COSAS QUE HACER CUANDO TE DA EL BAJONAZO.

Si, compis. Porque bajonazos haberlos, haylos y más de los que quisiéramos. Porque somos todas fabulosas, pero a veces tenemos días-Dory y se nos olvida a la primera vuelta.

Lo primero cuando te da un bajonazo, es reconocerlo. A ver, que no pasa nada, que es pasajero, que todas los tenemos y que no es la muerte de nadie. Así que respira, asume, conciénciate de que va a ser breve y vamos a atacarlo.

#TenerUnMomentoDoryOlvidarLoFabulosaQueEres

Que importante son en esos momentos las amigas, contra más lo pienso y más vueltas le doy, más claro lo tengo. Ahí están siempre a un WhatsApp de un bajonazo triple mortal.

Se puede vivir sin un buen tintorro. Se puede renunciar hasta a un taco de tortilla de patatas, pero nunca a esas amigas fabulosas y a una copa de vino con ellas.

Se tiende a tener una versión un poco ñoña de la amistad. Esa amiga que te quiere, te escucha, te acompaña de compras y te echa una mano cuando más la necesitas. Así todo en modo edulcorado, bonito, amoroso.

Pero para mí, mis AMIGUIS, así con mayúsculas, son las que son tan brutas y tan directas como yo. Sin pelos en la lengua. Sin azúcar extra. Las que van al lío.

Las que te dicen “Tía, llevas los dientes llenos de pintalabios”, “Se te ha quedado un pa’luego en un diente”, “Tu novio es gilipollas” o “Con lo que tú vales, ¿qué haces en esa relación tóxica?”.

#TíaHazAsíQueTienesUnPa’Luego

Esas amigas que se miden en poderío y empoderamiento contigo y con las que algunas veces acabas de morros porque el carácter se nos sale por todos los poros y porque a veces hay que decir las cosas claras-clarinete. Y luego un abrazo. Un “Tía, tía. Como molas y cuanto te quiero”, y aquí paz y después gloria.

Así que cuando te de el bajonazo, llama a una de tus ‘fabulosas’ y líate a croquetas, a vinos, a ostias o a llantos, ¡que todo vale!, porque al final siempre se acaba a risas. Porque las fabulosas nos reconocemos entre nosotras y sabemos lo que necesitamos en cada momento. Si vino, vino y si ostia, ostia.

#GraciasTíaQueTeQuieroMazo #GraciasPorLaOstiayPorLaEscucha

Yo tengo amigas a las que llamo “Antonias”, “Perracas” o  “FuckingSeals” y con las que siento que cuando se me desmonta ese puzzle que llamamos vida, porque no nos engañemos a todas se nos cae alguna pieza que después no sabemos cómo encajar, ahí están para echarme una mano.

Todo y así, aquí os dejo otras cosas que, a mí, antes tales momentos me funcionan:

Andar siempre con los morros rojos. Qué más da si para bajar la basura o para ir al Mercadona a comprar acelgas. El rojo mola. Alerta. Destaca. Potencia. Anuncia. Hola buenas, aquí llegan mis morracos y luego yo. Fabulosísima.

#BajoLaBasurayAprovechoParaTraermeUnosYoguresDelMercadona

Unos tacones. No coño. Unos taconazos. Que, si el momento es bajo, las miras sean altas. Porque puede ser que hoy te hayas caído pero tú sabes que al andamio de tu vida te subes de nuevo en cuanto se te pase el momento infeliz-tontorrón. Abran paso, que la reina solo ha tropezado no se ha caído. Gracias.

#LaReinaNoSeCae #SiAcasoUnTropiezo

Los baños calientes, no, ¡ardiendo!. De esos que piensas que se te va a caer la piel a tiras si eres capaz de aguantar el calor. Con su incienso. Con su Vogue. Con su puerta cerrada. Con su “dejadme en paz un poco”. Maravillosos.

#NoEstoyParaNadie #FabulosaARemojo

Baila, baila, baila. Como si no hubiera un mañana. Como si no tuvieras vecinos. Como si tuvieras de verdad arte. Dalo todo. Del pasillo al comedor, pasando por la cocina. Yo suelo ponerme “You can leave your hat on” y cual Kim Bassinger poseída sacudo mi cuerpo como si me estuviera electrocutando y mientras voy de estancia en estancia buscando a Mickey Rourke se me van pasando los males.

#BassingerUnaPrincipianteAMiLado

Una caja de donettes. A ver, debe engordar más o menos como un donut, pero tienes la sensación de que te dura más. Por lo menos salen seis. Puedes medir tu bajonazo en donettes. ¿solo tres? Ostras, pues igual tampoco era tan grave.

