COSAS QUE HACER CUANDO TE DA EL BAJONAZO.

Si, compis. Porque bajonazos haberlos, haylos y más de los que quisiéramos. Porque somos todas fabulosas, pero a veces tenemos días-Dory y se nos olvida a la primera vuelta.

Lo primero cuando te da un bajonazo, es reconocerlo. A ver, que no pasa nada, que es pasajero, que todas los tenemos y que no es la muerte de nadie. Así que respira, asume, conciénciate de que va a ser breve y vamos a atacarlo.

#TenerUnMomentoDoryOlvidarLoFabulosaQueEres

Que importante son en esos momentos las amigas, contra más lo pienso y más vueltas le doy, más claro lo tengo. Ahí están siempre a un WhatsApp de un bajonazo triple mortal.

Se puede vivir sin un buen tintorro. Se puede renunciar hasta a un taco de tortilla de patatas, pero nunca a esas amigas fabulosas y a una copa de vino con ellas.

Se tiende a tener una versión un poco ñoña de la amistad. Esa amiga que te quiere, te escucha, te acompaña de compras y te echa una mano cuando más la necesitas. Así todo en modo edulcorado, bonito, amoroso.

Pero para mí, mis AMIGUIS, así con mayúsculas, son las que son tan brutas y tan directas como yo. Sin pelos en la lengua. Sin azúcar extra. Las que van al lío.

Las que te dicen “Tía, llevas los dientes llenos de pintalabios”, “Se te ha quedado un pa’luego en un diente”, “Tu novio es gilipollas” o “Con lo que tú vales, ¿qué haces en esa relación tóxica?”.

#TíaHazAsíQueTienesUnPa’Luego

Esas amigas que se miden en poderío y empoderamiento contigo y con las que algunas veces acabas de morros porque el carácter se nos sale por todos los poros y porque a veces hay que decir las cosas claras-clarinete. Y luego un abrazo. Un “Tía, tía. Como molas y cuanto te quiero”, y aquí paz y después gloria.

Así que cuando te de el bajonazo, llama a una de tus ‘fabulosas’ y líate a croquetas, a vinos, a ostias o a llantos, ¡que todo vale!, porque al final siempre se acaba a risas. Porque las fabulosas nos reconocemos entre nosotras y sabemos lo que necesitamos en cada momento. Si vino, vino y si ostia, ostia.

#GraciasTíaQueTeQuieroMazo #GraciasPorLaOstiayPorLaEscucha

Yo tengo amigas a las que llamo “Antonias”, “Perracas” o  “FuckingSeals” y con las que siento que cuando se me desmonta ese puzzle que llamamos vida, porque no nos engañemos a todas se nos cae alguna pieza que después no sabemos cómo encajar, ahí están para echarme una mano.

Todo y así, aquí os dejo otras cosas que, a mí, antes tales momentos me funcionan:

Andar siempre con los morros rojos. Qué más da si para bajar la basura o para ir al Mercadona a comprar acelgas. El rojo mola. Alerta. Destaca. Potencia. Anuncia. Hola buenas, aquí llegan mis morracos y luego yo. Fabulosísima.

#BajoLaBasurayAprovechoParaTraermeUnosYoguresDelMercadona

Unos tacones. No coño. Unos taconazos. Que, si el momento es bajo, las miras sean altas. Porque puede ser que hoy te hayas caído pero tú sabes que al andamio de tu vida te subes de nuevo en cuanto se te pase el momento infeliz-tontorrón. Abran paso, que la reina solo ha tropezado no se ha caído. Gracias.

#LaReinaNoSeCae #SiAcasoUnTropiezo

Los baños calientes, no, ¡ardiendo!. De esos que piensas que se te va a caer la piel a tiras si eres capaz de aguantar el calor. Con su incienso. Con su Vogue. Con su puerta cerrada. Con su “dejadme en paz un poco”. Maravillosos.

#NoEstoyParaNadie #FabulosaARemojo

Baila, baila, baila. Como si no hubiera un mañana. Como si no tuvieras vecinos. Como si tuvieras de verdad arte. Dalo todo. Del pasillo al comedor, pasando por la cocina. Yo suelo ponerme “You can leave your hat on” y cual Kim Bassinger poseída sacudo mi cuerpo como si me estuviera electrocutando y mientras voy de estancia en estancia buscando a Mickey Rourke se me van pasando los males.

#BassingerUnaPrincipianteAMiLado

Una caja de donettes. A ver, debe engordar más o menos como un donut, pero tienes la sensación de que te dura más. Por lo menos salen seis. Puedes medir tu bajonazo en donettes. ¿solo tres? Ostras, pues igual tampoco era tan grave.

