ESPARTANAS URBANAS

De regreso después de vacaciones. Irremediablemente. Vuelvo al gimnasio después de casi 3 semanas sin levantar ni una pesa y me reencuentro con Carol mi compañera en boxeo.

– Oye hay una carrera que se llama Spartan Race que está genial, puedes hacer 5, 13 ó 20 kilómetros. Tenemos que ir.

– Ya Carol. Bueno. Pero es que nosotras no corremos, bueno no hacemos ni cinta de correr en el gym…

– Ya, pues nos entrenamos.

– Pues vale.

Cosas que pasan cuando dos espartanas urbanas con poco juicio se juntan. Así que ese mismo lunes – primer día después de vacaciones – decidimos que a partir del día siguiente comienza nuestro entrenamiento al grito de “Espartanaaaaaaaaas”

Yonosoygente, Espartanas, Urbanas, Historias reales, mundo surrealista-1

 

MARTES

Hacemos una clase de Crossfit y nos preparamos para nuestra primera salida. Lo más importante es la actitud, así que obviando el ascensor bajamos los tres pisos del gym cómo si hubiera fuego en los vestuarios. Pasamos por recepción y pedimos que nos abran la puerta con cara de “Voy a hacer 20 Km, ahora vuelvo” y salimos a la calle.

Corremos hasta la primera esquina, mientras charlamos animadamente. Nos ahogamos, pero seguimos. Unos metros más allá a Carol le empieza a dar un dolor de barriga y hemos de parar. No sabemos que es pero casi se desmaya, así que nos sentamos en un banco a esperar que se le pase. Hacemos respiraciones mientras me pican cinco mosquitos en la misma pierna y rabio.

Mejor regresar no sea que le de un “chungo” y no llevo móvil para avisar a nadie. Caminamos recuperándonos (de los 500 m. que hemos hecho) y antes de llegar al gym esprintamos y entramos con cara de “Bufff, que subidón. Somos espartanas. ¿Nos abres, por favor?” y corremos hasta las escaleras para morir en el primer rellano.

MIÉRCOLES

Lejos de desanimarnos, ahí estamos de nuevo. Esta vez a las 16.30 de la tarde, después de una clase de TBC. El calor y el bochorno son de aúpa, pero estamos en esa fase de “no nos para nadie”, así que a riesgo  de deshidratarnos nos ponemos en marcha. Desfase por las escaleras, saludo en recepción y a la calle.

Descubrimos que si no hablamos hasta somos capaces de aguantar el ritmo, así que muy a nuestro pesar practicamos el silencio. Aguantamos entre correr y caminar “con ritmo” un par de kilómetros (a lo mucho) que comparativamente con el día anterior nos parece que hasta hemos hecho “marca” y nos venimos arriba brutalmente.

Subimos a la piscina a darnos un chapuzón de premio y nada más entrar en el agua se me enrampan las dos piernas. Me cuesta salir pero lo consigo y me estiro en el colchón de la maca con las piernas cómo robocop. Un sueño dulce me rapta y se desvanece el dolor de gemelos y me abandono.

Oigo una vocecita, es Carol, que pretende despertarme sin sobresaltos:

  • Es tarde. Muy tarde – me dice
  • ¿Nos hemos dormido?
  • Son las 19.30, llevamos 2 horas durmiendo y ya no queda nadie en la piscina.
  • Bufff
  • Pero mañana más, ¿no?
  • Claro.

JUEVES

Primero clase de Zumba y luego ya con  la felicidad que dan los ritmos y el buen rollo de esta clase nos tiramos de nuevo al asfalto con muchas pretensiones. La gente nos mira yo creo que acierto a leer en sus mentes un “están locas, se van a deshidratar” y también nos lanzan piropos, así que decidimos que al día siguiente salimos con gafas de sol, para correr con un punto fashion.

