07.05.18 EL CHIP EQUIVOCADO

Querido Diario Virtual,

El otro día mientras me daba un largo baño con agua ardiendo, copa de vino en mano y Vogue en la otra, me sobrevino la verdad. La neurona (Sí, singular. Siempre fui un poco hombre) se aceleró y de pronto vi la luz.

Y me di cuenta de porque mi mediocridad me pasa factura a cada rato y mis expectativas en todas las áreas de mi vida siempre son superiores a las de cualquier hijo de vecino.

El día que Dios me hizo tenía mal día. Yo que sé, pues igual habría dormido mal o habría estado hasta muy tarde de cháchara con los ángeles y tendría sueño o tuvo reunión con San Pedro y acabo tarde. El caso es que la pifio.

#ValeLoSé #DiosAVecesEstáMuyOcupado

A ver, que no debe ser fácil hacernos a todos diferentes. Imagino que el tema requiere de una concentración máxima. Yo me imagino la creación como una cadena de montaje con sus cajas etiquetadas.

“Cerebros hombre” “Cerebros mujer” “Chip belleza” “Chip inteligencia” “neuronas a peso” “Chip #NacidaParaTriunfar” “Chip #NacidaParaTrabajar”. “Chip eres un borde y lo sabes” “Chip Vas-para-jefazo”. Y ahí, justo ahí está el lio.

Yo estoy fabricada cómo mujer de barrio obrero con cerebro standard, chip inteligencia (sacrificando el de belleza claro) y trayendo el resto de materiales habituales de serie. Vamos lo básico. Un utilitario ¡vaya!  Pero en un descuido me colocaron el chip de “Nacida para Triunfar”.

#EsCiertoTantaCajaPuedeLlamarALaConfusión

Cada mañana cuando me levanto el chip se pone en marcha e intenta instalarse en mi cerebro. Y cada mañana cuando cojo el coche a las 7 de la mañana para ir a currar es lo mismo:

Paso 1) “¿Detener instalación chip triunfadora?”. “Detener”

Paso 2) Intento de desinstalación del susodicho. Mensaje aviso: “Warning no es posible. ¿Desea posponer”? Ok, pospongo.

Paso 3) Instalar chip currante. Aviso: “¿Esta segura que desea instalar el chip currante?”  Y aquí es donde dudo cada mañana antes de darle al “Continuar”.

#CualQuierDíaInstaloElChipYaVerQuéPasa

Y con esta bipolaridad me tiro cada día a la calle a dignificarme trabajando mínimo ocho horas.

Lo malo es que a cada rato me salta una ventanita pop–up: “El chip triunfadora no ha sido instalado correctamente. ¿Quiere instalar ahora?” No. No. No.

Ir por la vida con el chip equivocado es una tortura. Un camelo. Una faena extra. Un resbalar de tus propias expectativas. Un rollo-pollo.

Porqué si yo llevará el chip de “currante” pues cada día se haría una instalación automática con sus actualizaciones propias y sería feliz con mi vida de trabajadora.

No como ahora que parezco todo el día una ingrata insatisfecha porque por lo visto estoy programada para triunfar en algo y no consigo saber en qué.

¿Alguien sabe el teléfono del departamento de “Quejas Divinas”? Por favor, si alguien dispone de esta información que me la facilite que me es muy necesaria. Bueno, y de paso también se la pasaré a mi compañera de trabajo. Ella cree que es Jennifer López. A saber en que estaría pensando Dios ese día y ¡que chip le puso!.

#YoNoSoyGente #PeroLlevoElChipEquivocado

 

Advertisements

05.03.18 ¿JUNIOR YO?

Querido Diario virtual,

Estoy de training. Sí, sí. De training de entrevistas. Que dicen los entendidos (véase mi marido y dos amigos más) que estoy desentrenada y que tengo que hacer bastantes para coger rodaje.

Así que ahí voy. Haciendo hasta las que no me interesan. Por puro entreno. Desde que las hago con tanto relax porque sé que son solo de ‘formación’ ya me han cogido en tres curros. Alucina. Si es que no hay como ser natural.

El otro día me llamaron para una oferta cuyo título rezaba así “JUNIOR CON 5 AÑOS DE EXPERIENCIA”. Lo primero que te viene a la cabeza leyendo semejante frase es que alguien le ha dado mal al teclado. Eso o que la bipolaridad está más extendida de lo que pensamos. ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Limpiadora – Directora de Business Unit? Pues igual, vaya usted a saber.

#LasEmpresasPidenImposiblesentrevista de trabajo, junior yo, yonosoygente

Al tema, que supongo que me llamaron por los cinco años de experiencia porque por lo de Junior…con las patas de gallo que ya calzo y los espolones a mi espalda, digo yo que no cuela.