Y a seguir. Que las vidas perfectas no existen. Que de los bajonazos se sale. Y casi siempre mucho más fuerte.

FABULOSAS de mi vida ¡que tengáis una súper semana!

Y siempre arriba, arriba, arriba.

Y si alguna necesita unos tacones, una barra de labios, una copa de vino ¡que me llame! ¡Que para eso estamos!

Y se necesitáis unas ostias que espabilen ¡llamadme también!

#YoNoSoyGente #YVosotrasTampoco #DeLosBajonesSeSale #SomosFabulosas

 

Advertisements

INFELICITY

Dicen las malas lenguas que Instagram está edulcorado y adulterado. Que nada es lo que parece. Que ni somos tan guapas ni tan altas. Ni comemos tan bien ni viajamos tanto. Que es un burladero. Una mentira en continuo. Una vida rosa inexistente. Una fantasía.

No voy a decir ni que si ni que no. Pero esto lo resuelvo yo en un periquete.

INFELICITY.

La red en que solo se muestra la realidad. Venga ¡apuntaros! ¡Que la estreno hoy!

Ya puedes subir tus días de bata y pijama de ositos. Tus calcetines con bolitas. Mostrar al mundo como te aburres un domingo por la tarde. Tus resfriados de moco tipo bola. Tus bodegones de Ibuprofeno e infusión de jengibre.

#TanAGustitoEnMiSofa #MeVoyAHacerUnPoleoMenta
sundays

Tu despensa vacía. La comida guarrona que te acabas de hacer con los restos que has encontrado por la nevera porque este fin de semana no te dio la vida para ir al súper y mucho menos para comprar aguacates y pan de espelta para una foto súper molona.

Sube también una story de tus hijos diciendo “mamá, mamá” en bucle treinta y siete veces. O una de tu marido preguntando donde está su crema de afeitar por quinta vez, cuando tú sabes que está en el único cajón que tiene su único armario.

Y, sobre todo, no te olvides de subir un selfie con tus ojos churretosos de rímel después de una noche loca en la que por cierto los stilettos los enseñas en la mano porque no te has cortado los pies de dolor porque nadie sale de fiesta con una motosierra que sino…

#PuesPareceQueSeMehaCorridoUnPocoLaMáscaraDePestañas
gh.,wshb

Es muy importante documentar tus viajes a visitar a tu hermana al pueblo de al lado, que algún monumento tendrá ¡digo yo! ¡Alguna plaza! ¡El ayuntamiento! ¡No sé, busca! Y si no sube una foto del Mercadona que parece que está de tirón el tema de las fotos en el súper.

¡Claro que sí! Para eso tenemos INFELICITY. Para la vida pura y dura. Para mostrar nuestras miserias. Para subir esas fotos a traición cuando te haces un selfie y la cámara del móvil está al revés y no reconoces al ser que te mira desde la pantalla.

Hagámoslo todo real. Subámonos en la cocina, haciendo acelgas. Corriendo para coger el bus de los niños. Con cara de jodienda porque la canguro nos falló en el último momento. El desánimo de tu marido llegando a casa después de currar. Tus ojeras sin maquillar. Tus camisetas arrugadas… ¿Sigo?

#JoderCómoMeHaQuedadoElBocataDeChistorra
eating

Dicen las malas lenguas que Instagram está edulcorado y adulterado. ¡Pues claro que sí! ¿Y qué tiene de malo?

Acaso a alguien le interesa que cenicienta fue infeliz con el príncipe y que le molaba más ir en bambas.

O que la bella durmiente en realidad estaba echando una siesta larga porque estaba pluriempleada para ganar un sueldo decente.

Pues eso. Déjame que me quede con lo bonito. Con el cuento. Con el final feliz. Que nuestra dosis de realidad ya la tenemos todos los días.

#ValeNoSoyYo #PeroConUnPocoDePrácticaHastaLoConsigo
giphy2

INFELICITY ¿Sí o no?

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #RealidadLaJusta #SoñemosUnPoco

jones

01.04.19 MENOS DRAMA, DEAR.

Querido Diario Virtual,

Que estaba yo pensando que la vida es un poco como Tripadvisor. Que las quejas siempre las ponen los mismos. Que si te ha ido en el hotel de puta madre no gastas ni un segundo ni medio en poner por escrito lo majo que ha sido el tipo de recepción al que cosiste a preguntas y que tu hijo vomito tres veces en el comedor y el camarero no perdió la sonrisa.

Eso sí, a la mínima de cambio que el lugar no cumple con tus expectativas, repito “TUS” porque las expectativas son personales, queja al canto.

