DESDE SANTURCE A BILBAO…

Hello queridos Yonosoygentes que estáis al otro lado de la pantalla.

Pasaba por aquí para desearos Felices Vacaciones y feliz Semana Santa.

Cuando leáis esto, servidora estará en Bilbao poniéndose ciega a pinchos y a vinos.

Sí. La economía aprieta y este año he sustituido los paseos por las playas caribeñas por los tutes por Bilbao. Y si os digo la verdad ni me he inmutado. Yo, que soy muy peliculera, me veo con los jeans boyfriend arremangaos y cantando aquello de ‘…desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla…” y me vengo arriba descomunalmente…“luciendo la pantorrilla”.

¿Quién quiere peces de colores? Donde se pongan unas buenas sardinas… ¡o unos percebes!

guggenheim, Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, Desde santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla,luciendo la pantorrilla

Ahora mismo estoy haciendo la maleta, ¿o debería decir las maletas? A mí me gustaría que alguien me explicara por qué cuando viajo en avión lo meto todo en una maleta de mano y para irme cuatro días parezco la Reina de Inglaterra con cinco baúles. ¡Jolín!

Y es que los ‘porsiacasos’ te hunden la vida. Y como en Semana Santa lo mismo llueve, que hace sol, que refresca, que te achicharras, unido a que una que quiere estar siempre mona… ¡pero es que mi supuesta condición de fashion girl así lo requiere! ¡Seis pares de zapatos me llevo! Al tema: que voy a pisar la ciudad desde en bambas hasta en stilettos. Espero no matarme por el empedrado.

Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, Desde santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla,luciendo la pantorrilla, maletas2

Como parece que una cuando se va de viaje tiene que estar mejor que nunca, pues fui ayer a hacerme la manicura, la pedicura, una limpieza facial y una presoterapia. En otras palabras: que ingresé en el centro estético casi cuatro horas.

Me da a mí que me tenía un poco abandonada, porque me tumbé en la camilla y me dijo la esteticienne:

  • Te voy a poner un poco de máscara

¿Desincrustante? Feo. Fue oír la palabra y pensar: “Hija, ¿pero qué tengo ahí incrustado en la cara? ¡Que sí! Que las ciudades están muy congestionadas de polución y lo que tú quieras, pero… ¿qué has encontrado entre mi cutis? ¿La espada del Cid? ¿Siete mineros cavando?

Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, Desde santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla,luciendo la pantorrilla, mascarilla

En fin, yo es que con lo de la higiene lo paso fatal. Ese momento ‘vaciamiento’ de poros mientras Sandra me mira a través de la lupa con su ojo cíclope…bufff…

Yo siempre le digo:

  • Háblame, háblame. Cuéntame cualquier cosa porque estoy a punto de pegarte.

Y ahí tienes a la pobre dándome cháchara a petición:

  • Mi suegra, que parece que ya no se va a Gambia – me dice triste.
  • Jolín – me sabe tan mal, que decido no quejarme ni aun cuando me hace las cejas, que es lo peor de lo peor-.

De hecho, me pregunto a veces si las cejas tienen 4 centímetros por fuera y raíces de un metro por dentro, porque el sufrimiento humano cada vez que la pinza arranca un pelo no tiene nombre.

La pedicura, fantástica: no creo ni que pise la playa ni que pueda ponerme sandalias, pero si entro en una zapateria a probarme zapatos, tendré todo el glamour en mis pies. Y con mi nueva manicura podré levantar la mano y pedir otro pincho con unas uñas perfectas. Todo cuenta, oye.

Lo de la presoterapia… ¡impresionante! Incluía brazos y todo. Cincuenta minutos estuve reconvertida en el muñeco Michelin mientras que aquello bombeaba y me drenaba toda, toda, toaaaaa – que diría Jesulín.

Cuando salgo le pregunto a Sandra:

  • Sandra, ¿esto es para perder líquido? ¿Cuánto crees que he bajado? ¿Dos litros?

