#NOMEDALAVIDA

Ayss, nenis, nenis, ya lo sé que tengo gastá y regastá la expresión #nomedalavida, pero es que no me da. Ando de nuevo reajustándome a mi nuevo periplo laboral. Que como una es tan nómada, no me da tiempo a “hacerme cómoda” que diría la Morgan.

El caso es que después de un par de meses de lo que yo vengo a llamar la vida bohemia, pero que en realidad es la verdadera vida, estamos ya a full dándolo toda cual ciudadana de a pie levantando el país. Que esto hablando de verano y el agosto que se nos viene: son palabras mayores.

Lo dicho, que entre intentar currar lo más grande, ser buena hija, esposa, hermana, tía y amiga, así grosso modo, se me van los días.

#EstresadaYoNoQueVa #SiSiTiaLoLlevoBien

Súmale intentar mantener las lorzas en redil a base de deporte extremo (que con estas temperaturas dar dos pasos en la calle ya es X-trem totalis). Y remata con que una va de instagramer viejoven dándolo todo en los ratos libres. Y agítalo. A ver que te sale. Pues eso, una locura nivel Dios.

Uyss calla calla. Que me he dejado lo de mis clases de francés. Que si a ti se te da bien. Que tu ya no partes de cero. Que tienes facilidad para los idiomas. ¡Que sí! ¡Lo que queráis! Pero que me duele la lengua de pronunciar según que “r”. Tres veces me he tenido que disculpar ya con la profesora porque le he escupido. Paciencia de santa que tiene la tipa.

#NecesitoAEsteProfesorUrgentemente

Y haz todo esto intentando mantener un mínimo de glamour. Decoro. Saber estar. Ir con la indumentaria correcta a cada sitio. ¡Que hay días que me cambio cuatro veces! Que salgo de casa con tantas bolsas que parece que me estoy mudando. Que menos mal que mi coche tiene el maletero grande. Que llevo allí ropa y zapatos como para montar un Zara con sección complementos incluida en cualquier esquina que abriera el susodicho maletero.

Una ya está entrenada, pero, aun así, y hoy mismo sin ir más lejos…

Me visto de deporte, corro 5 kilómetros, agonizo y desayuno por este orden.

Me ducho, me visto de oficina, trabajo a full. Salgo, cojo el coche a 40 grados. En lo que el aire acondicionado empieza a aportar algo de fresquito ya he llegado a destino. Sudadita.

Me cambio los tacones por bambas y me pongo una camiseta y me voy a ejercer de tía en cualquier parque.

Me despido de mi sobri. Besitos. Me cambio nuevamente de blusa, zapatos y añado un kimono. Me voy a una fiesta. Socializo como si se fuera a extinguir la población y mañana no pudiera hablar con nadie.

#DameUnMomentoQueMePongoElLookTresyEstoyLista

Llega a casa mi persona. Ella. Porque yo ya no soy yo. Sino mis restos. Me como un guisante y me voy a la cama.

Me encuentro que el Sargento ya está allí y me alarga el brazo, como para “recogerme”. Ayss, madre ¡lo que me entiende este hombre! Sabe que necesito carretera tanto como un buen lugar al que volver. ¡Hacemos la cucharita y…hasta mañana a las 6 am!

Sarna con gusto no pica. Es cierto.

Pero la vida bohemia mola más. También es cierto.

#YEncimaMeHanTiradoElCocktailEnLaFiesta

Yo nací bohemia. Con mentalidad de ricachona. Gustos caros. Yo me visualizo a mi misma en una mansión. Desayunando tarde. El masaje de las 11h., las comidas con las amigas, las tardes de compras, las cenas, los viajes. Y la cabra pues tira al monte…

Así que aquí ando. Auto-metiéndome en vereda. Poniéndome firme. Llamándome al orden. Jolín, Jones ¡pues no tienes faena ni nada!

Una bohemia encerrada en un cuerpo de currante ¡eso es lo que soy!.

¡Venga! ¡Que las holidays están a la vuelta de la esquina! Consuelo a granel para todxs.

