12.03.21 CAMARÓN QUE SE DUERME…

Ayss queridas mías, nada digno de ser contado por aquí más allá de las obviedades del día a día. Pero hoy necesito escribir por aquí para desahogo del cerebelo y las neuronas. Que no se yo porque uso el plural si después de las semanas que llevo de estudio, debe quedar una o ninguna viva.

Decía Steve Jobs que “la vida se vive hacía adelante, pero se entiende hacía atrás, uniendo los puntos”. Pues ahí es donde ando justo yo: Punteando mi vida.

Haciendo esto, aquello y lo de más allá. Apostando al rojo, al negro y al verde botella si es necesario. Jugándome los cuartos y los quintos en cursos variopintos que arrojen luz a esta mi nueva faceta de Estudiante Madura. Intentando armar un puzle sin ver el dibujo de la tapa.

Tarea difícil, pero como decía mi abuela “Cuando estás en el barro, hay que barrear”. Y yo soy cómo una cochina, si es necesario, me meto en la charca y me pongo de fango hasta las cejas.

Yo, en mi día a día.

Y es que a mis 49,5 tengo claras dos cosas:

  • Que, para mantenerte joven físicamente a estas edades, te vas olvidando del coche y tiras con el de San Fernando.
  • Que, para mantenerte joven mentalmente, debes mantener un intelecto activo.

Y por eso estoy en 40 cursos, porque yo “de a uno” no se hacer nada en la vida, así que ando metiéndole caña a reinventarme porque ya se sabe Camarón que se duerme se lo lleva la corriente. Y no querría yo aparecer de pronto en un cocktail de gambas, perdida, desorientada y a punto de perder la cabeza.

Todo me da vueltas ¡hubiera preferido el coktail!

Así que con la satisfacción de haber llegado al finde con los deberes en positivo y las horas de sueño en negativo, creo merecerme un Martini XL y, si lio al Sargento, hasta un masajito en los pies. No, no os vengáis arriba que a cambio del masaje le extiendo un cheque en blanco. #AhíEsNá

Aysss! Que el primer trago me deja tó loca.

Por cierto, que la semana pasada grabe para la Tele. Sí, Sí. Para la Tele local, pero ¡la ilusión que me hizo no está pagá! Con una presentadora majísima y un cámara encantador.

A ver si tengo suerte y finalmente ¡me descubren! ¡Y me hago famous!.  Aunque esto de la suerte, ya lo decía también mi abuela, no es para todos: “La suerte es del nano que se la pisaba andando”.

¿Pero cómo dices eso abuela? ¿Qué dirá la gente? Le decía yo de joven. A lo que ella me contestaba “Si dicen que dizan, mientras que no hazan”. Y es que mi abuela, que era maña, no hablaba en castellano: hablaba en refranero.

Pues sí, yo quiero ser famous y si puede ser rich…¡pues también!

En fin queridas, que a ver si nos desconfinan pronto, que llevo el francés: chapeau!

Besicos de Jones, o lo que queda de ella. Pobre zagala.

Que tengáis un buenísimo fin de semana. 

05.03.21 Estoy que me bailo encima

Buenas noches, señoras, buenas noches, señoras…

Sí lo sé, estoy un poco Bertín Osborne. Y un poco Rosario Flores también porque… “Marcha…marcha…queremos marcha, marcha”. Que yo hoy quisiera ser gaviota, por aquello de “cien gaviotas donde irán” porqué al menos van a alguna parte. Aquí se viene otro finde más bien en plan Aitana “Me quedo. Yo, me quedo”.

Naaaah! Yo creo que hoy me voy a quedar en casa (¡también 😦 )

Y es que a mi los viernes me coge un no-se-qué que qué-se-yo que no sé ni que nombre ponerle. Esta que os escribe se ha puesto un Martini rosato, para recordar aquellas noches en Florencia, en las que me inflaba a pasta, y por cierto no engordaba, y caía una botellita de lambrusco.  Joder, lo que ha llovido desde entonces ¡ese viaje lo hice para celebrar mis 34! Y estoy a punto ya de pisar la planta de Samantha.

Sí, cari. Para cenar pasta también. Ahhh! ¡Y lambrusco!

Por favor, Que ganas de hacer cola en el lavabo de la disco, que el de la barra te guiñe un ojo, de agarrar a mano llena los cacahuetes de la cestilla, llevarte dos codazos en las costillas, tres pisotones, una uña del pie levantada y un olorcillo a gin-tonic porque alguien con demasiada prisa te lo derramo encima.  ¡Ays madre! Y a aquello le llamábamos drama.

