13.09.21 FELITRISTE

A ver. Que igual que hay “gente búho” que no ve la hora de retirarse por la noche y “gente alondra”, que es la que pone las calles y enciende los semáforos por las mañanas, pues hay también “gente invierno” y “gente verano”.

Y a esa “gente invierno”, de mantita en el sofá, café con leche en mano, libro, Netflix y pucherito rico; no la convences tú de ninguna manera de las bondades del calor, el piscineo y torrarte lo más grande en verano. Pues no. Porque lo llevan fatalísimo. Porque no les gusta sudar, porque les incomoda la arena, porque si en la piscina hay mucha gente y porque no hay abanico suficientemente grande que ventile la angustia que les da Don Lorenzo golpeándoles de lleno.

¡VAMOS PA’L SOFÁ! ¡LA, LA, LAAA!

Y luego estamos la “gente verano”, entre los que me encuentro. A los que nos gusta la chicharrera y viviríamos la vida en flip-flops. Para nosotros, el verano siempre, de verdad SIEMPRE, es demasiado corto. Así haya empezado a hacer calor en febrero y llegue hasta la castañada. Llamadnos raros o igual es que tenemos el sentido de la palabra CORTO tergiversado. En todo caso, mal. Llega septiembre y esto es de primero de depresión.

SUMMER FOREVER, THANKS!

Septiembre, aunque aún verano, trae ese tufillo a rutina que apesta a conformismo, a ‘que se le va a hacer’ y a ‘ya falta menos para el próximo’. Por cierto que ese ‘menos’ también daría para un estudio.

Septiembre es melancolía. Es un vaso de agua fría en la cara. Es caerte de la cama cuando estás teniendo un sueño súper feliz. Es perder el tren delante de tus morros. Es llegar segundo en una carrera. Es una bofetada no merecida. Es que se te caiga la mejor bola de helado. Es un chiringuito con la persiana medio bajada. Es un mojito aguado abandonado en la mesa. Es dejar el libro que leías a medias. Es intentar sin éxito entrar en tus tejanos. Es tristón.

¡DESPIERTA! ¡ES SEPTIEMBRE!

Y no existe aún humano que me convenza de lo contrario. Hordas de amistades diciéndome: ¡ya verás, septiembre también mola! Pues a mí me mola cero.

Me pone FELITRISTE. Feliz por el veranazo que te llevas en vena y triste porque, si echas un ojo al calendario, ahí tienes once hojas por pasar hasta el siguiente.

Felitriste es un estado apático total que arrastro hasta que aparece octubre con esa cara de “se acabó lo que se daba” y te pone en tu sitio en dos tormentas y unos cuantos grados menos. Ahí es cuando me reconcilio. Cuando ya está todo perdido. Cuando ya no hay lucha posible porque el Lorenzo ya dijo Ciao Ciao amigos. Y toca resignación.

¡ESTOY SÚPER FELITRISTE!

¿Me pregunto si a la “gente invierno” les pasara algo así en los albores de mayo-junio? Por favor, si hay alguien en la sala con respuesta a esta pregunta, que se pronuncie.

Me aligeraría saber que ellos también sufren cierta depresión de pensar que se les viene otro veranito encima. A mí es que me cuesta creerlo.

Pues ya está. Eah. Ya lo he dicho, como cada año. F*UCK Septiembre! Que ni Jones quería volver…

Dadme unos días. Estaré bien (o al menos intentaré aparentarlo con dignidad).

2 thoughts on “13.09.21 FELITRISTE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s