01.07.21 ¡Adiós mascarilla!El verdadero destape estival.

Ays que alegría, que alboroto. Mascarilla fuera, pista y jeto a la vista.

Con lo bien que me iba a mí para esconder la incipiente papada de #señorafeten y los pelos de la barba que me había dejado de arrancar con las pinzas.

Vuelven los alientos devastadores, los besos con tufillo a ajo, los bostezos a vista de todos y las muecas que denotan nuestro estado de ánimo.

Ha sido tanto tiempo que nos ha dado para pensar que cosas si y que cosas no…

¡Ayssss, que bien! ¡Ya sin mascarilla, por fin!

Hombre, lo de esconder bostezos, granos, muecas de disgusto, dientes mal puestos y bigotillos sudorosos no ha estado mal.

A cambio se nos había ido también la sonrisa social, las risas contagiosas, ver los hoyitos en los mofletes de alegría y los morros rojos y atractivos que ya sabemos que nos levantan el ánimo.

Vaya por delante, que yo no me he dejado de pintar los labios en todo este tiempo y que todas mis mascarillas llevan la marca de carmín por bandera. Siempre habrá unos mínimos.

Ahora bien, cosicas como lo de dar dos besos a diestro y siniestro a gente que ni conoces ni te interesa conocer como hacíamos antes, pues, mirad, yo esto no lo pienso restaurar.

Lo de que alguna gente te hable tan cerca que casi te acaba escupiendo, pues tampoco mola.

De hecho, he decidido desarrollar una personalidad rancia, que tampoco me ha costado mucho, con la que justificar según qué ventajas adquiridas. Un codo y dos metros de distancia, con alguien que te apetece cero es una maravilla.

Sí, sí. ¡Solo el codo! Cuéntamelo desde ahí. ¡que te oígo!

Que hay gente que la mascarilla le ha servido de mascara. Y que cuando ahora se la quite otro gallo les cantara. Que tú te fías o no de alguien según lo que te transmite su careto. Así que ahora el tema no tiene marcha atrás. O te parece que es una buena persona o el mafioso de turno.  Se acabaron los caracteres velados.

Los que de verdad respiran aliviados son los que llevan gafas. Yo soy de las que las lleva para “algunos temas”. léase conducir, ver la tele desde el sofá y saludar a tu prima si te la cruzas por la calle. Llevo meses abusando de lentillas para no sentir que estoy en Londres con niebla detrás de unas gafas siempre empañadas.

Pero la vida en ‘lentillalandia’ tampoco es fácil. Que ya van varias veces que me voy a dormir con una lentilla dentro de mi cuerpo y que el ojo me la devuelve cuando le va viniendo en gana. Igual alguna que otra aún no he expulsado. He dejado de llevar la cuenta. Allá ellas.

¿Pero dónde te has metido j*dida?

Y esas barbas asomando de mala manera bajo una mascarilla ¿Qué ha pasado ¿A nadie le ha dado por hacer mascarillas dignas para barbudos? El mercado hípster empieza a tener lagunas, lo veo.

El norueguismo (AQUÍ), esa noble palabra que engloba a barbudos noruegos que están para mojar pan, había perdido sentido tras ese trapo tapándoles la mitad de sus encantos. De vuelto esos vikingos ¡por favor! ¡Gracias!

Ays ¡Ana Mariiiiii! Hay que ver cómo están los noruegos…

Por un verano sin el morro sudado. Olé y Olé. ¡Que viva el cara a cara!

22.06.21 LA OPERACIÓN BIKINI ES UNA PLAYA NUDISTA

Mira que no quería. Que me he dicho: Contrólate y mira para otro lado. Que este año, no. Que oye, mejor pasando y punto. Pero es que ya están ahí: vienen en manada y bien cargaditas.

A las revistas, me refiero. A la fuck*ng operación bikini, digo. 

No sé si porque este verano me caen cincuenta o porque se me cae todo, pero ya no puedo resistir, ni aceptar ni entender la matraca estival de los ‘ponte en forma’ ‘pierde cinco kilos en una semana”, “adiós celulitis” o que si la abuela fuma. 

Los artículos sobre el “culo perfecto”… ¡Un clásico!

A mi este verano me atrapa en peor forma que nunca. Y es que por este cuerpo serrano ha pasado un confinamiento, un ERTE, y un yo-en-que-estaba-pensando mientras me forraba a galletas de chocolate. Pues obvio que han hecho mella. Una mella de cinco kilos en mi caso. 

A mí la operación bikini me ha pillado con todo por hacer. Las rodillas pidiendo clemencia y el metabolismo haciendo parada técnica. Pues hay que jugar con la pelota que nos toca y respirar hondo. Que si ya no es poca presión la que te pones tu misma para llegar mínimamente deslorzada a la orilla de la mar, no necesitas extras como el aliento en tu cogote de las revistas pregonando cuerpos perfectos.

Estas lorzas y yo nos vamos a la orilla de la mar.

