10.01.21 J*der el tiempo que hace ya de… ¡todo!

De un tiempo a esta parte vivo con un poco de NOSTALGIA.

Podría autoengañarme y decirme que no, que es un tema de recuerdos agradables, que es porque estamos de bajón COVID y salimos poco o porque me han puesto como compañeras dos pollitas de 23 años que me hacen sentir la gallina clueca del corral.

Pero… si engañar a los demás es feo, ¡imagínate engañarse a una misma. A ver, que soy yo la misma que me lo cuento y que luego tengo que creérmelo. Estamos locos ¿o qué?

Y mientras a cualquier hora y en cualquier emisora que pongo aleatoriamente para un trayecto corto de coche, siempre sale un reguetón…

Yo me agarro al FEAPO DE Loquillo y su Cadillac solitario, su asiento de atrás y sus ganas de ir a Los Angeles. Y al uhhh nena… ¡voy a ser una rock & roll star! A mi este tipo me gustaba mogollón. Una porque mide dos metros y una tiene poca religión más allá de la altura en lo que a hombres se refiere. Si además le añades tupe, patillas y bien de actitud. ¡me tiene!! A ese Cadillac me hubiera subido yo con los ojos cerrados y hace mucha pinta de que me lo hubiera pasado muy bien.

Pero ¡que manía con lo de actualizar las canciones!

Suena Living in a Prayer y veo a John Bon Jovi volar por los aires en un concierto y a mí misma saltar como una condenada en una pista abarrotada un sábado tarde. Mini negra, jersey y calcetines fucsias por encima de las negras ¿en serio? Ahora sería de urticaria, pero defendía yo semejante esperpento con una actitud que lo petaba. Del calor que pasaba con el jersey ni hablamos.

El tal John y esos pelanganos rubios me flipaban y eso que me consta que la criatura no es precisamente alta. Igual fue el principio del fin, el día que abrí la horquilla a los gustos peculiares y peleones.

Sí, mira, te traigo foto… ¡está es la permanente que quiero!….

Debía ser de las pocas que en Modern Talking me gustaba el rubio, lo pienso ahora: el horterismo en persona.

De Wham!, me gustaba Andrew, despreciando al buenorro de George.

Y el tema no mejoro, ¡pues no que me gustaba el rubio de Café Quijano!

Que te guste éste tipo en tu adolescencia es síntoma de que el cerebro aún se te está formando…

Top 30 Modern Talking Brother Louie GIFs | Find the best GIF on Gfycat

Menos mal que con el sargento estuve un poco más acertada. Me lo ligue una tarde que él llevaba chupa de cuero y yo dos vodkas con naranja puestos. Podría mentir diciendo que hacia pinta de ser el padre de mis hijos pero la verdad es que solo me fije en su altura y en su mirada franca y eso porque tuve que acercarme bastante porque la que iba ciega era yo.

30 años que hace de ese día, como para no sentir nostalgia.

A ese moreno me lo ligo yo hoy. Palabrita.

VEF > Visto en las Redes > Amigos de verdad y cubatas por @afrobuda

39 años desde que Loquillo fumaba en su Cadillac solitario mientras se zumbaba rubias en el asiento de atrás.

38 años desde que bailaba Like a Virgin dando vueltas a la mesa de comedor de mi casa y compraba blonda a escondidas.

36 años desde que Bon Jovi se descoyuntaba el cuello a golpes en Living on a Prayer y yo me hacía mi primera permanente para seguir el estilo heavy.

33 años desde que empezó mi vida laboral haciendo prácticas en una empresa de café.

25 años de mi viaje por la Costa oeste de EE. UU. y de sobrevolar el cañón del colorado.

20 años desde que acabé mi Master en Marketing y descubrí lo que me gustaba.

18 años yendo al mismo peluquero y escuchando su retórica sobre cómo me va a dejar tan guapa que me van a confundir con la Bellucci.

¡Venga Jones. Joder. Vente arriba. No te ancles en el pasado.

¡Sube el volumen!

¡Ostia! Reguetón! ¿en serio? Así, no se puede.

Voy a comprarme unos metros de blonda y a quitarle el micro a mi sobrina y ¡que sea lo que Dios quiera! ¡necesito desquitarme!

Besicos de Nostalgic-Jones. J*der el tiempo que hace ya de… ¡todo!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es jones-1.png

04.01.21 Para propósitos está el año…¡súmate al KAIZEN!

Para propósitos ésta el año. Que ha llegado 2022 con la frente marchita de antemano y con vistas a hacernos tener más cintura, si cabe, que el pasado año con sus vaivenes. En mi caso, este tema es real, porque mi michelín crece al mismo ritmo que el desánimo y cansancio coronavírico. O para el virus o me desparramo yo. No veo otra.

Al tema, que dada la imposibilidad circunstancial de marcarse, lo que se viene conociendo como propósitos de toda la vida de Dios, porque viene el bichaco y te los suspende en cero coma, lo que he hecho es marcarme objetivos “de a mes”.

