo-mogollón tienen la leche de ventajas y sus viajecillos low cost por Europa.

Yo No Soy Gente Reflexiones sobre la Adultez, Historias reales, mundo Surrealista

Pero ¿y los del medio? Me faltan unos Erasmus para madurit@s, unas excursiones bien de precio para cuarentañer@s –  pero que en vez de aceite nos vendan consoladores -, unos bailecitos buenos en hoteles SPA con Chillout en el ático. Un ir en autocar en vez de a Villanueva de Arriba a Locomia de Abajo. Unas sobremesas ya no digo con chinchón, pero con unos gin-tonics…

Y ya puestos, unas rebajitas en el metro, que vamos todos muy locos arriba y abajo. Unos carnet-descuento en gimnasios y masajes, que a los maduros el cansancio nos puede. Unos regalitos, un juego de sartenes, un fin de semana en Estepona. ¡Yo qué sé! ¡Algo! ¡Algo!

Jolín, ¡que estamos muy abandonados los ‘del medio’! Total, yo ya renqueo de una pierna de tanto running, tengo vista cansada y empiezo a ser cegarata de lejos. Las lumbares me aquejan. ¿Sabéis? Pues eso. ¡Que me apunten ya para el balneario en Benidorm, por favor!

Menudo camelo eso de la adultez. Es como entrar en un túnel del que no sales hasta pasados 40 años. Un bucle. Un día de la marmota. Un ciclón de semanas sin fin. ¡Por favor! ¡Alguna ventajita para los que estamos sudando la gota gorda en pleno mantenimiento del país! Gracias.

¡Ala! Que a gusto me he quedado. Ya lo he dicho tó. Y ahora voy a sacar mi T-10 a precio de oro para ir a mis clases.

Menos mal que este finde he descansado y estreno semana con cuerpo de reinona dispuesta a comerme el mundo ¡con y sin carnet! 

Besos y achuchones a todos los viejovenes en la sala.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #CuantaAdultezPerdida

jones

(Ilustración: Víctor Fernández)

13.11.17 ¿Salir afuera o salir adentro?

Good Morning. Good Monday.

YoNoSoyGente , Salir dentro o salir fuera, resacas inhumanasNo soy persona. Creo que tengo que poner en marcha aquello de “el trasnochar se va a acabar” VIP EXPRESSSS. Jolín.

Que he tenido un finde intenso ¡Sí! Que he disfrutado ¡Sí! Pero que estoy que no estoy en mí ¡también! Me voy a tener que cortar la coleta de las salidas nocturnas. Ayer por la tarde mientras me engullia el sofá, le cantaba a mi marido: “¿Salir? Nunca Mais”.

Y es que el viernes se me ocurrió ir a romper la pista al Manisero. Y palabrita que lo hice. Llegué y lo di todo. Literalmente me vacié en la pista. Una tras otra. Vueltas y más vueltas. Golpes y pisotones no pudieron conmigo. Pero aysss, eso de bailar como si ni hubiera un mañana está muy bien si no hay un mañana, pero si lo hay…y peor aún: Si lo hay y encima te toca pasar la ITV. ¡CA-GA-DA!

Yo la ITV la paso a lo Pantoja. Es decir, con una coleta bien estirada para que no se me vaya la sonrisa. Que si ‘abre el capó’ me dice el tipo: jajaja, sonrisa. ¿Dónde se abrirá el capó? ¿Y yo que sé? ¿Te pregunto yo acaso donde están los complementos en Zara? Pues eso. Cuidadito. Cada uno a lo suyo.

#¿HadichoCapó? #¿YEsoDóndeEstá? #SonríeSonríeYo No Soy Gente, ITV a lo pantoja, sonrie sonrie

Pero reconozco que me pone nerviosa. Muy nerviosa. Es cómo pasar un examen, pero en directo. Ponte el cinturón. Pónselo al asiento de al lado. Pise el freno. Más. A tope. Me pongo tan nerviosa que hasta me cuestiono donde estará el freno de marras y eso que llevo veinte años conduciendo.

Y lo peor es cuando te pones en ese sitio en el que te miran los bajos del coche. Cuando el mozo me dice ‘avance’ siempre pienso que me voy a caer al agujero y voy a matar al pobre operario que se encuentra en el foso. Se me cae la gota gorda. Menos mal que con la coleta-Pantoja, sonrío y sonrío como si fuera la ‘Reina Del Utilitario’. Ayss. ¡Qué mal rato! Buen, ya está. Hasta nunca. Bueno, tampoco. Hasta el año que viene. Suspirito.

Pero, a ver…¿yo no sabía conducir?YoNoSoyGente , Salir dentro o salir fuera, resacas inhumanas2

Llego a casa con un único pensamiento en la cabeza: que me corten los pies por los tobillos y me enrosquen unos nuevos.

Primero el agua y sal. ¿Qué solo hay sal maldón? Pues remojo DeLuxe, que mis pies bien se lo merecen. Masajito con Voltaren. Ibuprofeno al canto. Mirad que no sé yo si vale la pena ya estas salidas nocturnas o tomarme un gin-tonic en casa poner la música un poco alta en el comedor, bailar dos canciones y hacerme a la idea. ¡Que todo es probarlo! Es decir, en vez de salir afuera, sería más bien un concepto ‘salir adentro’ ¿Qué tal? Oye, pues yo lo encuentro muy innovador.

YoNoSoyGente , Salir dentro o salir fuera, resacas inhumanas23

Y el sábado cena con amigos. ¡A mi dejarme la zona sofá que estoy un poco abuela! ¿Y eso? No. Que ayer salí y tal. Yo no sé qué tienen las cenas en grupo que llegas con apenas hambre y acabas comiéndote lo tuyo y lo de tu prima. Será que la charla lleva al pirriaque y este a ingerir sin fin. El caso es que para cuando llegamos a los postres, servidora no puede más que saludar al cheesecake. ¡Ni mordisquito!

YoNoSoyGente , Salir dentro o salir fuera, resacas inhumanas2, buffLos domingos son para las carreras. No es que sean muchos 7 kilómetros, es que como los tengo que hacer con la boca y la nariz tapados por un buff para no respirar aire frio. ¡Me autoahogo! Es decir, me ahogo en mi propia respiración.

Eso sí, si alguna vez queréis saber cuál es vuestra casuística respiratoria: poneros un buff.

Inhalo, exhalo, exhalo. Inhalo. Piso una piedra. Exhalo. Dos caracoles. Inhalo. Tropezón. Exhalo. Aysss Virgencita apunto de pegármela otra vez. Exhalo. Exhalo.

La tarde del domingo simplemente no existió. La tarde sí. No existió mi persona. Ni hablar me apetecía. Mi mente solo pensaba en que mañana (hoy) estaba de vuelta al Cibernarium, a mis cursos, a mis trenes, a ‘MISS Cafeína’.

¿Me estaré haciendo mayor o solo añeja? Voy a hacerme otro masaje en los pies. Feliz semana. Yo creo que sobreviviré. Si es así, os lo cuento en breve.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #SalirAfueraoSalirAdentro

jones