LA COCINA: ESA GRAN DESCONOCIDA

Me he cambiado siete veces de piso en mi vida. Ninguno de ellos de un tamaño descomunal dada mi economía. Todos tenían cocina. Ninguno vestidor.

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 7Y digo yo, ¿para qué  quiero una cocina? Mira a mí con que me dejaran una nevera de camping y un microondas me apaño. Lo encuentro una cantidad de espacio increíblemente desaprovechado para el uso que le doy, lástima que no se pueda cambiar desde origen.

A mí me sobra la cocina que utilizo nada poco. Y me falta el vestidor. Lo noto. Entro en la cocina y me posee una extraña mezcla de Sara Jesica Parker & Imelda Marcos y le veo al espacio unas posibilidades infinitas como vestidor con zapatero incluido.

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 18

Yo soy de las que cree que las cerezas crecen en las cajas de Mercadona, que las judías las ordena un señor en la rebotica del súper y que los árboles lo único que dan es sombra.
Incluso ir a comprar me es un suplicio. Llego al súper con mi lista mental de 4 cosas que ya he agotado existencias desafortunadamente y he de dar con ellas en aquella inmensidad de pasillos. Es una gincana, un juego de mal gusto.

Además porque siempre que vas a pagar hay cola. No importa la hora, siempre que te posicionas en una caja es detrás de alguien que acaba deLa cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 100 hacer la compra del mes y que no te deja pasar para pagar el pan y los quesitos, que es lo único que llevas. Saca 850932 cosas de su carro con una parsimonia increíble en lo que tú te arrancarías el pelo mientras esperas tu turno con la paciencia justa para echar el día.

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista00Y eso que tengo la gran suerte que mi marido es todo lo contrario a mí, es decir, el necesita ver la despensa llena… de cualquier producto. Cuando me dice “¿Falta algo?” “Se ha acabado la leche de soja”, contestó yo. Y me trae 15 tetrabriks y yo que tomo dos deditos cada día con el cortado de la mañana, tengo para los próximos 6 meses. Aunque peor es cuando faltan productos de más largo consumo tipo desodorante. Ha comprado 20 byly’s, por Dios, más vale que no sea alérgica porque si no los tengo que revender en el mercadillo del sábado.

Yo no cocino, no puedo, me supera. Solo de pensar en la inversión de tiempo en cortar y trocear patatas, zanahorias y judías, ponerlas a hervir para luego comérmelo en 0,02 segundos, me deprime. Prefiero comprar verdura hecha, 0,02 segundos abrir el tupper + 2 minutos de calentamiento en el micro + 2 minutos engullirla, menos de 5 minutos dedicados a este tema y muchos más para una siesta, por ejemplo.

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 3

A mi marido tampoco le gusta mucho cocinar, así que nos mantenemos con una “cocina de supervivencia” que consiste en ensaladas, pasta, tortillas y pechuga a la plancha. Bueno y el lomo rebozado a mí ya me parece lo más, nivel 3 como mínimo.

De hecho mi cocina me resulta tan desconocida que no sé ni encender el horno (por aquello de “pues hazte una pizza”).

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 181

Así que nos hemos vuelto comedores obsesivos. Es decir cuando descubrimos un producto precocinado que nos encanta, mi marido compra 30 unidades hasta que lo aborrecemos.

Han pasado por esta lista:

  • La tortilla de patatas del Mercadona (Uhmmm, que buena, pero sí parece natural) – 3 meses comiendo la susodicha tortilla hasta aborrecerla.
  • La pasta RANA (exquisita y cuantos sabores) meses y meses cenando pasta Rana todas las noches. Podía averiguar de qué sabor era hasta con los ojos cerrados.
  • … y así, unos cuántos más!

No puede ser, lo sé. Así que hemos decidido cenar más sano y ahora nos hacemos una parrillada de espárragos trigueros cada noche…desde Septiembre (lo veo venir, esto se va a la lista de #aborrecidosforever).

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 6Yo lo que necesitaría es que salieran unas píldoras como esas que llevan los astronautas y que de un tirón y ayudándote solo de un vaso de agua, te pudieras tomar una paella con camarones, ahí, toda envasadita en su recipiente o una macedonia de frutas, ala, toda para dentro… ¡menudo martirio pelar 15 piezas de fruta, cortarlas, trocearlas pequeñas! Creo que entraría en ansiedad.

Así que a mí la cocina me sobra, no sé ni que hace ahí, nos llevamos lo justo para el cortado de la mañana y el yogurt de la merienda, para todo lo demás Mastercard Mercadona, ejem.

Aprovecho para agradecer desde aquí los tuppers infinitos de mi madre y también de mi hermana (que le encanta cocinar, otra muestra más de que soy adoptada, leer AQUÍ).

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 5

Quiero pensar que esto no me pasa a mi sola. Que no estoy aquejada de un mal menor y solitario. Ciudadan@s del mundo que no conocéis vuestra cocina, venir a apoyarme.

#cambiococinaporvestidor  #Mercadonaforever #vidaentretuppers

La cocina esa gran desconocida, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista 15

Advertisements

8 thoughts on “LA COCINA: ESA GRAN DESCONOCIDA

  1. Te entiendo a la perfección. Yo creo que lo de la cocina venía con las maldiciones biblícas al ser expulsados del paraíso, aunque a alguien se le debió olvidar transcribirlo.

    1. Pues a mi con que me den a Adan y un kilo de manzanas, hago. Pasando de las maldiciones biblícas, incluida la cocina. Dios nos salve de las 7 plagas, capaz de llover camarones con tal de fastidiar y tener que hacer una paella…

  2. Identificación absoluta. El problema viene cuando tienes hijos…. te vuelves como loca y quieres que coman sano…. y un dia sin darte cuenta… has hecho unos macarrones, los miras como si tu no tuvieras nada que ver con eso… ahí… con su salsa de tomate casera y su carne picada, que has pedido que te la piquen al momento. Y en éste momento sabes que la has cagado… te has convertido en una maruja. Yo sólo espero que algún dia crezcan y pueda volver a soñar con guardar mis medias en el cajón de los cubiertos y los zapatos donde están las ollas…. para entonces ya no necesitaré comer mucho…

    1. ¿Unos macarrones? Pero, ¿te has vuelto loca? ¿que va a ser lo siguiente? ¿Una ternera estofada con bolets? Me consuela saber que tiene los niños ya tirando a crecidos y el armario muy lleno, así que no veo lejos el momento de zapatero-horno, despensa-porta-trajes. Aguanta, por Dios, aguanta y sobre todo no hagas una merluza a la vasca…dicen que después de eso ya no hay retorno.

      1. Bueno…. Yo tengo una amiga que una vez hizo fricandó y ahora compra la ropa en los chinos…. No te digo más.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s