Que si se jode el invento, te estropea solo 30 días y en principio los siguientes quedan intactos, ¡amárrenme esos pavos!

¿Propósitos para todo el año? Estamos locos o what?

Confused Wait What GIF

Este año me he venido arriba con este tema y he decidido ser una profesional objetivándome, así que me he entregado a la filosofía kaizen, de mejora continua.

A ver, que viviendo con un ingeniero que hace un Excel de reparto de tareas de casa con filtros incluido, antes o después iba a caer el kaizen sí o sí. Las conversaciones en la cena son de lo más metodológicas y menos románticas posible.

Así que he cogido libreta de las gordas y lápiz y le he dado fuerte: que si leerme cinco libros al mes, revisar los apuntes de aquel curso tan interesante que deje pendiente, tomar menos café, meter más cardio en mi vida, dejar de beberme la piscina, afinar cintura, volver a tener cara de triunfadora, ponerme crema en los remos que se me están agrietando, tomar las vitaminas y las pastillas para las articulaciones de forma constante, desmaquillarme en modo fetén, comer más kiwis…

Bueno, bueno, todo un desparrame de mediocridades en un intento por volver a ser la persona pre-covid que yo era. Aunque para eso me faltan fiestas y me sobra hastío. Pero todo se andará.

¡Comer más kiwis! ¡que se me olvidaba!

Kate Hudson Writing GIF by The Drew Barrymore Show

Para una #ansiaviva como yo, el kaizen es todo un reto: IMPLEMENTAR TODO A PASITOS PEQUEÑOS. No hurry. Sin forzar. Be quiet my friend. Me da toda la risa x 3. Pasito y yo no cabemos en la misma frase.

No obstante he empezado ya a implementarlo. Así que ayer ya hice un poco de natación, un poco de cardio, un poco de lectura, un poco de crema, un poco de régimen, un poco de francés y…

¡pues que acabé con agujetas hasta en las pestañas y la cabeza que me iba a estallar!

A ver, ¡repíteme eso! ¿Despacito? ¿Quién? ¿Yo?

amino ladybug GIF

Mientras Marido me decía: “Corre un kilómetro”, yo hice cuatro porque, ¿ponerse para tan poco?. “Nada 600-700m”, a ver, para menos de mil no merece la pena ni ponerse el bañador. “Léete un capítulo”. Cien páginas, me vendría pareciendo lo correcto. Y así todo el rato.

A ver, intentar integrar lo de ‘pasos pequeños’ en alguien que vive a zancada larga, pues va a ser como Roma ¡que no se hizo en un día!

Eso, sí, no soy yo persona de desistir fácilmente, así que tengo kaizen planes para los próximos meses. Veo más fácil perder el michelín que integrar la filosofía, pero…

¿Quién dijo miedo?

Besicos de Kaizen-Jones.

30.12.21 ¡Vamos a darnos nuestro merecido!

OK. Se acabó 2021. Echamos persiana y #hastaluegomaricarmen. Sin dramas ni lagrimeo, que cierto es que estuvo mejor que el 2020, pero co*o, ¡es que eso era facilísimo!

Se va el año de mis cincuenta tacos. El que recorrí mundo hasta hacerle la competencia a Willy Fogg. El que me trajo cinco kilos extra y no se los ha querido llevar. El de la incipiente papada. El de la libertad de la madurez. El que se llevó el poco filtro que me quedaba. El que me dejó, si cabe, una verborrea más sincera.

Tengo que mejorar el tema de mi equipaje viajando.

2020. El año de las inquietudes. De trabajar mucho, muchísimo. De pasar de un puesto a otro. De cuestionarme la vida 24/7. De huir de mí misma pero llevándome conmigo. De pensar blanco, negro y amarillo de nuevo. El de los pensamientos encadenados, el de las preguntas sin respuesta, el de los porqués y el de deshojar la margarita en modo esto si lo quiero y esto no lo quiero más.

NO. Esto ya NO lo quiero en mi vida. Y ya está. Que va a ser que No.

Soy más de hacer recuentos que propósitos. Aunque os confieso que para mí la única suma importante es la de que me salgan las cuentas familiares y sigamos estando todos.

De money, money, ni hablamos. Sigo siendo pobre. Según se mire. Porque en amor soy más rica que Paris Hilton. Y eso, señoras ¡mola y mucho!.

Que no todo va a ser guita. Es más, si me dan a elegir entre pasta gansa y tiempo, en estos momentos me prima mucho más ver un atardecer que tener unos zapatos nuevos.

F*ck! Ahora entiendo lo de que el tiempo vuela…

Así que, querido 2022, seré breve:

La salud vaya por delante pero lo único que te pido es TIEMPO y de hecho es el único propósito que tengo para el próximo año. Tiempo para mí. Para compartir. Para regalar a los míos.

Ays, señoras, señoras ¡que la vida es una pasada! Pero solo una. Que si, que igual luego te reencarnas y bla bla bla… pero por si acaso no:

¡Vivamos arrasándonos con felicidad diaria!