#UnaQuejaNecesitoPonerUnaQuejaUrgente
complaining3

Todos hemos tenido en un momento u otro de la vida algún amigo que es como una hoja de reclamaciones andante. Que si esto, que si aquello. Que el camarero tarda mucho. Que el cortado viene frio. Que el autobús va dos minutos pasado de tiempo, que si el trafico esta infernal.

Y luego están esos amigos maravillosos a los que les preguntas “¿Qué tal va todo? Y te dicen “Estupendamente. No me puedo quejar”. Y siempre van con una sonrisa como complemento.

#VengaVengaMenosDramaMonada
complaining

Efectivamente: es que no te puedes quejar. La vida te guarda sopapos que no te esperas que son verdaderos dramas, pero en lo que llega o no te llega uno, tú a disfrutar.

Joder. Es que te despistas. Que viniste a ser feliz. Así que menos queja y menos drama. Que la felicidad es un trabajo personal, un modus vivendi, un camino a transitar y no una dirección a la que llegar.

Date caña, suelta el boli de la queja y a ser feliz, aunque sea entre putada y putada.

¿Qué a que viene todo este rollo? Pues a que estoy haciendo limpieza en mi vida de “personas-hoja-de-reclamaciones” y me estoy quedando solo con aquellos que saben que la felicidad pasa por untar una tostada a tope de Nocilla o beberte a morro una Estrella a pie de playa.

Que los quejicas son pocos, pero hacen mucho ruido, y, sin embargo, el personal que es feliz con poco no anda pegando codazos a nadie con las preocupaciones que maneja en su vida.

#ModoLimpiezaQuejicasActivado
vava

El secreto de la felicidad pasa por el ajuste de expectativas. No hay nada que te ayude mejor a sintonizarte con la vida que saber lo que eres y lo que esperas de ella. Así que ajusta, asume y despega.

Me he propuesto no irme a dormir cada noche sin pensar que tres cosas me han hecho feliz en el día. ¡Que sí! Que esto suena mucho a Zen, a coaching y bla bla bla pero que yo me refiero a esas cosillas, en ocasiones hasta memeces, que hacen que tu vida mole y no a metas inalcanzables de manual de autoestima barato.

Me refiero a cosas simples, impagables, maravillosas como:

Las siestas de dos horas bajo el edredón. Esas que cuando te despiertas no reconoces ni tu casa. No sabes si es noche o día. Si vas tarde para algo o te puedes dar la vuelta y seguir cabeceando. Las siestas-desmayo-enajenación me dan la vida.

#MeVesYaNoMeVes #AquíTanAgustito
nap2

Salir a caminar dos horas escuchando música a todo trapo, regalándome ese tiempo para mi mientras siento como se me pone el culo prieto y las piernas como dos columnas romanas y creerme que en verano voy a tener el cuerpo escultural de JLo.

Las croquetas del bar de la esquina. Joder. Muchas. Todas. De cualquier sabor. De tofu. De setas. De ibérico. Pequeñas, grandes, en bolita. La felicidad es una ración de croquetas variadas y media horita para saborear cada una de ellas el tiempo que merece.

#AysMadreCómoEstánLasCroquetas
coqletas

Dar cuatro brazadas en la piscina, hacer quinientos metros rascados. Salir con la autoestima de nadador de elite y despatarrarte en el césped a tomar el sol mientras te comes cuatro anacardos y te untas de protección 50.

Brindar con tus amigas un viernes cualquiera en ese bar que habéis elegido porque los camareros están muy buenos. Atragantarte con las bravas del descojone que lleváis y acabar tirándote el cortado por encima. Petar el WhatsApp recordándolo durante días.

#TíaQueFuerteQueTeHasTiradoElCafé
coffee

Entrar un lunes de mala leche en el coche, poner “You can leave your hat on” y llegar a la oficina creyéndote la Bassinger, pero en traje chaqueta.

Señorxs hay que venirse arriba. Siempre. Por todo. Por lo grande y por lo pequeño.

Y a los amigos queja, bye-bye queridos. En tripadvisor falta gente.

#YoNosoyGente #YvosotrosTampoco #MenosDrama

jones

 

A TORO PREVIO

Hace ya mucho tiempo que ando dándole vueltas a esta expresión y por una razón muy obvia, que en cuanto os la cuente vais a decir: Pues sí, es verdad, yo también lo he pensado mil veces.

Pues, ala, vamos al lio, sin más dilación y tranquilos que esto no va de tauromaquia.

Mi pensamiento de hoy es:  En la vida todo se justifica, se sabe, se confirma, se entiende, pero a TORO PASADO. Pero en verdad todo tenemos que decidirlo a TORO PREVIO.

