HA LLEGADO EL MOMENTO…

Queridos lectores,

Ha llegado el mejor momento del año. Servidora se va pa’l pueblo. Para Carboneras.

Bajando al Sur. Camino a la Felicidad. A andar con chanclas todo el día. A hartarme de pinchos. A saludar a aquellos que tras trece años ya me reconocen por la calle.

Y es que cómo diría VICEVERSA

Ha llegado el momento de decir la verdad,

y es que me bajo pa’l pueblo: al pueblo a disfrutar.

Y no, no es que no me lo pase bien por aquí,

pero es que hay que ver lo bien que se está por allí.

Mi piel morena sobre la arena. Nadando igual que una sirena.

Mi pelo suelto moldea el viento. Bebiendo tinto me siento contenta.

 

Allí todo va a otro ritmo. Despacio, más bien DESPACITO que diría Fonsi…

Despacito. Suave, suave, suavecito.

Vamos bajando por el montecito para llegar a ese chiringuito.

Despacito, trame dos cervezas y cuatro montaditos,

el cubata que esté bien fresquito que voy a recorrer todo tu cuerpecito. ¡Sube! ¡Sube!

Yo que pensé que era un simple pueblo y…SHAKIRA me lo explicó:

La vida me empezó a cambiar, el día que te conocí,

no tenía nada que perder y mi marido me trajo aquí.

Yo con mi glamour a cuestas y dos biquinis a estrenar,

pensé: “esto es solamente un pueblo y yo aquí ¿qué voy a hacer?”

Es lo que andaba buscando, de que me estaba quejando,

ya me estaba relajando, oh oh oh.

Me enamoré, me, me, me enamoré.

Y me quedé. Sí, Sí, Me quedé. Oh Oh Oh.

Así que queridos lectores, con la venia, Jones se desconecta un par de semanas.

Feliz Verano.  Disfrutar mucho y sobre todo… ¡No seáis gente!

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesOnHolidays

Advertisements

ODA AL VENTILADOR

Señoras y Señores: ¡Sí! ¡Vamos a hablar hoy del ventilador!

Ese viejo conocido. Ese compañero agradecido en las tardes pegajosas de siesta. Ese aparatejo infatigable que sin moverse del sitio no para de moverse para tu beneficio. Ese aliado que, sin dañar el medio ambiente, te quita el bochornazo estival. ¡Lo venero!

1b48159885cb515e26df4e18b72b97ef.gif

Se nota que no tengo aire acondicionado, ¿verdad?

Y es que, como dice el anuncio: ‘No tenemos sueños pequeños’. No nos conformamos con poco. Somos muy ansias.

Hace unos años decidimos poner el aire acondicionado, pero como esta casa, uyss, ¿he dicho casa? Piso, bueno, pisín, es alargado, desde el balcón donde va la máquina hasta la habitación donde servidora descansa -o en verano al menos lo intenta- había que poner dos bombas, y el señor no nos aseguró que no pudieran hacer algo de ruido.

Es verdad que al menos lo podíamos haber puesto en el comedor, que está al lado del balcón. Pues no. Todo o nada. Aquí hacemos las cosas bien. Nada de medias tintas. Qué es eso de aquí sí y allá no. O se pone en todo o no se pone. Pues no se pone.

#LaBolsaOElVentilador #CogeLaBolsayCierraRápidoQueSeVaElFresQuito

Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, ventilador, oda al ventilador, bochornazo 2

Me estoy acordando yo ahora mismo de lo que me iba a molestar el ruidito de la bomba, versus todo el tráfico que oigo por tener las ventanas de par en par en un intento por no agonizar en mi propio hogar. ¡Nefasto!

Y dicho esto, alabado sea el ventilador. El hermano humilde del aire acondicionado. Cierto. Pero también el hermano mayor del abanico. ¿O no? Pues eso, que vivo en un Gran Hermano de humildad continua. Tengo uno en la cocina, uno en mi habitación, uno en el comedor… ¡ya tendría amortizada la instalación del aire!