Primer día de vuelta a las discos…

Estoy que me bailo encima. Que oigo música donde no suena y bailaría hasta las ofertas del Mercadona cantadas por el micro. Pero no pasa . Voy a ponerme a Madonna y a bailar por el pasillo de mi casa que, mira tú por donde, siempre había pensado que eran metros desaprovechados y en estos momentos me va de fábula.

Las ganas de celebration me salen hasta por los poros, pero si hay algo que no quiero celebrar es el 8 de marzo. Porque yo no quiero un Día Internacional de la Mujer. Yo lo que quiero es igualdad de la buena, así que, o me pones un Día Internacional del Hombre, o que lo celebre Rita la cantaora.

No necesitamos un día, necesitamos igualdad todos los días. 

Que hasta en francés me toco hablar de esto el otro día. Que si es difícil defender la igualdad en castellano ni te cuento hacerlo en francés. A gaznate rajao defendía yo desde los baños unisex a la jodida brecha salarial.

Que aprendí el idioma a marchas forzada y me inventé palabras acabadas en “e” para defender mi discurso. Mientras el único “homme” de la clase decía “es todo muy exagerado”.  En fin, que dura más la discusión y acabó quinto ese mismo día.

Vamos a dejarlo estar. Point à la ligne.

Yo, desgallitándome en francés.

Señoras, pasen un fin de semana estupendísimo. Hagan de su capa un sayo y de su comedor una pista de baile. Si hay algo que tengo clarísimo es que somos la leche, se nos reconozca o no. Quiero estar siempre rodeada de mujeres empoderadas y maravillosas.

Yo no necesito un 8 de marzo. ¡Yo necesito una fiesta con todas vosotras!

01.03.21 Una sardina, dos sardinas, tres sardinas y ¡un gato!

Vengo del gym. He ido a la hora de los jubilados o de los Esplais de niños, según se mire. A las cinco de la tarde, cómo las corridas de toros. Aunque servidora ha ido más bien a torearse una pelota de pilates. Por las agujetas que me he traído, ya os digo yo, que las orejas no me las hubieran dado. Del rabo, ni hablamos.

¡Tres veces me he caído de la pelota! Esto tiene un plus de peligrosidad…

El caso es que estaban los niños del casal/Esplai cantando a grito pelado una cancioncilla alegre y repetitiva que me ha venido cuál bala-dardo al corazón. Y me ha traído de vuelta esas épocas de autocar, de canturreo banal, de felicidad en ruedas.

¿Os acordáis de las excursiones en autocar?

Vamos que la vergüenza que me daba a mi cantar el “una sardina, dos sardinas, tres sardinas y uuuun gato” en el autocar no era ni medio normal. Pensaba yo, por aquel entonces, que se iba a dar cuenta todo el mundo de que mis cuerdas vocales eran más bien mediocres tirando a chungas.

Pero ¡que va! La gente no está por esos menesteres. La gente, todos, estamos mayoritariamente “solo por lo nuestro”.

Por eso cuando a veces mi amiga me dice “No me pongo falda que tengo las rodillas muy feas” siempre le digo “No te preocupes. A nadie le importan tus rodillas. Solo a tí. Así que ponte falda si te apetece”. A mi siempre me califican como amiga “maja pero sincera”. Ja. 

¡Bieeen! ¡Nos vamos de excursión!

Ir en autocar siempre tiene cierta magia. Es como un gran hermano, pero con ruedas

De pequeña, era una fiesta ir de excursión a cualquier granja o similar y sentarte con tu amiguita en el asiento.

Sacar la bolsa del almuerzo y comerte el sandwich esquivando la mirada de la profe. Eso si no se chivaba alguna compi: “Profe, profe, usted ha dicho que no se puede comer en el autocar y ellas están comiendo”.

Estas eran futuribles viejas del visillo.

Y era un subidón cuando tenía 14 años e íbamos de excursión a ver una central nuclear. Todo nos parecía interesante por aquel entonces. Siempre nos queríamos poner en los asientos de atrás. Los que estaban todos juntos: para ser más peña. Para armar jarana.

Como me gusta esa palabra.

JARANA mola. Es fiesta sin desmadre. Podría ser incluso sin alcohol. Es fiesta sana.

¡Va, tíos! ¡Todos al final! ¡Que hoy hay jarana!

Fue divertidísimo hacer la Ruta 66 en autocar. Cada parada. Cada gasolinera. Cada motel. Cada cerveza. Muerticos subíamos al autocar. Que a mi la voz del guía solo me servía como ruido de fondo para conciliar el sueño.

La de paisaje que me perdí… ¡seguro! Y la de cervezas que gane ¡segurísimo!