Besazos de Super Jones.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #NoMeDaLaVida

Advertisements

25.02.18 MALAMENTE. TRA. TRA.

Estoy jodida. Sí. Sí. Y no es que me pase nada en especial, más allá de tener 47 años. Que así y de buenas a primeras tampoco parece una enfermedad contagiosa, ni un virus letal y, en todo caso, aunque es muy probable que ya haya vivido más de la mitad de mi vida, tampoco eso garantiza que vaya a palmarla mañana. Vamos, ¡qué no se le va a pegar a nadie por el aliento!

#NoTeAcerquesAmí #Tengo47PuedoContagiarte
47

Y, sin embargo, voy de curro en curro como si fuera la abuela cebolleta porque claro, al mercado le gustan jovencitas, tiernas, sumisas y con poca voz. Y a estas edades una ya es una gritona con personalidad marcada y con espalda de descarga muelles. Y no molas tía, no molas.

Me rio yo de lo de la jubilación a los 67.  Está claro que a alguien se le fue la olla a Camboya. Pero, ¿cómo vamos a trabajar hasta tal edad si, sin haber llegado a la quinta planta, la entrevistadora ya me mira como si en mi infancia hubiera jugado con la abuela de Barbie?

#What? #JubilaciónAlos67 #SeNosVaLaOllaACamboya
a los 67

Así que, sin despeinarme, ni rascarme el bolsillo, ni pasar por clínica alguna me acabo de rejuvenecer cinco años. ¿Qué pasa? Si el mercado pone sus cepos, yo también tengo mis trampas. Una visita al currículum, un dedo que se equivoca, un “grabar ahora”, un “aceptar cambios” y listo.

Cinco años del tirón. Esto es un lifting y lo demás tonterías. Le das al botón de aceptar y te caen unos hilos tensores, un levantamiento de párpados y, si no es mucho pedir, para mí hasta unas pestañas nuevas. Graaacias.

#AlaPuesYaLoHeHecho
vmlñabvñla

Es más, no sabéis el subidón de autoestima que te da cuando el entrevistador mirándote a la cara a poca distancia, y haciéndote un scanner de los que no entran en la seguridad social, se cree a pies juntillas que tienes cuarenta y dos.

Obvio, que los peelings y las cremas que me llevan quemando monedero desde los treinta, han hecho su función. Gracias. Thanks. Merci.

Pero como una gana en las distancias cortas, y además es simpática de pro, pues empatiza con los entrevistadores y para cuando descubren el pastel, ya nos hemos hecho amigos y estamos a punto de retarnos al primer partido de paddle. Yo simulo una equivocación, nos reímos los dos. Y ja-ja-ja. Aquí paz y después gloria. Eso sí, tienes que creértelo tu antes que si no el pastel no se aguanta.

#SíSí #Efectivamente #UnErrorAlTeclear
42

Que te tienes que montar unas películas de Oscar a la mejor actriz para quedar finalista en las entrevistas. Ríete tú de Spielberg. Puto principiante.

Pensar en los 67, hace que me de la risa tonta. Yo me jubilaría a la voz de ya y me dedicaría a mis quehaceres. Iría de clase de canto a clase de francés, pasando por las de escritura y por el camino carajillo al canto en la terraza de moda, por lo de la vitamina D que a estas edades se agradece mucho.  Bueno y porque seguramente un chorrito de Bayleys tampoco mató nunca a nadie.

Pero de momento, esta película que muero por grabar: “La jubilada”, anda sin presupuesto, así que… MALAMENTE. TRA. TRA.

#Adiós #GoodBye #NoOsPreocupeisPorMi #SabréCómoLlenarElTiempo
nb5bnr5n

Y cada vez que pienso en el temita cantaría aquello que dicen los cubanos de “se me pone la cabessssa mala”, porque bien dicen y yo así lo creo, lo de que la edad es sólo un número, pero, jolín, lo que pueden llegar a pesar dos cifras.

¿Acaso los entrevistadores no envejecen? ¿Acaso no lo vamos a hacer todos? ¿Acaso pasados los cuarenta y cinco se te vacía la cabeza de todo lo aprendido? Me no entender. Poca empatía corre por el mundo Facundo.

#TachánTachán #LosEntrevistadoresNoEnvejecemos #SomosMágicos
b sdñb

Menos mal que a pesar de este atropello, una hace por mantener la autoestima intacta, aunque no sé yo cuánto me va a durar. Compañeras cuarentañeras ¡Resistid! Que no podemos creernos que en la vida somos solo lo que un trabajo define de nosotras. ¡Somos mucho más!