Y así paso mis días estivales, como si estuviera en una continua actuación de Paulina Rubio, que ahora mismo mientras os escribo tengo la melena al viento como JLo grabando un videoclip. Muy fan del ventilador non-stop. No puedo pensar en una adquisición más preciada en estos días. Lo tengo en “marcha 3” desde que pongo un pie en el suelo.

#EstaSoyYoAhoraMismo #EscribiendoElPostConLaMarcha3tumblr_m6haz3brqv1rziu0oo1_500

A pesar de que, no nos engañemos, lo que mueve es todo el rato el mismo aire, o sea, que es un poco ‘engañabobos’. Porque ya me diréis vosotros, cuando el ambiente esta caldeadito el único aire que mueve es el mismo caldo que hay en estático, así que lo que hace es crear una brisa sahariana modelo ‘Vacaciones en Tánger’… pero oye, ¡bendito sea en momentos de desesperación!

Cuando mis quehaceres me lo permiten y me estiro en el sofá, ese aire se vuelve mucho más agradecido. Noto que me acaricia la piel, a ratos –en cada vuelta me tocan tres segundos- pero eso me ayuda a apreciarlo aún más y a esperar con ansia la siguiente vuelta.

Esos tres segundos gloriosos me transportan a primera línea de mar, pero ahorrándome toda la arena y la chiquillada. Me voy relajando. Es una brisa suave que abraza mi piel sudorosa invitándome a fundirme con el sofá y a olvidarme de que estamos en la canícula veraniega y que un año más servidora la va a pasar sin airea condicionado.

Pienso en que al menos no estoy dañando el medio ambiente, pero ni mis pensamientos ecologistas hacen que me sienta mejor.

Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, ventilador, oda al ventilador, bochornazo 2 32

Ayer me dijo mi profesora de narrativa que no fuera boba, que me comprara un ventilador de esos que se enchufan con USB al ordenador… “…y así trabajas con todo el aire en la cara”. ¡No sé! ¡No lo veo! Es como modernizar en exceso un clásico. ¿Un ventilador enchufado al ordenador? Es que me suena raro. Algo así como si le pusiéramos un push up a las enaguas de mi abuela. ¡Me resisto!

Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, ventilador, oda al ventilador, bochornazo 2 3 7

En fin, voy acabando que se me empieza a enredar la melena y como me enrolle con el ordenador pillo hasta un resfriado. Igual voy a tener que bajarlo al 2…

¡Por Dios! Contestadme desde el otro lado. ¡Decidme que también sois fans del ventilador! Y los que, como yo, no tenéis aire acondicionado, ¿cómo pasáis vuestros días?

Agrrrr.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesAgoniza

jones

BRONCEARSE

Un tema difícil. El del bronceado, digo. Porque no nos engañemos: llega el verano y todos queremos estar morenos. Que no mola nada llegar a agosto en plan Copito de Nieve.618e7f00b1a2c44109055d3709d22b66

Que cuando estamos en la playa y viene alguien blanco incandescente… ¡confesemos! todos señalamos con el dedo en plan acusador. ¡Mira, mira, qué blanquito ese! Pobre.

Igual es de los que no coge color aún poniéndolo en una tostadora o es albino ¡Nos da igual! A la playa en según en qué fechas se llega ya moreno.

Yo, que soy animal de playa, las paso canutas. Soy de las que se tiene que untar crema a escoba.

Entre protección +50 y pantalla total, que dicen las malas lenguas que pasando del factor 30 es todo lo mismo, solo es cuestión de marketing. Yo, para quedar tranquila, siempre compro el factor más alto, vamos que me apantallo.

En los labios a tope, porque si no me quedan como un pollo rustido. Un protector especial para tapar las manchas de la cara. Otro muy alto para que no me salgan más. Otro diferente para el cuerpo… ¡Vaya cansancio! Desde que planto la hamaca hasta que me acabo de ‘untar’ ha pasado media hora.