No fastidies. Todos sabemos hacer una “verónica” fuera de peligro. Pero lo que de verdad asusta en pensar si la haces o no cuando ves al toro empitonado venir hacia ti. El sudor frio te sale por cada poro y las mariposas del estómago se te han puesto de corbata. Tienes frio a treinta grados y dudas a tres mil por segundo.

La vida no tiene burladeros. Tu veras que haces.

#NecesitoInfoParaDecidir #AToroPrevioMeCago #QueFácilVerloAtoroPasado
vñkq

Y es que todo en la vida lo decidimos sin la información necesaria. Ahí a lo loco. Salvajemente. Nos la jugamos al 50%.

Y si no acordaros de cuando estabais con catorce años pensando si trabajar o estudiar. Eligiendo carrera, estudios variopintos o si era mejor inglés que francés. ¿Qué? ¿Cómo elegiste? ¿Estabas segura? Pues no. Porqué te faltaba información de base para no cagarla. La mayoría elegimos (o eligieron por nosotros) un poco al tun-tun.

A voz de “a la niña parece que se le dan bien los números” o “la apuntamos a alguna carrera de humanidades que le gusta leer mucho”. A ver, estamos de acuerdo que esto como razones de peso, chirrían. Poco fundamento veo yo.

#MamáYoQueríaSerArtista #AhoraLoVeoClaro #SiAhoraAtoroPasado
no good decision

O cuando estás finalista entre dos trabajos que te parece que los dos podrían funcionar y te duele la mano de hacer listas de pros y contras en cada servilleta, con cada copa, mientras la mente juega al escondite con tu razón.

¿Con cuál te quedas? Pues como cuando compras un melón. Te quedas con aquel que tiene rajitas amarillas y el culo blando y que parece que va a salir maduro y dulzón. Pero es imposible ver que el melón lleva un golpe y que solo abrirlo lo vas a tener que tirar.

Y si luego la cagas y te das cuenta que tu compañero es un tirano al día dos, empieza aquello de “yo tenía que haber decidido que…” y dale que te pego al tema de los remordimientos, que, por cierto, estos darían para un libro.

#NoMeLoPuedoCreer #EstaVezParecíaElBueno #LaHeVueltoaCagar
lahecagadootravez

¿Y aquella “sucesión” de novios para toda la vida que tuviste? ¿En qué te basabas? “Déjalo tía, que parece un poco macarra”, te decían tus amigas. Ya. Pero a ti te molaba y aunque dudabas a cada rato, tú seguiste hasta que te la pego con la rubia del guardarropa de la discoteca de marras. Suerte que tuviste, porque si no acabas teniendo dos hijos con él y teniendo que verle el jeto como mínimo cada quince días.

Pero no. Elegiste bien y tienes un padrazo en casa y el mejor marido y compañero. Cuestión de suerte porque en realidad lo elegiste porque era al más alto y guapetón de aquella tarde en la disco. Una razón de peso muy obvia, claro.

#Confesémoslo #TodastenemosUnMaloteEnElCurrículum
malote

Pues eso. Que cuando se vienen las decisiones, las importantes me refiero, las transcendentales, las que si no nos van a cambiar la vida nos van a mover un poco el escenario, falta información.

Unos deciden por intuición, otros por creencias, otros por prejuicios y en demasiados casos, cuando le preguntas a la sístole y dice “Si”, pero la diástole dice “No”, acaba desempatando el cerebro y claro eso nos trae más de comodidad que de felicidad.

Oye, ¡que ya! ¡que esto va así y no lo voy a cambiar yo! Que da igual si decides tomar sacarina o stevia en el café, o si salir a correr o a hacer piscinas, pero en lo grande, en lo gordo, en lo de si coger un tren a Cuenca o si vuelas a Australia, estás decidiendo sin muchas pautas.

#UnPocoDeIntuición #QuesiUnasPistas #LoMezcloTodoEnMiSombreroYLoQueSalgaTú
intuition2

Reivindico la necesidad de esta expresión: Funcionamos todos a TORO PREVIO. Tirando de intuición. Buscando pistas y señales que nos indiquen. Vamos perdidos.

Y luego ya a TORO PASADO rectificamos y corregimos, si se puede claro. Porque la vida se escribe en bolígrafo y para borrar solo tenemos esa goma – que la generación del 70 recordareis – que sí, que borraba bolígrafo, pero que se cargaba la hoja también.

Así que ojito con rasgarse el corazón por no coger el toro por los cuernos. Ahí lo dejo. Feliz semana. Me alegro de que no seáis gente. Yo tampoco lo soy.

jones