De todas maneras, ¿habrá pastillas de “autoestima en vena” con lo que ha mejorado la medicina?

Me voy a la farmacia de guardia a ver si me asesoran y os lo cuento todo, todito.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #MalamenteTraTra #MúMalMúMal

jones

 

21.01.19 LA VIDA TE ATROPELLA

Querido Diario Virtual,

La vida te atropella. Te pasa por encima. La vida te pone y te quita cosas a su antojo. Y esta reflexión tan profunda ha venido de la mano de algo tan tonto cómo el #10yearchallenge.

Un reto del Sr. Instagram que consiste en comparar una foto tuya actual con una tuya de hace 10 años. Desde luego hay que reconocer que el Dpto. de Marketing de Instagram lo borda. En una red dónde el ego va a granel, nada mejor que inventarse modos de mostrarle al mundo que, como como la madrastra de Cenicienta, la más bella sigues siendo tú. Instagram como espejito mágico. Me cuadra, me cuadra.

Me consuela ver que Jennifer Anniston también está envejeciendo regular.Así que busco una foto del 2009 en la que salgo mínimamente mona y la pego junto con una actual y le doy a “publicar”. Hecho. Ego en vena. Ideal para un jueves mediocre.

Como lo hago a las 6 de la mañana le doy al tema la importancia justa. Publico. Café. Tostadas. Y a volar para el curro que eso si que es realidad 1.0 y sin opción a filtro. Tus compañeros son los que son y no las cuentas que decides seguir. ¡Vamos! Lo que vendría siendo la vida normal una vez cierras la pantalla mágica del móvil.

#OtraVezHeVueltoASalirTardeDeCasa #HoyNoLlegoAfichar

Y solo más tarde, vuelvo a echar un ojo a la foto del día.

Oye ¡pues ni tan mal! Aún puedo ponerme esa misma falda de hace 10 años, lo cual significa que, deporte a muerte mediante, he conseguido pulsar el botón de “control” de mi metabolismo premenopáusico. Las piernas sin demasiados pellejos, los brazos eso sí con flacidez galopante en modo murciélago. Unas patitas de gallo aquí, otras allá. La verruga de la nariz ha crecido un poco. Vaya ¡lo que viene siendo habitual!

Como diría mi madre “¿Qué te pensabas hija que la vejez se iba a olvidar de ti? No, dear, estamos todos en su lista”. Cualquier día mi madre me mata de sinceridad. Yo quiero una de esas madres que mienten como bellacas y te ven maravillosa así se te haya puesto cara de la novia de Chucky. Pero no, oiga. Me ha tocado la madre-polígrafo de la verdad. Mejor no preguntar demasiado.

#Madre¿TúMeVesMayor? #EsperaQueMePintoLosLabios

Y de pronto te das cuenta que la vida te ha quitado inocencia, espontaneidad, frescura y un punto de dulzura (aunque no nos engañemos yo soy y he sido siempre más bien como la tónica, un poquito amarga).

La buena noticia es que te ha dado sabiduría, actitud, seguridad, fuerza y una irreverencia que hace que la vida te la diseñes tú y que la gente, sean solo esas personas que se toman el café contigo en el bar por la mañana y que sus opiniones tienen cero impacto en ti.

Remiro la foto y me doy cuenta de que aunque se me han caído un poco los mofletes y empiezo a parecer un San Bernardo lo que de verdad me importa es que ayer mi mamografía salió bien. Esto es así. Chim-pun.

Entonces te das cuenta que el chasis se va estropeando y que lo que de verdad tienes que mantener en forma es tu mente. ¡Gimnasio, sí! ¡Gimnasia mental, también!

Hay que ser feliz. Sí o sí. Es una orden. Una obligación. Hay que hacer cosas que te hagan feliz. Comer croquetas aceitosas. Ver series con tu madre. Disfrazarte con tu sobrina. Ir a zumba. Zumbar. Salir zumbando. Cantar en el coche. Bailar el “Hot Stuff” de Dona Summer por el comedor de tu casa, ir a cafeterías bonitas, pegarte siestas de dos horas, comer churros con chocolate, hacer natación, respirar, vivir. ¡Tengas el chasis que tengas!