Yo no soy gentre, historias reales, mundo surrealista, broncearse, protectores 2

¡Y me aburre! ¡Me aburre mucho! Me he comprado un bote en plan flis-flis e intento ir a toda castaña. Veo gente que se la distribuye parte a parte masajeándose como si se gustara mucho… ¡buff! Yo voy que me las pelo.

Si sois del 70 como yo, recordaréis al Inspector Gadget. ¡Jolín! Para mí querría yo un gadgetobrazo. ¿Cómo os ponéis crema en la espalda? El Sargento llega y en cuanto pone las posaderas en la hamaca es abducido y cae en un sueño profundo. Yo no me llego. ¡En fin! Que en mi caso lo que va siempre más torradito es la parte posterior.

Hay sitios que me causan dudas. ¿Las axilas? ¿Hay que ponerse protección en las axilas? ¿Se os han quemado alguna vez? Ahora que lo pienso igual si juegas a las palas sí que sería interesante protegerse, por lo de brazo arriba o brazo abajo, ¿no? Pero si eres de las que, como yo, en la playa no levantas el brazo ni para saludar, diría que no hace falta.

¿Y en las plantas de los pies? ¿Y en la cara interna de las piernas? ¿Y en las orejas?  Hombre, es que si tenemos que tenerlo todo en cuenta es un no parar.

#EsteEsElArsenalQueMeLlevoYoALaPlayaYo no soy gentre, historias reales, mundo surrealista, broncearse, protectores

Cuando ya estoy toda embadurnadita, tengo un sofocón del quince y solo pienso en bañarme.

Yo en el agua soy como la sirenita, me distrae lo mismo un pez que una concha. Y es que voy a una playa que está llena de pececillos, bueno, en una zona. Para mí que son siempre los mismos, porque es entrar en el agua y me rodean ¡claro! Como voy cada semana… ¡pues me conocen!

Y ahí me quedo chapoteando hasta que la famosa crema protectora desaparece.

#EstaSoyYoEnElAgua #ElConceptoTiempoDesaparece #IgualQueElprotectortumblr_mtpdvpmyvp1sfldlzo1_500.gif

No se quién se ha inventado la tontada del ‘waterproof’, pero os digo desde ya que no funciona. Como no salgas a la media hora del agua a untarte de nuevo, te quemas fijo.

A mí lo que más me gusta cuando salgo del agua es tumbarme corriendo en la tumbona porque el contraste fresco-mojado al contacto del sol me hace parecer que voy de viaje. Sí, sí. Todo me da vueltas y me parece que en vez de en una hamaca estoy en la alfombra de Aladino. Yuju… ¡Me elevo! Es una sensación buenísima. ¡Y no! ¡No fumo nada raro!

beach-towel-Yo no soy gentre, historias reales, mundo surrealista, broncearse, protectores 2

Pasados esos cinco minutos gloriosos hay que darse crema otra vez. Casilla de salida. Vuelta a empezar. Start. Intento convencer al Sargento por todos los medios para que me haga de masajista-buenorro-pone-crema prometiéndole toda clase de favores decentes e indecentes y alguna vez hasta pica. Y entonces me siento como Paris Hilton. Me cubro con mi pamela y me dejo masajear las carnes mecida por esa brisilla marina.

giphy.gif

Aunque para ser sincera, la mayoria de las veces, el tipo viene, me hace flis-flis en la espalda, me reparte a dos manos la crema por la misma, me da dos palmetazos que indican el fin de sus servicios  y me suelta un: ‘Al resto ya llegas tú’ y vuelve a coger el periodico.

