07.07.19 EL APARTAMENTO

Esta es la historia de un viaje a Rusia un poco peculiar.

San Petersburgo. Un apartamento. Dieciséis personas. Ocho habitaciones. Una nevera repleta de vino y vodka. Añade patatas fritas y Nocilla en la cocina.

Este es el punto de partida de lo que podía haber sido una edición a la rusa de Supervivientes pero que cabo siendo un divertido Camarote de los hermanos Marx.

Y es que así, a priori, la idea de mezclar gente de los 47 a los 85 años que no se conoce de nada puede parecer una locura. Algo que, efectivamente, solo una loca salvaje de esas que cree que todo es posible puede organizar. Un delirio un poco difícil de explicar. Pero, oigan… ¡que funcionó!

Este ha sido uno de esos viajes hacía fuera, concretamente a Rusia; pero sobre todo ha sido un viaje hacía dentro.

He descubierto que la vida es la vida a cualquier edad, que las parejas se quieren y se cuidan a pesar de las arrugas y las canas. Que las amigas que envejecen juntas se apoyan y se miman. Y que la, vamos a llamarla juventud, entre las que me encuentro, sintonizamos a la primera y compartimos inquietudes como si de toda la vida.

He visto señoras de edad respetable saltar vallas de metro conmigo, hacerme de estilistas improvisadas en un mercadillo. Corear un concierto ruso en plena calle.

Señoras de pelo blanco gastando más estilo que la Crawford en sus años mozos. Y otras bailando reggaetón en la cocina. Como si no hubiera un mañana. Que lo hubo.

Y nos dormimos.

He salido corriendo con un Starbucks en la mano porque no sonó el despertador y también he desayunado tranquilamente en la cocina inflándome de Nocilla a lo majara. Ha habido cenas tan copiosas que ni las del Cesar en la antigua Grecia y otras de mojar aceite y pan, literalmente.

Noches de supermercado buscando helado y también noches de glamour y vinos en busca de jazz.

Lecturas. Museos. Visitas. Cultura.

Risas. Cachondeo. Vodka. Y fotos a granel.

Es el precio de infiltrar una instagramer, así como quien no quiere la cosa, en el grupo. Que una intenta disimular, pero desenfundo rápido la cámara y soy de disparo fácil. Vamos, que se me ve el plumero a leguas.

Dicen que una nunca vuelve igual de los viajes. Que cada uno de ellos nos cambia un poco. Este ha sido un viaje que me ha dado la vuelta por dentro. Mucho ruso en Rusia. Y mucha gente maravillosa en el apartamento.

Gracias a todos y cada uno de vosotros por compartir conmigo un “ratito” de vuestras vidas. Y sobre todo gracias Marga por pensar en mí y enseñarme a ser inclusiva siempre.

Pero, sobre todo, gracias por creer que estas locuras son posibles. Que lo son.

Esta es la verdadera vida.

Gracias Marga. Siempre habrá un antes y un después de San Petersburgo.

 

Advertisements

ES PRIMAVERA Y EL CUERPO LO SABE.

Aysss amiguis amiguis. Es primavera y el cuerpo lo sabe. La sangre se altera. Las neuronas se revolucionan y el body pide marcha. Marcha. Queremos marcha. Marcha. Que diría mi Lolita. Si me queréis quedarsus, que viene el calor y con el to’ lo güeno.

Que habrá gente que necesitará que le toque la lotería, tener la nevera llena, comer en un restaurante con estrella Michelin o tener un cuerpazo nivel Diosa para venirse arriba, pero yo necesito solo que el astro sol haga su aparición cada mañana. Soy simple y me parece estupendo. Lo que viene siendo una tipa básica en toda regla, vamos.

#YoAlVolanteCuandoHaceBrisitaRica #PasoElVeranoDespeinada
la vida en verano.gif

Es pisar la calle y sentir su calorcito y hasta asumo mejor lo de ser pobre, un poco barrigona, tener la nevera siempre vacía o tirar de McDonald’s.