Y a seguir. Que las vidas perfectas no existen. Que de los bajonazos se sale. Y casi siempre mucho más fuerte.

FABULOSAS de mi vida ¡que tengáis una súper semana!

Y siempre arriba, arriba, arriba.

Y si alguna necesita unos tacones, una barra de labios, una copa de vino ¡que me llame! ¡Que para eso estamos!

Y se necesitáis unas ostias que espabilen ¡llamadme también!

#YoNoSoyGente #YVosotrasTampoco #DeLosBajonesSeSale #SomosFabulosas

 

Advertisements

18.03.19 REFLEXIONO LUEGO EXISTO

Querido Diario Virtual,

Que como he tenido cuatro días para pensar…ahí van, ¡Cuatro reflexiones para la semana!

PA’ FUERA.


Acabo de volver de un crucero, bueno de un crucerín. De cuatro escasos días de vida a bordo con sus tres maravillosas noches. Y es que desde que hay sueldos de miniatura, se ha tenido que hacer todo de ídem.

No solo hablo de lo de los mini cruceros, también están las mini escapadas, los mini tours. Incluso estoy por pedirle a la RAE que incluya lo de “irse de vacación”. Esto me lo contaba el otro día una amiga, que con tanto cambiar de trabajo pues que un año le tocó un día de vacaciones, y ni corta ni perezosa se fue ella de “vacación”. Y me parece brutal. Porque dicen que la felicidad pasa por aceptar lo que tienes y ser feliz con ello. ¡Bravo, pues!

#TulistearEsBueno #ViajalMola
giphyff

Hay que salir de uno mismo y de sus preocupaciones de vez en cuando e ir pa’ fuera. Tenemos que vacacionar señorxs, mucho, aquí y allá, todo lo que se pueda. Que, aunque no lo diga en ningún vademécum, os digo yo que “turistear” tendrían que recetarlo en la Seguridad Social, que no sabéis la de males que cura.

Vuelve uno agotado pero renovado y con capacidad de comerse el mundo, ese mismo con el que antes te ibas a atragantar.

Pa’ fuera. Pa’ la calle. Te lo digo por tu bien.

 

PLANEAR ES BIEN.


Me parto y me mondo con lo de “voy a dejar que la vida me sorprenda”. Hacemos todos más planes que los estrategas de la segunda guerra mundial.

Y nos gusta. Confesémoslo. Nos gusta tener planes. Nos da vidilla. Este finde voy al teatro. Sí, me he cogido unos días en Francia dentro de tres semanas. Y así sucesivamente.

A ver, planear es bien. La vida ya te sorprende con una somanta de ostias cuando menos te lo esperas. Así que dejar de obsesionarse con lo de “fluir” “ya se verá” “lo que tenga que venir, vendrá” y un largo etcétera que lejos de relajarnos nos angustia.

La realidad es que la incertidumbre nos mata, la duda nos corroe y el futuro a vislumbrar preocupa. Así que señorxs planeen y si puede ser a lo grande mejor.

Que la vida, que de todas maneras es la que manda, nos pille con planes XL en los bolsillos.

#TengoGrandesPlanes #PlaneoTodoElDía #PlanearEsBien
plans

 

BIQUINEO QUE TE VEO.


Operación biquini ¿sí o no? ¿Esa es la cuestión? Me pilla el tema un poco a traspié.

Que no sé si liarme la manta a la cabeza y este verano pasar ya definitivamente del biquini al bañador, que metiendo tripa todo lo aguanta o si entregarme a la zumba como si no hubiera un mañana y llegar a Semana Santa con la dignidad y la panza contenida.

Ahí estoy. Mañanas de chocolate con churros y tardes de détox. Ayss. Si fuera menos indecisa, lo llevaría mejor.

Bueno, pues ni para ti, ni para mí. Los dos kilos que he ganado, estos se van. La celulitis, esa se queda. Los croissants de chocolate se van, los gin-tonics se quedan. Y es que no va a quitarse una todo lo bueno que nos trae la vida.

¡Ah! Por cierto, las bravas ¡se quedan!

#ExpectativaParaEsteVerano #ValeIgualMeHePasadoUnPoco
avas

 

LOS CICLISTAS.


De las locuras deportistas que he hecho en mi vida, que no son pocas, tuve mi temporada de ciclista.

Sí, sí. Los fines de semana sacaba el hierro que tenía por bici y me hacía mis buenos kilómetros.