En fin, tú. Menos da una piedra. Y luego ahí, vuelta y vuelta. Yo me pongo la alarma del móvil porque si no solo me tumbaria cara arriba. Yo, boca abajo, me ahogo, me da tortículis, no cojo la posición, estoy incomoda, giro a la derecha, giro a la izquierda, se me queda la marca de la toalla en la cara, el hombro dolorido. Aguanto, pero incómoda. En cuanto suena la alarma doy un giro digno de espectáculo cirquense. ¡A velocidad!

tumblr_n37qmffX5M1sjznqio1_500Al final acabo debajo de la sombrilla. Porque será la edad – o las lorzas que se me queman – pero cada vez aguanto menos bajo el Lorenzo. Y cada vez me desparramo más con mi revistita y mi cabezadita a discreción bajo la protectora sombra del parasol.

Eso sí, soy más de playa que unas chanclas. Así que aunque me tenga que llevar el protector a garrafas… ¡yo me voy a playa!

#YoNoSoyGente #YVosotrostampoco #JonesyLosprotectoresSolares

jones

 

 

 

EquivAcaciones

Sí, sí. Como su nombre indica equivacaciones  deriva de la mezcla de equivocación y vacaciones. Que vendría siendo algo así cómo equivocarte montándote tus propias vacaciones. Lo sé. Suena raro. Una cosa es que te monte el tema una agencia y no acierte y otra cosa es que te las montes tú y te des cuenta de que la has pifiado, pero ya… ¡en destino!

Pues eso es lo que nos pasó a nosotros este fin de semana. El sargento y yo en modo escapada romántica nos arrancamos el viernes caminito de Llafranc en la Costa Brava. Yo ya había mirado restaurantes, cala y cosas que hacer en este lugar tan idílico, pero…

Llegamos a Llafranc y dice mi marido “Anda, pon el nombre del hotel en el GPS y así ya vamos directo”. La respuesta de la señora que vive dentro de ese aparatejo: “Su destino está a 1h 15” ya nos inquietó, porque siendo Llafranc un pueblo chiquito en ese tiempo puedes cruzarlo 15 veces y en todo caso a 1h. 15” también está mi casa.

¿Me habré equivocado? Voy a ponerlo otra vez. Stress. Ostras, ostras, es que el Hotel me sale, pero en otra población. Nervios. “Espera espera, que voy a buscar la reserva” y entonces, hágase la luz: LLançà, lo había reservado en Llançà. ¡No me lo podía creer!

Veo que el Sargento me mira en plan: “se te ha ido la pinza o what?” Pues va a ser más bien que “what”. Aún incrédula cojo el móvil y llamo al hotel para asegurarme, ¿de qué? ¿de que efectivamente el edificio está construido allí? A ver cómo se hace esto sin parecer un poco absurda.

  • Hola. Buenas tardes, soy Jones tenía una reserva.
  • Si, efectivamente. Entran hoy. ¿Están al llegar?
  • Bueno, según se mire. ¿Están ustedes en Llançà?
  • Efectivamente al lado de la Plaza Mayor.
  • Si, ¿verdad?
  • Pues sí.
  • En Llançà.
  • Si, en Llançà
  • Claro.

Tierra trágame. Me precipito de la vida en picado. El Sargento me mira como si no entendiera nada.

  • ¿Otra hora de camino?
  • A ver, no ayudas con esa actitud
  • Es que estoy muerto.
  • Mira, a veces las equivocaciones traen cosas buenas. Descubres nuevos sitios. Calas a las que no iríamos. Vamos a verle el lado positivo.

Y con una mirada que denotaba muy poco positivismo arrancó el coche.

#MeEstaDiciendoQueEstanEnLlançà #SíSíLeEntiendo

Oye, pues ha estado genial de los geniales. El hotel ha sido una sorpresa súper agradable, el pueblecito la mar de acogedor y además las calas de esas salvajes de las que tienes que llegar descolgándote por precipicios – no lo vamos a negar la cabra tira al monte – y que me han dado vidilla y algún susto, ya se sabe que una es un poco pupas.