Y es que no hay mejor operación bikini que irte a una playa nudista. Porque señoras: ahí está la realidad pura y dura y no en una portada de revista con tufillo a Photoshop.

Allí conviven flacas caderonas con rellenitas de cintura de avispa. Piernas largas con piernas cortas. Chichas y mondongos de todo tipo y rango. Rasuradas y frondosas. De brazos descarga-muelles o tirillas. De silueta, pera, manzana o frutas del bosque. Pechamenes grandes, pequeños, caídos o apuntando a África. Y hay celulitis al peso. Y estrías. Y grasa. Y jetos maravillosos y otros con unas ojeras de dar mucho miedo por la noche. 

Cuerpos de todos los tamaños, formas y volúmenes.

Y, ¿sabéis qué? Lo fuck*ng mismo para ellos: Barrigones, cuerpilargos, bracigordos, fofisanos, cuerpos-croissant, culiplanos y otros ejemplares, cada cual con lo que le ha tocado, mojándose los pies con una alegría pasmosa y sin un triste artículo que echarse a la autoestima cuestionándolos. 

Haciendo un poco de estadística, poca que yo que soy de letras, de ese 100% que habita la playa, digamos que hay dos Adonis y dos Afroditas, porque sí, porque por cantidad de masa crítica: tocan. Genial. Esos cuatro son los que se van a las revistas y a los carteles de gimnasios.

Pero somos todo el resto los que nos mortificamos. Apaga. Es un despropósito. 

Es cierto que deberíamos tener la suficiente confianza y autoestima para hacer una buena gestión del tema y no dejarnos agobiar por titulares absurdos.

También es verdad que las revistas podrían ser un poco más inclusivas y representarnos más a todas. Supongo que si no lo hacen es porque nosotras seguimos comprándolas. Asumámoslo. 

Pero ¿Qué hay de ellos?

Porque se les llama fofisanos a ellos y no fofisanas a nosotras…

Quiero titulares:


Como dejar de ser un fofisano este verano. 

Fuera esa panza este agosto.

Como convertirte en un macizorro en 4 semanas.

¿Piernas gorditas? Aprende a esculpirlas. 

Vientre plano este verano: Luce un Speedo. 

Pues va a ser que de estos ¡no hay! Mucho presumir de que somos muy modernos #muy2021, pero ahí viene el papel coché como cada verano #muyrancio #muycansino.

Pues ya lo he dicho. 

Y ahora sí, este verano pienso pasear lorzas por todo el litoral. Y si es en bolingas ¡pues mejor! ¡Que así no me aprieta nada!

JONES AIRLINES FLIGHT 180621: DESTINO VERANO

Buenas noches. Al habla la sobrecargo Jones. El vuelo 180621 despegará en apenas unos minutos con destino VERANO. Vayan ocupando sus asientos.

Estamos encantados de tenerles a bordo en el que es el vuelo más deseado y esperado por la compañía. Cómo apreciaran el vuelo va completo, y es que no éramos pocos las que estábamos esperando con #ansiaviva las altas temperaturas.

Por fin, ¡el vuelo más esperado!

De hecho, nuestro comandante ha decidido que vamos a poner el aire acondicionado de forma intermitente. Para que puedan ir sintiendo ya ese bochornazo estival que hace que se te pegue la ropa cual segunda piel y acto seguido el nivel de grandiosidad que te da saber que tienes ese aire fresquito en casa que te puso tu cuñado Paco el pasado Enero “porqué si, chaval, porque no vas a poder vivir sin él”.

El avión dispone de 4 salidas de emergencia. Dos delanteras con destino a la primera línea de mar, para los muy fanáticos del agua que necesitan pinchar el palo del parasol matando un cangrejo y dos traseras que van directas a la silla más cómoda del chiringuito, para los cerveceros empedernidos necesitados de levantar jarra. Ambas con ventajas claras: remojón o colocón.

Aquí, aquí. En primera fila.

Debajo de su asiento encontrarán un abanico con un estampado cachondo de lunares. Lo hay en rojo y en negro. No importa cual le toque, ambos dos harán que se ponga flamenquito y que les dan ganas de bailar la típica rumbita sabrosona del verano. Cortesía del comandante. De nada.

Ayssss madre!!! ¡La caló que hace ya!

Les informamos que, en breves instantes, vaporizaremos el avión con olor a aftersun recién puesto, para recordarles subliminalmente, la importancia de una buena protección.

Cómo habrán comprobado ya ha empezado a sonar Georgie Dann en nuestro hilo musical y es porque este año más que nunca estamos muy necesitados de chiringuito, barbacue y buenrollismo en vena. Vayan poniéndose horteras y relájense.

Hasta el Aserejé voy a bailar éste año ¡mira que te digo, Mari!

En cuanto alcancemos una velocidad estable, la tripulación les servirá un refrigerio:  unas bravas con su salsa bien picantona y podrán elegir entre una cañita y un tinto de verano, ambos bien fresquitos para recuperar, la muy perdida, sensación de terracita.