¡Porque pienso rellenar ese hueco a base de zuritos y Martinis! ¡Lo juro!Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, Desde santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla,luciendo la pantorrilla, pinchos vascos

También voy a visitar San Sebastián, que sí, que ya os conté que había visto mucho mundo facundo, pero no he pisado yo la ciudad del festival de Cine never in my life.

Que me han dicho que la ciudad tiene ese je-ne-sais-quoi que dirían los franceses, que te atrapa. Así lo espero: me he llevado mis mejores galas para pasear cual estrella de cine por su paseo, por su Concha y por donde haga falta.

Y pincho va, pincho viene. Ya si eso la dieta la empiezo otra semana…

Yo no soy gente, historias reales, mundo surrealista, Desde santurce a Bilbao, vengo por toda la orilla,luciendo la pantorrilla, pinchos vascos 2

Y luego, ya de regreso, a ver procesiones y comer torrijas con madre-no-hay-más-que-una, padre-gruñón, marido-ogro y resto de la familia.

Espero que vosotr@s también podáis aprovechar estos días para airearos un poco. ¡Contádmelo!

Así que ya estoy acabando, ya estoy empaquetando, ya me estoy yendo…

Besazos.

#YoNoSoygente #YvosotrosTampoco #JonesOnRoute

jones yonosoygente

 

 

Advertisements

Easter Holidays: ¡SANTAS VACACIONES!

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa 4A dos días para coger las ansiadas santas vacaciones de Pascua. Esos días a medio camino entre el descanso Navideño y el deseado verano que nos hacen de colchón para no llegar desquiciados a Agosto.

A Dios gracias que se han acabado las mañanas oscuras y las tardes de castañeo de dientes. A tomar por saco el abrigo y bienvenidas las sandalias. Porque si algo tiene Semana Santa es que tu mente se sitúa  en el hemisferio cálido del cerebro y así estemos a 3 grados para ti ya es verano y no contemplas otra vestimenta que no sean los tirantes y las bermudas.

En Semana santa “hay que salir” si o si, aunque sea al pueblo de tu madre o a hacer una excursión a la playa más cercana porque quedarse en casa está mal visto y si lo haces eres calificado de “raro” en el mejor de los casos.

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa8

 Yo en estos días me estreso intentando desestresarme y me consta que le pasa a más gente. Porque en verdad son cuatro días, poco más que un puente, pero en ese intervalo de tiempo tengo que salir, tomar el sol, ponerme morena, reir, cantar, ver a la familia, salir a pasear, sentarme en una terracita, tomarme un vermouth, sonreir, poner los pies en el agua, plantar geranios, ir de shopping veraniego, cargar pilas…FLIPAR.

Es un momento parecido a Nochevieja en el que hay, si o si, que pasárselo bien. La gente está como enajenada, se rie muy alto, va muy deprisa a los sitios, toma copas como si al mundo le quedaran dos días, compra lo que necesita y lo que no, está sobreexcitada porque sabe que en la mayoría de casos no va a haber otro respirito hasta Agosto.

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa 11En mi caso, siempre que me es posible, aprovecho estos cuatro días para poner el pie en la playa.

Yo que adoro el mar vivo ese momento como cuando se aterrizó en la luna.

Llego a la orilla y planto toalla, dejo mis huellas en el suelo y rezo un  “Houston, Houston, llegada correcta a destino. Me dispongo a acercarme al agua, informaré sobre temperatura”. Y me convierto de forma inmediata en La Sirenita.

En Semana Santa el agua está para que se te caigan las piernas a trozos como intentes entrar. Metes el dedo meñique del pie y sabes que en ese momento lo mejor que podrías hacer es meter una botella de cava porque esa agua no está fría: son cubitos directamente.

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa 3Pero a ti, bueno no a ti, a tu nuevo “tu” que está de vacaciones le da igual.

Y le echas las pelotas que no has tenido en todo el año para decirle a tu jefe que te suba el sueldo intentando entrar en ese congelador azul y con olas.

Y lo consigues.

Y te duelen hasta las pestañas de frio mientras sales sonriendo y gritando a los cuatro vientos:

“Pues no está tan fría”. Mentir debería estar penado.

Y te sientas en tu toalla tiritando de frio pero sonriente, como el héroe victorioso que eres, sobreviviendo a la hazaña que acabas de realizar y te dispones a entrar en el maravilloso mundo del bronceador.