Un fin de semana de esos que dejan huella. Concretamente un tobillo torcido y un dedo sollado. Pero feliz, ¿eh? Que yo estas cosillas las considero males menores.

El caso es que aproveché el atardecer del sábado, como buena blogger de moda, para tomar unas fotos por las callecitas del casco antiguo. Allí que iba yo con mi súper look dispuesta a darlo todo. Y todo lo di, contra el suelo. Iba detrás del sargento cuando pise mal un bordillo y me precipite contra el suelo.

Fue uno de esos porrazos en los que te da tiempo a pensar. Esos que suceden en segundos pero que te caben veinte frases. Pisé el bordillo y pensé: “ayss, que me caigo, espera que no, me agarro al sargento, uysss está muy lejos, ¿y si le grito? No, no le va a dar tiempo a ayudarme, ha sido el tobillo que me ha fallado, calla ¡que remonto!, ¡No! Definitivamente no”. Plof.

#EstoyBienGracias #NoSiApenasHaSidoNada

Caerse en Llançà es como caerse en cualquier otra parte. El suelo está igual de duro. La vergüenza es la misma. El golpe criminal te lo llevas. Eso sí, no es lo mismo caerse con unos palazzo en tono azul eléctrico combinado con jersey dorado asimétrico y cinturón a conjunto. Hombre, el look engrandece la caída. Te la das igual, pero con glamour.

El Sargento se gira, me ve en el suelo y me grita: “Levanta que viene un coche”. Cierto es que llevaba un look de muerte, pero igual no hacía falta llegar a tanto.

Menos mal que no fue nada, porque al día siguiente tenía en mente probar paddle surf en una playa que había localizado el día anterior.  Dicho y hecho. Llegué y fui a alquilar la tabla. La devolvía una señora y le pregunté:

  • ¿Es difícil?
  • No. No. Es mi primera vez y no me ha costado nada.

Pues nada. Allá que voy. La playa era un pedregal y yo no llevaba escarpines. Pero ya tenía la tabla, así que decidí entrar muy a mi pesar. De culo. Como los cangrejos. Con poca dignidad.

¿Fácil? ¿Fácil decía la señora? Quince minutos en modo foca en la orilla y a la vista de todos intentando ir mar adentro. No acababa de coger el juego de brazos y volvía una y otra vez a los pies de una señora sentada cerca de la orilla que empezaba a mirarme mal.

Yo lo tenía claro. Desde el momento uno que pensaba gastar toda la hora, aunque fuera intentándolo. A pesar de que me di cuenta de que de seguir dando tremendo espectáculo casi que podría pasar la gorra pamela.

Me vine arriba. Me empuje con los pies con fuerza y debi rascarme con vaya-usted-a-saber-qué y me sollé el dedo central del pie. Vi que sangraba el muy descarado, pero pensé que como el agua del mar lo cura todo pues que él mismo se fuera sirviendo. No obstante, me alegré de que no hubiera sido el meñique. El pobre  sufre de enanismo y ya padece lo suyo con cualquier sandalia así que no le hacía falta ningún añadido más.

#Ostras¿DóndeEstáLaTabla? #CallaQueLallevoDebajo #QuenerviosTú

Finalmente lo conseguí, iba mar adentro, primero sentada, luego de rodillas y finalmente de pie. En algún momento pensé… “Mother of God, como me caiga en este roquedal”, pero como dice mi madre que yo juicio tengo el justo, pues se me pasó enseguida la angustia.

Ha sido un finde idílico, unas equivacaciones tremendas. Lo que me hace pensar en que muchas veces nos acomodamos y vamos a parar siempre a nuestra zona de confort, así que está bien que venga de tanto en tanto el destino y te pegue una patada.

Os recomiendo fluir y dejaros llevar cuando el destino os cambie los planes. Eso ¡y el paddle surf! ¡Es la leche!

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #EquivacacionesqueMolan #VamosAdarleAlPaddle.

jones