Asimismo, la tripulación les les facilitará auriculares ya que vamos a emitir las películas: “El bueno, el feo y el no vacunado” e “Indiana Jones en busca de la vacuna perdida”

En el bolsillo delantero encontraran nuestro magazine con todas las novedades de nuestra tienda a bordo. Como verán hemos descatalogado el flotador de flamenco rosa gigante (seis temporadas nos ha parecido suficiente).

Lo hemos sustituido por el flotador modelo “tabla de ajedrez”. De medidas 2m x 2 m, para mantener distancias de seguridad incluso en el agua y a la vez dar cabida a toda su burbuja.

Adiós Flamingo, adiós. ¡seis temporadas del fucking flamingo rosa!

Muchas gracias por su atención. Que disfruten del vuelo. Del verano. De las terrazas. De los días más largos. De los chapuzones. Y de la magia de escribir un nuevo verano.

Buen Viernes preciosas. La comandante Jones está feliz. ATERRIZAMOS EN VERANO.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es jones-1.png

14.06.21 HAY QUE VENDER LA FURGONETA.

Señoras y caballeras,

Hay que vender la furgoneta.

Que se dice pronto pero no es moco de pavo.

El caso es que nunca sabes por donde te va a venir la señal.

Y conforme pasa el tiempo tienes más claras algunas cosas.

Por ejemplo, el efecto COZUMEL. Que no fue otra cosa que una tremenda tormenta tropical que nos cayó en esa isla y que nos dejó mensaje y del que os hablé AQUÍ. Y que es el responsable de que no dude nunca de si ir a un sitio o no, yo voy y luego ya si eso… ¡que el arrepentimiento es muy malo!

Tira, tira, ¡que son cuatro gotitas de nada!

O por ejemplo ese dicho que dice que “las señoras mayores dicen todo lo que quieren”. ¡Pues claro que sí! Este dicho, que te suena rarísimo a según que edades, llega un momento que lo entiendes claro clarinete. Yo, sin ser, mayor, mayor, vamos a decir, ya digo lo que me sale del forro.

Total ¿Qué vas a perder? Que a este o aquel no les gustes. Pues claro. Es que a mí tampoco me gusta todo el mundo. Que liberación tú, lo de no tener que gustar, digo.

¿En serio que dijiste eso? Si, claro. ¡No sabes que caras!

Y lo de decir que no, y quedarte más ancha que pancha. Oh My God! Eso si que no tiene precio. ¿te apetece salir hoy? No. Así, a secas. En modo monosílabo. Sin explicaciones. Sin excusas. Sin guarnición. Sin acompañamientos #quedabien. No, porque no, óigamelo. Y punto.

No, pero que no, ¡NO!

Pues de los creadores de “El efecto Cozumel”, “Las señoras mayores y fetén dicen lo que quieren” y “Lo a gustico que te deja decir no”, llega: “VENDER LA FURGONETA”

Este flash me vino el otro día, viendo el biopic de Queen, que dicho sea de paso ya había visto en el cine, pero está claro que con las antenas menos afiladas.

Ese momentazo en que el grupo decide vender la furgoneta, que era su medio de desplazamiento, para poder pagar la producción de un disco, al que la discográfica ha dado negativa, me dejo flasheada nivel #atropellamecamión y remátame, si eso.

Ostia ¡si eso no es confiar que baje Dios, San Pedro y los Arcángeles que se encuentren por la zona, a verlo!

Si, si, chicos. Tranquilos. ¡Vendemos! ¡No vamos a necesitar furgoneta!

¡Vender la furgoneta, tú!

Porque mucho se habla de fluir, de confiar, de arriesgar, de enviar una señal al universo, de indicar que es lo que quieres…¿eh? Menos palabrería. Hay que vender la furgoneta como modo de expresar que confías en ti, en tu proyecto, en tus posibilidades.

Ahora que lo acabo de poner por escrito, lo reconozco, da un cague que lo flipas. Quitarte las zapatillas de la seguridad sin saber si por el camino va a haber muchas piedras, es de primero de valiente. Y en ese curso no anda todo el mundo matriculado.

Sí. Sí. Tío. ¡De verdad la han vendido!

Llegado este punto viene a visitarte el síndrome de la impostora. A darte dos collejas y a decirte ¿Dónde vas tu so pardilla? Y es que creerte caballo ganador… o te viene de serie ( y aquí aplicaría lo de porque lo llamas suerte cuando quieres decir posición: léase unos padres ahí, aguantándote, por si das traspié) o te curras una autoestima que no te la araña ni Lobezno.

En fin. Sera la edad o la inconsciencia pero…

Señoras, ¡tengo planes! Y pasan por vender la furgoneta. Ahora a gestionar el cague.

Solo espero que me salga igual que a Queen o me veo yendo a pie a todos lados. Que en otro orden de cosas, al menos bajaría culo… ¡todo ventajas!