¡Cosas que en invierno me parecen un drama son un cuento chino en primavera! Yo para mí que en otra vida fui placa solar. Porque no veáis como me activo con el calor. Cuidado que hasta quemo. Ojo! Atenttion Please! Que me vuelvo material inflamable.

#EstoMeLoHacesEnInviernoYNoSalesVivo
no pasa nada

Fin de los domingos hecatombicos tirando de manta, sofá y poleo menta. De llegar al gimnasio como el muñeco Michelin y tenerte que quitar mil capas antes de meter tu cuerpo serrano en las mallas. Entrar y salir de noche al curro. Que si el chocolate para calentar las tripas. Que sí que bucólica la lluvia, que si mira parece que va a nevar ¡Que bajonazo nenas!

Para las que no somos caseras las actividades de interior son una muerte lenta, un arsénico a gotas, un atropéllame camión. Bye Bye. Hasta noviembre por lo menos. Pienso rezar para ello. Ave Maria Purísima, tu verano concedido.

#PuesPareceQueLlueveOtraVez  #QueBucólicaJodienda
C

Seis meses por delante de felicidad extrema, de ‘tengo el corazón contento’ y de tira pa’lante que aquí no pasa nada. El sol divide los dramas, multiplica las sensaciones, resta mal rollo y suma actividades.

Bienvenidos vermuts al solete, siestas al ladito de la piscina, brisita de mar, bocatas de tortilla en la playa, largos de cala a cala. Biquineo que te veo. Caminar descalza por la arena. Paellitas de marisco. Festivales. Helados de tres bolas. Calamares con una caña bien fría.

Menos mal que nací aquí no me imagino en los Países nórdicos dedicando mis tardes de domingo a experimentar haciendo wafles o algún tipo de smoothie nuevo. La vida pa’fuera, pa’fuera. Pa’lacalle que dicen los cubanos. Me envían a mí a trabajar a Alemania y agonizo en dos días.

#MeEstaríaFaltandoUnPocodePráctica #MejorMeVoyPa’LaCalle
c LVC ,Q

Ya veis que me vengo arriba con poco. Pero es que las personas somos como el mobiliario o las plantas: Las hay de interior y de exterior. Y a arrear con lo que te haya tocado.

Así que aquí servidora, que es más de exterior que una valla de jardín, se va ahora mismo para la piscina a hacer cuatro largos, a tomar un Martini Bianco de esos que te hacen imaginarte una terraza en un roof top de Milán y un camarero guapísimo de labios carnosos sirviéndotelo (¡vale sí! tengo mucha imaginación) y después paellita con la suegra y tarde de salsa molona pegadita a mi Sargento ¿Quién da más? Llamarme simple, pero a mí me parece un planazo.

#UnMartiniMeHasPedidoVerdad #TeLoTraigoVolandoMuñeca #SoñarEsGratis
vlamvñlqam

Cada vez tengo más claro que las mejores cosas son gratis o de un coste moderado. Dicho lo cual… ¡No me importaría ser rica! #YoyMisContradicciones

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #QueVivaElCalorcitoRico

jones

 

COSAS QUE HACER CUANDO TE DA EL BAJONAZO.

Si, compis. Porque bajonazos haberlos, haylos y más de los que quisiéramos. Porque somos todas fabulosas, pero a veces tenemos días-Dory y se nos olvida a la primera vuelta.

Lo primero cuando te da un bajonazo, es reconocerlo. A ver, que no pasa nada, que es pasajero, que todas los tenemos y que no es la muerte de nadie. Así que respira, asume, conciénciate de que va a ser breve y vamos a atacarlo.

#TenerUnMomentoDoryOlvidarLoFabulosaQueEres

Que importante son en esos momentos las amigas, contra más lo pienso y más vueltas le doy, más claro lo tengo. Ahí están siempre a un WhatsApp de un bajonazo triple mortal.