Por primera vez somos capaces de aguantar todo el trayecto corriendo, solo se trata de encontrar el trote adecuado y ese día entramos en el gimnasio con una sonrisa de ganadoras que nos devuelve la chica de recepción pensando “estas chicas sí que valen”.

Yonosoygente, Espartanas, Urbanas, Historias reales, mundo surrealista-2

 

VIERNES

Bueno, bueno, hoy es el gran día. Ya sabemos buscar nuestro ritmo, esprintar, así que decidimos añadir trayecto. En nuestra mente ya somos “espartanas urbanas”  dándolo todo. Pero ¡oh! Me cambio y me doy cuenta que me he dejado el top (así que me va a tocar correr con sujetador y encima un sin-tirantes) y lo peor ¡las bambas en casa!  y se produce el drama.

  • Ostras no, hoy no, que iba a ser nuestra gran tarde – me dice Carol.
  • Pues no sé, debí sacarlas ayer y hoy con el madrugón me las he dejado en casa
  • Que rabia!! Vamos a perder el ritmo!!
  • Lástima – digo yo.
  • Oye creo que quizás tengo unas bambas en el coche, si están, te las dejo y salimos.
  • ¿Qué número haces? – pregunto
  • 37
  • Yo, el 38.
  • Bueno, pero las bambas siempre son un poco más grandes que los zapatos – me dice Carol, sin abandonar la esperanza del running de ese día.

La veo tan ilusionada que acepto llevar unas bambas un número más pequeño y correr en modo geisha-pies-apretaditos.

Yonosoygente, Espartanas, Urbanas, Historias reales, mundo surrealista-4Pero las bambas no están.

Así que el plan B es hacer unos largos en la piscina interior. Me doy cuenta que también me he dejado el bañador y las gafas. Está claro que preparar la bolsa por la mañana no es lo mío.Y me dice Carol:

  • ¿Y que no te has dejado hoy?
  • El bikini – contesto yo
    • Pues vámonos al Oasis a tomar el sol y a bañarnos en la piscina.

Llegar y morir en el colchón al sol es todo una mientras nos convencemos de que así descansamos los gemelos que falta nos hace y el lunes atacaremos de nuevo.

La carrera es a finales de Septiembre y pregunto el día exacto, solo para descubrir que ese día no estaré en la ciudad. Carol, me confirma que además la carrera de 5 Km. cuesta 49 euros.

  • ¿Te regalan el kilómetro 3? – Le preguntó yo.

Pero ya es tarde para estas informaciones, así que decido que igualmente entrenaremos juntas a cambio de que nos deje en buena posición en la carrera.

Y las espartanas urbanas se desmayan.

#morirdedolordegemelos #saliradarlotodoenlosprimeros500metros #risasyflatosporigual

Espartanas

 

 (Nota: Ilustraciones realizadas por Anna Castro. Gracias!.)

Advertisements

6 thoughts on “ESPARTANAS URBANAS

  1. Qué peripecias! voy a decir un tópico pero “lo que cuenta es participar”, y es la verdad, y los buenos momentos que habéis pasado. Adelante!

  2. jajaja!! muy bueno!! y me siento taaaan identificada!! bueno piscina/oasis aparte que en eso muero de la envidia… Pero una pregunta… rampas ha quedado claro, pero, y agujetas?!?! Para mi 1 día de carrera a lo espartana = 1 semana sin poder andar. Nunca consigo pasar de los 2 días seguidos :(( Así que enhorabuena por los 3!!!

    1. Hello Salut. ¿tu? Pero si tu eres una bestia parda, que llegarías a Esparta en un pis-pas, para ti esto es #pancomido.

      Pues la realidad es que aunque el mismo día terminabamos rotas no cogimos demasiadas agujetas, si acaso algún tironcillo en los gemelos pero…¿quien dijo miedo?

  3. ¡¡¡QUÉ GRANDES!!! Por cierto, las espartan, que normalmente se corren en equipos y con mucho cachondeo, son carreras… CON OBSTÁCULOS… (y no son saltar charcos, precisamente)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s