E incluso no hace tanto, quizás cinco años, una excursión a Chichen Itzá en México el día de Nochebuena. Fiesta. Rancheras. Y el tequila saltando de asiento en asiento. Y a ratos cantábamos “La marimorena” y a ratos el “No tengo trono ni reina, ni nadie que me comprenda, pero sigo siendo el rey…”. Wow. Lo pienso y me salta la lagrimita.

Cómo me recuerdo a mí misma en aquel autocar.

El coche no es lo mismo, porque solo van cuatro personas. Y en un tren este festival ni se presupone. El autocar… ¡es cómo una fiesta de amigos!.

Oye…¿y una despedida de soltera en un autocar dando vueltas? Lo veo. lo veo.

¡Dé otra vuelta, jefe! ¡Que aún queda champagne!

Cuando se pueda ¡me planto un viaje en autocar! Así sea a Cuenca. Y que se preparen los compañeros ¡que igual hasta me arranco a cantar!. Total, vergüenza ya no me queda.

Bueno, recojo la melancolía y voy al lío.

Que aún tengo que hacer hipopresivos on-line y ver la telenovela turca.

Así estamos (sniff, suspiro!)

26.02.21 Lentillas, altramuces y otras cotidianidades.

Compañeras, compañeras… ¡no os preocupéis por mí! No estaba muerta estaba estudiando…

Por eso esta semana, estaba Jones inusualmente callada. A ver, que tampoco os habéis perdido nada. Lo más emocionante que me ha pasado esta semana es que me he calzado dos lentillas en el mismo ojo.

Se puede ser pava y luego estoy yo que soy pava VIP y con carné.

El caso es que me he puesto las lentillas esta mañana y la izquierda me rascaba un poco. He pensado: quítate las dos, las enjuagas y te las pones otra vez.

Me he metido el dedo en el ojo derecho, he rascado un poco y me he hecho polvo la niña, la Pinta y la Santa maría ¡allí no había lentilla alguna! Y digo yo: ¿se me habrá caído? Pero no.

He metido el dedo en el ojo izquierdo y allí una encima de otra cual si estuvieran copulando estaban mis dos lentillas. De verdad, que estas cosas solo me pasan mí. Bueno y si le ha pasado a alguien más que lo diga por aquí, por favor, que la tontuna compartida, es menos tontuna.

Pero, ¿qué  hacéis las dos juntas?

También esta semana he hecho un revival y he vuelto a los altramuces. Que en mi época se llamaban “chochos”. Ala. Ya lo he dicho. Ayss, es que yo soy muy Mayra Gómez Kemp. Vamos, de decirlo todo por su nombre, si vaca, vaca y si apartamento en Torremolinos, pues eso, apartamento en Torremolinos.

El caso es que fui a casa de una amiga y me dijo: “¿te pongo algo de picar con el vermut?”

Y le dije: “Mira sí, para picar ponme un pico y te voy haciendo un agujero en tu jardín para los cerezos, que yo me engordo hasta con las olivas borrachas que trae el Martini”.

Me miró, suspiró y con cara de #tevoyasalvarlavida y #túaúnnolosabes me contestó: “Calla, calla. Altramuces. Que no engordan, entretienen y tienen fibra”. Ostras. Que descubrimiento.

Seis botes he comprado. En casa somos así, de intensidad alta y despensa llena. Con deciros que hace un par de semanas que meriendo espárragos y no me da la calculadora para contar los botes que me ha comprado el sargento. Yo no se porqué en cuestión de comida tenemos el modo #supervivencia activado cual si hubiéramos pasado una guerra.

Altramuces-chochos ¡Olé ese aperitivo sano y light!

Uysss, ¡perdonad! Que me dejaba de contaros lo más emocionante ¡que he perdido un kilo! ¡Ya! Que diréis vosotras ¡tanta emoción por un kilo! Ya bueno es que hasta la fecha todo lo que perdía era la moral que cada vez que me subía a la báscula aquello siempre sumaba.

De pronto ver ese amago que hacen los números electrónicos en plan 62.9 – 63 – 62.9 – 63 ¡casi lloro! Que acabé enero con 65. Me veía varada en la orilla este verano y expulsando agua por el lomo cual ballena, que ahora que lo pienso mal no me iría con la retención de líquidos que estoy haciendo.

¿Soy la única que según lo que peses subiendo un pie ya no pones el otro?

Si habéis llegado al final de este trepidante texto, ya veis que vivo #LaVidaAlLímite.

Os deseo buen fin de semana y me abandono en brazos de Netflix, aunque me parece a mi que Morfeo se me va a llevar antes.

Besazos y hasta el lunes.