Menos mal que fui sin interés. El entrevistador podría haber sido mi hijo. Tan tierno que decidí tratarlo con cariño. A ver alma de cántaro ¿un junior con 5 años de experiencia? ¿Empezó a trabajar a los 15? Bueno, que esto ahora suena muy descabellado, pero servidora empezó a los 17. Lo típico que ya se veía venir, lo único que tenía la oferta de junior era el sueldo, por lo demás casi querían al Director del negocio.

Luego están las entrevistas en que, como es una pyme, te entrevista la propia Directora, pero en realidad no sabe ni lo que quiere. Ochenta preguntas tuve que hacerle a la última para ver si podía hacerme una idea de cuál era el trabajo. ¡Ostia! Que parecía un interrogatorio de tercer grado del caso Gurtel.  Para acabar dándome esa mano escurridiza tipo besugo y sonreír tipo, pues ya si eso cuando me aclare lo vemos. Virgencita.

#ParaDesesperarseAlgunasEntrevistas #AclárateTuPrimeroYaSiEsoentrevista de trabajo, junior yo, yonosoygente2

También tenemos a los machistas que no quieren a nadie entre la franja de 30 a 45 porque “nos quedamos embarazadas”. A estos me dan ganas de levantarme y darles con la mano vuelta, pero me limito a echarles mal de ojo y a desearles una indigestión leve (porque en el fondo soy buena gente). Menos mal que las pre-menopáusicas aún cotizamos al alza, por lo de las ayudas y tal, porque si no lo llevaba claro.

Con el tiempo una empieza a distinguir y a desconfiar de esas ofertas en las que el enunciado debajo de “Funciones” podría ser una quinta parte del Quijote. Hay veces que me aburo a mitad de texto y soy incapaz de leerlo entero y otras, cuando lo consigo, me da por pensar: ¿no trabaja nadie más en esta empresa? ¿lo voy a hacer todo yo? ¡Que se están pidiendo cosas muy raras!

#YoCreoQuemeHeAdaptadoMuyBienALasnuevasTecnologías

Y luego están las multinacionales y la típica pregunta: “¿Por qué te tengo que coger ti?”. A ver… ¿qué clase de respuesta tiene que dar una a eso? “Porqué soy una crack” “Porque soy Wonderwoman, aunque hoy haya venido sin el traje” “Porque tengo cuatro bocas que alimentar”. WTF!

A la última que me pregunto, le dije: “Es que no me tiene que coger a mí. Que la persona que tiene la última palabra escoja a la que más le guste. Faltaría”. Y me han cogido a mí.

Lo que yo os diga. No hay como hacer las entrevistas sin pretender el curro, éxito asegurado. Aysss, ¡qué rara es la vida! Y la gente ya ni os cuento.

Menos mal que yo no soy gente. ¡Deseadme suerte!

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #ElMercadoLaboralesMuySurrealista

jones

 

 

 

 

02.01.18 Maldito Bingo

Hola queridas y queridos todos.

Gracias a Dios que estamos en un parón de las comilonas festivas. Pensaba que reventaba. Me supura bechamel por los ojos y pavo con ciruelas corre por mis venas. He ganado ya dos kilos. ¡al tema! Seis meses para perderlos, dos semanas para ganarlos. No hay que ser un entendido en mates para darse cuenta que algo falla.

Y es que las navidades pueden ser muy peligrosas. El otro día le regalamos a mi sobrina de siete años un bingo. Y la convencí para que primero comprobáramos que estaban todas las bolas y así mientras yo cantaba cual loro y ella colocaba, me plante entre pecho y espalda una bolsa de conguitos.

El tema es que se acabaron los conguitos y me metí la bola del “21” a la boca y apuntito de tráquea la recuperé. ¡jolín que susto! ¿Y si me la trago? Vamos que ya sabéis que el veintiuno es un número muy especial para mí, por lo del Reto 21, pero llevar el tema tan lejos…

A ver qué igual simplemente me hubiera limpiado la traquea y un día u otro hubiera hecho su aparición por, digamos, el final del intestino. Pero también existe la posibilidad de que me hubiera atragantado con la susodicha y hubiera expirado ahí mismo. Muerte más tonta en la vida. Yo que pensaba que podía hacer dos cosas a la vez…está claro que no.

Bueno, aquí lo dejo escrito claro y castellano: paso de propósitos del todo, todito. No van a ninguna parte. Es una losa que te pones gratuitamente. Lo que buenamente quieras cumplir: estupendo. Lo que no: a otra cosa, butterfly. Que ya he empezado a leer los manidos: ir al gimnasio, dejar de fumar, etc. etc. por todas las redes, que todos sabemos cuándo empiezas, pero nadie confiesa cuando los termina (¡claro! Porque a lo sumo duran una semana).