#PeroHappyHappyAloSalvaje

Ostia. Pues para ser un reto inofensivo todo lo que me ha dado por pensar. Mira casi prefiero el reto de tirarte un cubo de agua fría por encima, que estoy segura que me dejaría las neuronas tiesas y pensaría la mitad o un cuarto.

Y es que los retos, cual escopeta, los carga el diablo. Ponedle solo perdigones.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesEnModoReflexión

 

 

 

14.01.19 ¿LEOPARDA o LIARLA PARDA?

Querido Diario Virtual,

Desde que he vuelto a escribir tengo mucho cuidado con los giros del lenguaje. Con esas palabras que las carga el diablo y te complican la vida. Y te confunden. Y te hacen liarla parda. O coger una indeseada turca. O encontrarte a Falete en tu sofá. Danger. Peligro. Ojo. Atenta.

giphyY es que no es lo mismo ser una leoparda, dícese de esa mujer que tiene toda la fauna posible de animal print en su guardarropa, que liarla parda, que ya sabemos todos lo que eso significa. Sí, sí, incluso los que estáis poniendo ahora mismo cara de yo-no-he-roto-un-plato in my life. Sí, sí, no fastidies, tú también.

Recuerda aquella vez que estando en casa de tu suegra le dijiste a tu marido que tu cuñao se estaba poniendo como un tocino. ¡Joder, que estaba detrás! Liarla, la lía cualquiera. Así que ya que la voy a liarla parda opto por ser también una leoparda, que yo en moda no soy nada minimal.

#CuñaoSiEstabasAquí #EsTodoBroma #YaLaHeLiadoParda
giphy (1)

Cómo no es lo mismo tener/conocer/salir con un “tipo falete”, ese personajillo al que la vida/el karma/el creador le ha dotado de un falo pequeño (don´t worry dear, tu tira de aquello de ‘el tamaño no importa’) que tener a Falete. El tipo ese con pinta de ser un cansino ibérico (véase los muslámenes ídem que gasta) en toda regla.

Déjate. Si puedes escoger, cógete un tipo falete, que puede ser que no tenga entre las piernas una viga para aguantar el Golden Gate, pero igual sabe que hacer con ella. Falete es demasiado ambiguo para todo en general y además ni siquiera hace pinta de ser divertido.

#DaUnPocoDeGrimillaLaVerdad
falete71

¿Turca? ¿La pasión? ¿O la borrachera? Elegir está complicado. Lo primero te va a dar unas agujetas en las ingles como si fueras jinete primerizo en tu primera competición.

Lo segundo, te va a traer un migrañón de los que, al día siguiente, pedirás de rodillas que te decapiten mientras miras al verdugo con lágrimas de súplica. Aquí, si es posible, póngame un poco de cada. Gracias.

Ni beberte cinco copas, ni morir de revolcón. Que momentazo tan bueno para implementar la moderación.

#YLuegoEstamosLasIndecisas #QueQueremosTodo
giphy (2)

Como no es lo mismo ir de rebajas que rebajarte.

Lo primero te va dar un montón de gangas/chollos para tu armario. Eso sí, previo codazo con la abuela de turno que siempre llega antes que tú a la prenda objeto de deseo. Y la ves que saca el Ventolín porque se ahoga, pero la tipa ha llegado a los probadores cual atleta keniana, pero a golpe de alpargata. ¡Cómo engaña la susodicha!

Lo segundo, mejor no lo hagas. No te rebajes. No rebajes tu vida, tus sueños, tus expectativas. Rebajar-nos es una expresión que nos hace perder-nos. Ser la mitad de lo que podríamos ser. Nos puede convertir en saldos. En gangas de poco valor. No te quites precio porque tú vales mucho. Palabrita de Jones.

You are gold, baby. Pure Gold.

vdhqj38z577a47ee330e4666430049

Feliz semana, babes. Y ¡ojito con las palabras que utilizáis!

Ahh! Falete os envía muchos besos #siyotambienlacagoaveces

#YoNoSoyGente #YvosotrosTampoco #SoyUnaLioparda

jones