Se puede vivir sin un buen tintorro. Se puede renunciar hasta a un taco de tortilla de patatas, pero nunca a esas amigas fabulosas y a una copa de vino con ellas.

Se tiende a tener una versión un poco ñoña de la amistad. Esa amiga que te quiere, te escucha, te acompaña de compras y te echa una mano cuando más la necesitas. Así todo en modo edulcorado, bonito, amoroso.

Pero para mí, mis AMIGUIS, así con mayúsculas, son las que son tan brutas y tan directas como yo. Sin pelos en la lengua. Sin azúcar extra. Las que van al lío.

Las que te dicen “Tía, llevas los dientes llenos de pintalabios”, “Se te ha quedado un pa’luego en un diente”, “Tu novio es gilipollas” o “Con lo que tú vales, ¿qué haces en esa relación tóxica?”.

#TíaHazAsíQueTienesUnPa’Luego

Esas amigas que se miden en poderío y empoderamiento contigo y con las que algunas veces acabas de morros porque el carácter se nos sale por todos los poros y porque a veces hay que decir las cosas claras-clarinete. Y luego un abrazo. Un “Tía, tía. Como molas y cuanto te quiero”, y aquí paz y después gloria.

Así que cuando te de el bajonazo, llama a una de tus ‘fabulosas’ y líate a croquetas, a vinos, a ostias o a llantos, ¡que todo vale!, porque al final siempre se acaba a risas. Porque las fabulosas nos reconocemos entre nosotras y sabemos lo que necesitamos en cada momento. Si vino, vino y si ostia, ostia.

#GraciasTíaQueTeQuieroMazo #GraciasPorLaOstiayPorLaEscucha

Yo tengo amigas a las que llamo “Antonias”, “Perracas” o  “FuckingSeals” y con las que siento que cuando se me desmonta ese puzzle que llamamos vida, porque no nos engañemos a todas se nos cae alguna pieza que después no sabemos cómo encajar, ahí están para echarme una mano.

Todo y así, aquí os dejo otras cosas que, a mí, antes tales momentos me funcionan:

Andar siempre con los morros rojos. Qué más da si para bajar la basura o para ir al Mercadona a comprar acelgas. El rojo mola. Alerta. Destaca. Potencia. Anuncia. Hola buenas, aquí llegan mis morracos y luego yo. Fabulosísima.

#BajoLaBasurayAprovechoParaTraermeUnosYoguresDelMercadona

Unos tacones. No coño. Unos taconazos. Que, si el momento es bajo, las miras sean altas. Porque puede ser que hoy te hayas caído pero tú sabes que al andamio de tu vida te subes de nuevo en cuanto se te pase el momento infeliz-tontorrón. Abran paso, que la reina solo ha tropezado no se ha caído. Gracias.

#LaReinaNoSeCae #SiAcasoUnTropiezo

Los baños calientes, no, ¡ardiendo!. De esos que piensas que se te va a caer la piel a tiras si eres capaz de aguantar el calor. Con su incienso. Con su Vogue. Con su puerta cerrada. Con su “dejadme en paz un poco”. Maravillosos.

#NoEstoyParaNadie #FabulosaARemojo

Baila, baila, baila. Como si no hubiera un mañana. Como si no tuvieras vecinos. Como si tuvieras de verdad arte. Dalo todo. Del pasillo al comedor, pasando por la cocina. Yo suelo ponerme “You can leave your hat on” y cual Kim Bassinger poseída sacudo mi cuerpo como si me estuviera electrocutando y mientras voy de estancia en estancia buscando a Mickey Rourke se me van pasando los males.

#BassingerUnaPrincipianteAMiLado

Una caja de donettes. A ver, debe engordar más o menos como un donut, pero tienes la sensación de que te dura más. Por lo menos salen seis. Puedes medir tu bajonazo en donettes. ¿solo tres? Ostras, pues igual tampoco era tan grave.