Navidad nunca fue mi momento. Tengo ganas de que pase y rapidito a ser posible. Y que pase también enero que me pillan las rebajas con la VISA reventada por las fiestas y me da mucha rabia ver y no poder gastar. Y que pase febrero, que es el mes más frio del año y me deprime. Y que pase marzo que es un mes que ni chicha ni limoná y que pase abril que aguas mil y chuzos de punta innecesarios.

Y que nos plantemos en mayo. Que servidora es como una flor ¡revive con la primavera! ¡Joder! Venga… que no se diga ¡Feliz Año Nuevo!

P.D. Le he pedido a los Reyes Magos que adelanten el verano. No sé si me van a hacer mucho caso. Yo lo digo por si veis que de pronto aprieta la temperatura y eso…

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #CuidadoConLaBola21

 

jones

27.12.17 BACK FOR GOOD

Queridos todos,

¡Que sí! ¡Qué lo sé! Que os he vuelto a dejar abandonados otra vez.

Pero es que me he ido de viaje a hacer ‘los Londres’. En ocasiones me vengo arriba, me posee Stella McCartney, me creo diseñadora y me voy a la Central Saint Martins a hacer un curso de moda.

Que ha molado y mucho, pero lo mejor ha sido vivir como ciudadana de allí  (a lo London style) durante días. Con su frío extremo, su buena nevada, los pies congelados, las manos que me las podían cortar de cuajo porque se me caían así las sacara del bolsillo, vamos, lo que viene siendo Londres en diciembre.

Eso sí, ser estudiante a los cuarentaytantos mola mogollón. Me ha faltado llevarme la carpeta forrada con Benicio del Toro y Javier Bardem (que me da a mí que esto igual delataría mi edad) pero por lo demás lo he hecho todo todito.

Y eso que el inicio fue bastante chungo. En la primera visita al lavabo se me cayó el móvil al wáter. ¡Cómo os lo cuento!

No creo que ni el Inspector gadget y su gadgetobrazo fueran más rápidos que yo sacando el aparatejo de la agüita amarilla. Mira tú por dónde, Toreros muertos. Lo envolví con papel higiénico y lo acuné como si fuera un bebé, mientras repetía el mantra “No te mueras, no te mueras”. A punto estaba de caer la primera lagrimita de rabia, cuando la criatura revivió y me miró con su pantalla vivaracha y yo respiré aliviada como si me hubieran quitado de encima la hipoteca.

#CaraDeHistéricaEsPoco #SudoreMásQueCuandoCorroSieteKilómetros

Eso sí, tardó lo suyo en volver a cargarse. “No se puede cargar el dispositivo, en el puerto USB se detecta humedad”, y así toda la tarde, mensaje tras mensaje. Madre mía, la de conversación que puede darte un Smartphone. ¿Habrá alguien ahí dentro?

Una vez superado el trauma de casi quedarme huérfana de móvil, me dediqué a bajar a la cantina con mis compis veinteañeros a tomar cafés calcetín, de esos que parecen una Coca-Cola aguada, a comer supuesto pescado rebozado, que no sabía a nada nadita, y a guarrear cookies como si no hubiera un mañana.

Menos mal que luego caminábamos diez kilómetros por la City y quemábamos todo ese exceso calórico porque a mi edad está ya el sistema metabólico para pocas tontadas.

Ha sido grande y me lo he pasado en grande. He cogido todas las líneas de metro, de todos los colorinchis, en todas direcciones. Aquí y allá. He comprobado lo pobre que soy en Harrods y lo rápida que soy desenfundando la VISA en Oxford Street.

He visitado mercadillos como si mañana  fueran a extinguirse de la faz de la tierra y he visitado tiendas vintage como si buscara a los mismísimos Bee Gees escondidos en algún probador.

#NoLosEncontré #CasíQueMejor #MenudoSustoConEsasPintas

¡Cuidado! Que en una de las tiendas un señor que era más vintage que la ídem, me confesó que veraneaba en Carboneras ¡como yo! Tuvo tal nivel de subidón que me regaló una boina. Y yo tan contenta.

Y ya cuando descubrí un supermercado en una calle recóndita de mi barrio en el que podía comprar sándwiches de esos de plástico después de las 22h., cuando ya nadie te sirve nada ¡miel sobre hojuelas! Acabó siendo mi plan de salvación en las noches en que regresaba tarde del centro.

Ha molado mil. Ha pasado rápido. Y va a ser un buen recuerdo forever and ever.

Estoy de vuelta. Son Navidades. Se acaba el año. Habrá que hacer recuento. Y borrón y cuenta nueva. O no. O sí. Bueno, que empiece el 2018 y ya lo vamos viendo.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesViveLaExperienciaLondon