VALORES

Tengo 4 años y estoy en pre-escolares sentada en una mesa hexagonal con sillas enanas, seguramente porque yo también soy enana por esas fechas y la ‘señorita’ (que era como llamábamos a la profe por aquel entonces) se dispone a repartir los juguetes de una saca grande y de lona marrón.

Nos da uno a cada niño y por tercera vez en la misma semana me toca una cacerolita azul. ¿Otra vez? ¿en serio?yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-cacerola-azul

Imagino que las casualidades no existen y será por alguna causalidad que se repite el maldito juguete.

Miro y remiro la cacerolita en cuestión, pero en realidad yo quiero la cuna con muñequito que ha tocado en mi misma mesa. Pero a mí no me toca nunca.

Da igual, sé que no me ha traumatizado. Aunque casualmente en la vida no he tenido hijos; claro que tampoco cocino.

Aprendizaje: En la vida hay que saber jugar con lo que te toca y ser feliz igualmente.


Tengo 6 años y ya juego en el patio de mayores. Me encanta el tobogán. Subo y bajo una y otra vez.

Me parece lo más y me divierto yo yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-columpios-2sola.

Hasta que viene Lidia y quiere acapararlo todo para ella. Decido no discutir y me voy a los columpios.

Allí está Lidia de nuevo. Quiere subirse justo en el columpio donde yo estoy. Le explico que hay más sitios en el patio para subirse, pero ella quiere el mío, así que lo zarandea hasta que me caigo.

El columpio viene de vuelta y me da en la cabeza, me pongo a llorar. Me levanto con rabia y le pego una patada en la espinilla y se pone a llorar. La señorita nos castiga a las dos.
yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-columpios88

Aprendizaje: La violencia no es la salida. Siempre hay alguien con una vida suficientemente aburrida para querer meterse en la de los demás.


Tengo 9 años y me gusta Víctor. Me gusta como es, quiero decir. Es un niño más que guapo, gracioso. Esa clase de niños que a pesar de su corta edad ya es el alma de la fiesta. Me gusta escucharlo y me río con sus ocurrencias.

yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-corazonMis compañeras se empeñan en que estoy enamorada de él. ¡Que no! – les digo yo. Que es muy simpático.

Pero no hay manera, todos los días a la hora del recreo lo mismo: ¡Venga burlas!

Aprendizaje: A veces no hay que empeñarse en demostrar la verdad, basta con que la sepas tú.


Tengo 11 años y me han cambiado de colegio. No me gusta hacer gimnasia. Bueno, lo que no me gusta es saltar al potro ni al plinto. Ni llevar chándal. Pero es obligatorio. Descubro que no me gusta que me obliguen a nada.

Aun así, es jueves y llevo chándal. Todos lo llevamos. Uno de esos feos y grises con puños en muñecas y tobillos y que te hacen parecer que vas en pijama.

yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-chandalVolvemos del gimnasio y subo las escaleras hasta clase hablando con Mercè, pero uno de los niños viene por detrás y le baja los pantalones hasta los tobillos.

Se queda en bragas – literalmente. Se pone a llorar de la vergüenza y yo la abrazo. Pienso que si me hubiera pasado a mí agradecería su abrazo.

Aprendizaje: Qué importante es la amistad. Cómo reconforta. No son las grandes cosas las que importan sino saber estar hasta en las más pequeñas.


Tengo 12 años y vendo botellas de vidrio, tapones de corcho y castañas en noviembre para pagarme el viaje de fin de curso. Los fines de semana quedamos los compañeros para recoger diarios viejos y venderlos a peso, para pensar nuevas ideas de ganar dinero y para dejarnos la vida vendiendo lotería asaltando transeúntes.

yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-vendiendo-castanas

Celebramos cada peseta que nos acerca más a nuestros sueños y saltamos de alegría pensando en que Mallorca nos espera.

Aprendizaje: Trabajar en equipo, suma. Los éxitos compartidos son más gratificantes.


yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-ensaimadas-de-mallorcaMe faltan dos meses para los 13.  A dos semanas del viaje de fin de curso. Y a días de que me venga la regla por primera vez.

Mis padres deciden que no voy a ir al viaje de fin de curso porque que soy demasiado joven, aunque sospecho que es porque últimamente vienen demasiadas niñas embarazadas de Mallorca. Aunque me enfada su falta de confianza en mi persona, lo acepto. En el fondo sé que ellos lo hacen ‘por mi bien’.

Y aunque no voy a Mallorca paso mi verano más fantástico en ruta por Levante y Andalucía.

Aprendizaje: La aceptación es una valiosa compañera de vida, porque lo que no podemos cambiar, hay que saber aceptarlo.


Tengo 17 años. Y estoy a dos meses de acabar mi último curso de Formación Profesional. A un mes de irme de ruta por Europa con mis mejores yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-valores-europaamigas. A quince días de mi primer novio.

Y a nada de descubrir la importancia de los valores y de ser fiel a ti misma en cada cosa que hagas en la vida.

Aprendizaje: La paciencia es buena consejera. Lo que es para ti, no te lo quita nadie.


Y así es cómo aprendimos valores la generación del 70. A golpes, a trompicones. Éramos autodidactas. Nos lo pasábamos teta con cualquier cosa y tirábamos de sentido común.

¿Quién de vosotr@s se siente identificad@?

¿Quién fue a Mallorca? ¿A cuántos os ha dado el columpio en la cabeza?

¿Quién tuvo una ‘seño’? ¡Contádmelo, por favor!

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #ValoresEnLos70 #LosColumpiosEranDeHierro #NuestraCabezaTambién

jones yonosoygente

 

 

 

 

Advertisements

5 thoughts on “VALORES

  1. tuve muchas seños, me dio el columpio aquel asesino en el que se montaban varios y era como un ariete, ainssss, no se como seguimos vivas, jeee. y no fui a Mallorca pero si a Torremolinos y de ahí vine con mi primer novio y una bronca monumental de mis padres poque me pillaron morreando en la habi del hotel las profes de turno, que tiempos….

    1. Jaaaa. Me encanta tu comentario. Acabo de tener un momento revival total. ¿Torremolinos? A nosotros nos hacía ilusión lo de Mallorca, porque a pesar de seguir siendo la Península, al coger el avión parecía que te ibas MÁS fuera…

      Lo del columpio un clásico, ¡somos una generación resistente! Y los morreítos furtivos…jajaja…¡pero si era todo muy inocente!.

      Un besazo!

  2. yo creo que el columpio ese que te digo ya ni existe, era tremendo aquel palo con anillas y los mayores subidos empujando desde atrás. Tremendo, la de bazos destrozados cuando se te clavaba aquella mole llena de gente porque el balizamiento tendría que haber sido de 10 metros a la redonda y eso no hay parque que lo aguante, jaaa. Qué tiempossss…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s