Ponerse bronceador es un rollazo, una faena pesadita en pleno relax, un estropeamomentos.
En mi caso, cuando Dios cuando repartia melanina, yo estaba en la cola de pillar “lengua”, así que me lanzaron a la tierra descolorida pero con una verborrea que apabulla; que se le va a hacer no se puede tener todo.

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa 7Así que me tengo que poner pantalla total en la cara, cuello y cercanías para evitar pecas, rojeces y manchas varias que llevan todo el invierno pugnando por salir y que ven en el descuido estivalero su gran oportunidad.

Pantalla ultra-mega-super total en los labios porque literalmente, se me achicharran. Al primer descuido se me quedan rustidos. Y remato con protección 50 para el resto del cuerpo para evitar el riesgo de acabar como Sebastian, el cangrejo de Walt Disney.

La operación “prevención solar” tiene su desgaste, sobre todo, porque para cuando has acabado ya estas sudando como un pollo y quieres volver al agua. Me rio yo de lo de water ressistance, a la tercera ola has perdido el Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa 12
bronceador hasta de las uñas y vuelves a estar indefensamente
expuesta al Dios Sol. Y vuelta a empezar.

Tu marido a la segunda vuelta pasa de ti y tu misma te empiezas a cuestionar si no sería mejor refrescarte en la ducha con menos parafernalia. Yo remato el tema con un pamelón que riete tu de Ascott, tiene un diámetro de sombra que me tapa hasta los pies.

Por supuesto, después del baño helado, te apetece un vermut. Así que te das literalmente de ostias para pillar mesa en las recién abiertas terracitas. Allí donde cae un rayito de sol, hay un humano recogiéndolo:

El invierno ha sido frio y largo y hay ganas de vitamina.

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa 09Así que a la que alguien hace un mínimo movimiento sospechoso de abandonar su mesa, allí estas tu merodeando con cara de “yo soy el próximo”.

Y por fin lo consigues, y te pides tu vermutito y unas chips.

El sablazo no tiene nombre. 

Miras y remiras las patatas en el plato a ver si son langostinos encubiertos porque no puede ser que la cuenta suba lo que indica el ticket a no ser que te puedas llevar el vaso y el plato. Te relajas, porque si en algún momento está permitido el sablazo ibérico, es en vacaciones.

Y luego tu paellita, con su arroz requemao y todo. Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa 80

Y ¡Por Dios! esa gloriosa-ansiada-casi-olvidada: SIESTA. Eso que parece de obligado consumo en nuestro país, pero que a la hora de la verdad, no haces más que los domingos con un poco de suerte.

Y te abandonas en los brazos de Morfeo porque para algo son vacaciones, ¡santas vacaciones!

Y ya por la tarde, el paseíto con su heladito de dos bolas. ¿Qué no apetece helado porque en realidad no hace tanto calor? Claro. ¿Qué tú te lo pides igual? Pues sí. ¿Qué estas a punto de perder hasta los dientes implantados nada más chupar la primera bola? Pues no pasa nada.

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa77

Hemos quedado que el subconsciente tiene claro que es  verano y pide lo propio del ídem.

Vamos, que lo importante es tener la sensación de que estas cargando pilas, que estas fuera de todo horario, de que esos días puedes comer y beber lo que quieras fuera de dietas absurdas…

tumblr_lxpz91wdgw1r15y6do1_1280

En fin chic@s que hagáis lo que hagáis este maxi puente ó mini vacaciones, portaros bien mal, forraros a Martini, salir hasta retirar las calles, bañaros aunque perdáis el conocimiento, tomar el sol como si cada rayo fuera dedicado para vosotros, comprar caprichos y sobre todo sonreir y ser felices.

Nos vemos a la vuelta. Happy Easter.

#yomebañoaunqueelaguaestehelada  #quieropillarmesaenlasterracitas #santasvacacionesquenecesitaba

Yo no soy gente, Historias reales, Mundo surrealista, Easter holidays, Santas vacaciones, primavera 2015, vacaciones de Semana santa7408