Y os aseguro que no necesitamos Cuarto Milenio para desvelar el misterio de intentar ser felices: Meterle acción a los propósitos y tomar decisiones. Eah! Casi ná!

Sólo una pasada queridas. Yes, only ONE.

Hola 2022: Pasa. Llegas sin expectativas. Tus antecesores te lo han puesto fácil. Tengo planes para mi persona: solo tengo que ordenarlos. Enseguida te los cuento. Vete acomodando.

Queridas mías, ¡no nos demoremos más! ¡VAMOS A DARNOS NUESTRO MERECIDO!

¡Meted primera! ¡Arrancamos!

30.09.21 Quiero Jornada Intensiva

¿Me echabais de menos? Yo también. Me echaba de menos, digo.

¿sabes cuando te enajenas de ti misma? Pues eso. Los últimos cuatro meses no han sido vida ni mucho menos Bella Vita. Por no ser no han sido ni un sucedáneo. Ha sido trabajo y curro en vena, responsabilidades, palpitaciones y noches sin dormir.

Y es que la vida es así: o tienes curro o tienes tiempo. A ver un momento que quisiera hablar con el responsable de este tinglado. Gracias.

¿Quién ha organizado este sarao tal que así?

Al tema, que si Jones no ha estado por aquí es porque ha estado ocupada mil.

¡Ostia! ¡Ya son las 6am y sin pegar ojo!

Excepto el ratico del viaje a Egipto. Yo que hacía mil años que no cogía una agencia de viajes y que era un poco hater del tema porqué, llámale economía, llámale #yolohagomejor, llevo años funcionando a lo Juan Palomo en lo que a viajes se refiere. He quedado encantada.

Ays madre! Hay otra vida. Y otra forma de viajar. Que gustazo ser la Nefertari vallesana durante diez días.  He descubierto claramente que mi modus vivendi tendría que pasar por ser probadora de hoteles. O probadora de colchones, que ahora está muy de moda (de cochones que estén en hoteles de alrededor del mundo me refiero).

Necesito más Egipto. Más Nefertari. Más maravillas.

Y entre las noches de insomnio patrocinadas por un curro intensito y las horas de avión mirando las nubes, he desarrollado la ‘Teoría del centro”.

Personas cuyo centro vital es el trabajo. Y toda gira en tono a eso. Tienen un buen empleo, estatus, carro grande y pasta a mansalva pero, son taaaaaaaaaan imprescindibles, que la vida les da para ausentarse poco de la oficina/curro de marras o desconectarse de su teléfono.

Personas cuyo centro vital es la propia vida. No van a ser jefazos. Gastan un utilitario y posiblemente son felices comiendo patatas bravas en el bar de su barrio. Nadie las llama a deshora. Ahorran y se pegan unos viajes en modo marajá que, mira-tu-por-donde, son la envidia de las personas-centro-trabajo.

Me lo explique.

Venga. Que el tema tiene poca perdida.

Si tu eres una persona-centro-trabajo estar en el paro o en un trabajo poco demanding te tiene con la tráquea estrangulada de la angustia. ¿Tu para que quieres el tiempo?  Seguro que estás haciendo mucha falta en algún sitio solo que ellos aun no lo saben.

¡Venga! ¡que este informe también lo acabo hoy!

Pero que pasa si eres una persona-centro-vida y estás a tope en ese trabajo en el que no ves el sol in the morning ni tampoco cuando sales por la puerta. Pues que te dan todos los males del mundo mundial. Que tu lo que quieres es vida, terraceo, risas, vamos, una vida divertida, digna de ser vivida.

¡Holaaaaaaaaa! ¡Hora de salir!

Toda esta turra para deciros que lo que yo querría es una jornada intensiva, currar menos o ser “señora de”. A ver para lo último voy tarde, porque el Sargento no me va a quitar de trabajar pero hace unas tortillas para ponerles un piso. Lo de trabajar menos horas así como que igual la hipoteca tiene algo que opinar al respecto.

Pero señoras ¡repitan conmigo! ¡Jornada intensiva! Trabajar, yes. Y luego vivir, yes también.

Que me la paso haciendo descuento de días para el fin de semana y explotando cada puente del calendario. ¿No dicen que al universo hay que decirle las cosas claro clarinete? Ahí voy.

Querido universo: Menos curro y más viaje.

Sí pudieras ir agilizando el tema, mejor que mejor. Que mis rodillas tienen principio de artritis y a mis articulaciones le quedan dos telediarios para ver la subida al Machu Pichu como un imposible. Si necesitas alguna aclaración, una llamadita. Gracias.

Querido Universo: ¡Dale! ¡Que vas tarde!

Habrá quien lea esta teoría y le olerá a ‘zángana’. Pues vale. 

O dirá que lo que soy es una vividora. Compro.

Yo a estas alturas de la vida no necesito ni tener ni razón ni el beneplácito de nadie: lo que necesito es tener lo que pido.

Putos cincuenta, ¡me han quitado el poco filtro que me quedaba!