Calzaba unos culotes antiestéticos de la muerte con el trasero acolchado. Si ya los encontraba feos entonces que tenían una finalidad ni os lo cuento trasladados al mundo fashion.

¿Por qué? ¿Por qué hacemos estas cosas? Esta vez lo digo con la boca grande: No voy a llevar ese engendro haciendo ver que son unos pantalones y voy a completar el look como si no viera venir el desastre. Acabáramos. La experiencia tiene que ser un grado y yo esto ya lo viví en los 90. Así que ¡me niego a este revival!

¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Sacar el traje de taekwondo y llevarlo a la oficina?. No sé porque doy ideas, que Don Amancio es muy capaz de todo.

#¿Ciclistas? #QuitaQuita #VaaSerQueNo
ÑALB

Y hasta aquí mis reflexiones para la semana.

Planeando ya una escapada a la France.

Turistear cura.

La operación biquini, tú misma.

Y por DIOR di que NO a algunas modas.

Palabrita de Jones.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #ReflexionandoQueEsgerundio

jones

25.02.18 MALAMENTE. TRA. TRA.

Estoy jodida. Sí. Sí. Y no es que me pase nada en especial, más allá de tener 47 años. Que así y de buenas a primeras tampoco parece una enfermedad contagiosa, ni un virus letal y, en todo caso, aunque es muy probable que ya haya vivido más de la mitad de mi vida, tampoco eso garantiza que vaya a palmarla mañana. Vamos, ¡qué no se le va a pegar a nadie por el aliento!

#NoTeAcerquesAmí #Tengo47PuedoContagiarte
47

Y, sin embargo, voy de curro en curro como si fuera la abuela cebolleta porque claro, al mercado le gustan jovencitas, tiernas, sumisas y con poca voz. Y a estas edades una ya es una gritona con personalidad marcada y con espalda de descarga muelles. Y no molas tía, no molas.

Me rio yo de lo de la jubilación a los 67.  Está claro que a alguien se le fue la olla a Camboya. Pero, ¿cómo vamos a trabajar hasta tal edad si, sin haber llegado a la quinta planta, la entrevistadora ya me mira como si en mi infancia hubiera jugado con la abuela de Barbie?

#What? #JubilaciónAlos67 #SeNosVaLaOllaACamboya
a los 67

Así que, sin despeinarme, ni rascarme el bolsillo, ni pasar por clínica alguna me acabo de rejuvenecer cinco años. ¿Qué pasa? Si el mercado pone sus cepos, yo también tengo mis trampas. Una visita al currículum, un dedo que se equivoca, un “grabar ahora”, un “aceptar cambios” y listo.

Cinco años del tirón. Esto es un lifting y lo demás tonterías. Le das al botón de aceptar y te caen unos hilos tensores, un levantamiento de párpados y, si no es mucho pedir, para mí hasta unas pestañas nuevas. Graaacias.

#AlaPuesYaLoHeHecho
vmlñabvñla

Es más, no sabéis el subidón de autoestima que te da cuando el entrevistador mirándote a la cara a poca distancia, y haciéndote un scanner de los que no entran en la seguridad social, se cree a pies juntillas que tienes cuarenta y dos.

Obvio, que los peelings y las cremas que me llevan quemando monedero desde los treinta, han hecho su función. Gracias. Thanks. Merci.

Pero como una gana en las distancias cortas, y además es simpática de pro, pues empatiza con los entrevistadores y para cuando descubren el pastel, ya nos hemos hecho amigos y estamos a punto de retarnos al primer partido de paddle. Yo simulo una equivocación, nos reímos los dos. Y ja-ja-ja. Aquí paz y después gloria. Eso sí, tienes que creértelo tu antes que si no el pastel no se aguanta.

#SíSí #Efectivamente #UnErrorAlTeclear
42

Que te tienes que montar unas películas de Oscar a la mejor actriz para quedar finalista en las entrevistas. Ríete tú de Spielberg. Puto principiante.

Pensar en los 67, hace que me de la risa tonta. Yo me jubilaría a la voz de ya y me dedicaría a mis quehaceres. Iría de clase de canto a clase de francés, pasando por las de escritura y por el camino carajillo al canto en la terraza de moda, por lo de la vitamina D que a estas edades se agradece mucho.  Bueno y porque seguramente un chorrito de Bayleys tampoco mató nunca a nadie.

Pero de momento, esta película que muero por grabar: “La jubilada”, anda sin presupuesto, así que… MALAMENTE. TRA. TRA.