Y a seguir. Que las vidas perfectas no existen. Que de los bajonazos se sale. Y casi siempre mucho más fuerte.

FABULOSAS de mi vida ¡que tengáis una súper semana!

Y siempre arriba, arriba, arriba.

Y si alguna necesita unos tacones, una barra de labios, una copa de vino ¡que me llame! ¡Que para eso estamos!

Y se necesitáis unas ostias que espabilen ¡llamadme también!

#YoNoSoyGente #YVosotrasTampoco #DeLosBajonesSeSale #SomosFabulosas

 

INFELICITY

Dicen las malas lenguas que Instagram está edulcorado y adulterado. Que nada es lo que parece. Que ni somos tan guapas ni tan altas. Ni comemos tan bien ni viajamos tanto. Que es un burladero. Una mentira en continuo. Una vida rosa inexistente. Una fantasía.

No voy a decir ni que si ni que no. Pero esto lo resuelvo yo en un periquete.

INFELICITY.

La red en que solo se muestra la realidad. Venga ¡apuntaros! ¡Que la estreno hoy!

Ya puedes subir tus días de bata y pijama de ositos. Tus calcetines con bolitas. Mostrar al mundo como te aburres un domingo por la tarde. Tus resfriados de moco tipo bola. Tus bodegones de Ibuprofeno e infusión de jengibre.

#TanAGustitoEnMiSofa #MeVoyAHacerUnPoleoMenta
sundays

Tu despensa vacía. La comida guarrona que te acabas de hacer con los restos que has encontrado por la nevera porque este fin de semana no te dio la vida para ir al súper y mucho menos para comprar aguacates y pan de espelta para una foto súper molona.

Sube también una story de tus hijos diciendo “mamá, mamá” en bucle treinta y siete veces. O una de tu marido preguntando donde está su crema de afeitar por quinta vez, cuando tú sabes que está en el único cajón que tiene su único armario.

Y, sobre todo, no te olvides de subir un selfie con tus ojos churretosos de rímel después de una noche loca en la que por cierto los stilettos los enseñas en la mano porque no te has cortado los pies de dolor porque nadie sale de fiesta con una motosierra que sino…

#PuesPareceQueSeMehaCorridoUnPocoLaMáscaraDePestañas
gh.,wshb

Es muy importante documentar tus viajes a visitar a tu hermana al pueblo de al lado, que algún monumento tendrá ¡digo yo! ¡Alguna plaza! ¡El ayuntamiento! ¡No sé, busca! Y si no sube una foto del Mercadona que parece que está de tirón el tema de las fotos en el súper.

¡Claro que sí! Para eso tenemos INFELICITY. Para la vida pura y dura. Para mostrar nuestras miserias. Para subir esas fotos a traición cuando te haces un selfie y la cámara del móvil está al revés y no reconoces al ser que te mira desde la pantalla.

Hagámoslo todo real. Subámonos en la cocina, haciendo acelgas. Corriendo para coger el bus de los niños. Con cara de jodienda porque la canguro nos falló en el último momento. El desánimo de tu marido llegando a casa después de currar. Tus ojeras sin maquillar. Tus camisetas arrugadas… ¿Sigo?

#JoderCómoMeHaQuedadoElBocataDeChistorra
eating

Dicen las malas lenguas que Instagram está edulcorado y adulterado. ¡Pues claro que sí! ¿Y qué tiene de malo?

Acaso a alguien le interesa que cenicienta fue infeliz con el príncipe y que le molaba más ir en bambas.

O que la bella durmiente en realidad estaba echando una siesta larga porque estaba pluriempleada para ganar un sueldo decente.

Pues eso. Déjame que me quede con lo bonito. Con el cuento. Con el final feliz. Que nuestra dosis de realidad ya la tenemos todos los días.

#ValeNoSoyYo #PeroConUnPocoDePrácticaHastaLoConsigo
giphy2

INFELICITY ¿Sí o no?

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #RealidadLaJusta #SoñemosUnPoco

jones