#Adiós #GoodBye #NoOsPreocupeisPorMi #SabréCómoLlenarElTiempo
nb5bnr5n

Y cada vez que pienso en el temita cantaría aquello que dicen los cubanos de “se me pone la cabessssa mala”, porque bien dicen y yo así lo creo, lo de que la edad es sólo un número, pero, jolín, lo que pueden llegar a pesar dos cifras.

¿Acaso los entrevistadores no envejecen? ¿Acaso no lo vamos a hacer todos? ¿Acaso pasados los cuarenta y cinco se te vacía la cabeza de todo lo aprendido? Me no entender. Poca empatía corre por el mundo Facundo.

#TachánTachán #LosEntrevistadoresNoEnvejecemos #SomosMágicos
b sdñb

Menos mal que a pesar de este atropello, una hace por mantener la autoestima intacta, aunque no sé yo cuánto me va a durar. Compañeras cuarentañeras ¡Resistid! Que no podemos creernos que en la vida somos solo lo que un trabajo define de nosotras. ¡Somos mucho más!

De todas maneras, ¿habrá pastillas de “autoestima en vena” con lo que ha mejorado la medicina?

Me voy a la farmacia de guardia a ver si me asesoran y os lo cuento todo, todito.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #MalamenteTraTra #MúMalMúMal

jones

 

05.02.19 Sí, tú también brillas.

Ayss, amiguis, amiguis, que no está el mercado laboral como para tener una autoestima de bolsillo. Que hay que salir ahí fuera con Currículum en mano y actitud de animadora de rugby:

1, 2 ,3 ¡que buena que soy! ¡Que culo que tengo! ¡Qué buena que estoy!, pero en su versión profesional que vendría siendo algo así como:

1, 2, 3 ¡Que pro que soy! ¡Cuánto yo valgo! ¡Aparta que voy!

giphy

Y esto viene a que en estos días en que casualmente me han coincidido varias cenas de esas con amigas maravillosamente majaras, estupendísimamente vividas y de las que viven la cordura con mucha locura, me he dado cuenta de que todas andamos con el mismo mal: sufrimos y acabamos con el síndrome “estoy en el sótano”.

Aysss, y es que la sociedad mayoritariamente quiere ovejas. Blancas, esquiladas, peluditas, pero ovejas. De redil, de hacer caso y de tira pa’l rebaño cuando se les acerca el perro pastor.

Y claro, cuando tú decides ser la oveja negra o déjame decir, aún mejor la pastora

Quiero decir con ello, tener personalidad, pensar por ti misma, hacer lo que te sale del potorro, vivir la vida que quieres, oye “porque tú lo vales” y porque las explicaciones para ti misma y para nadie más, entonces amiga mía, ayss, entonces no eres buena: eres rara. O marimandona. O peculiar. O con “mucho” carácter. O una pasada de vueltas.

Pues no dear, tú ni caso, lo que pasa es que eres una mujer ‘hecha y derecha’ y con ovarios para parar un tren y claro…¡tener personalidad hoy en día no cotiza al alza!

#SiMujerNoEsJusto #PeroNoNosVamosAvenirAbajoPorEllo
nvlkanvkla

Si. Lo he descubierto por mí misma, pero me apoyo en el testimonio de tantas allegadas con las que comparto historia y que me cuentan que tener “talante”, que diría nuestro expresidente, no está bien visto. Y claro o te entrenas bien para hacer el papel de SUMISA, y yo esto solo lo veo en caso de que el pavo de 50 Sombras de Grey me hiciera alguna propuesta interesante, o te apartan en plan salvaje.  

Y claro se sufre. Cada vez menos porque esto también se entrena, pero como no te pille en un momento de autoestima nivel Diosa, pues te puede dar el bajonazo y acabar pensando: Calla que igual de verdad no valgo, a ver si la he cagado, igual tenía que haberme callado, tendría que… Sótano, sótano, sótano.

#SayNoToBeSumisa
wrong

Menos mal que ¡para eso estamos las amiguis! Tener amigas de nivel-Maribel es el bien. Es la salvación. Una buena conversación con tus compañeras es como tomarte tres gelocatil y un paracetamol de golpe. Como revivir. Como encontrar la última pieza del puzzle. Como ese baño con espuma que recoloca todo en su sitio. Como esa copa de buen vino que te dice: “nena para abajo, nunca”.

Así que compañeras, amiguis, mujeres brillantes, pastoras, ovejas negras, que creéis que sufrís en modo almorranas, en el silencio, pa’dentro: no estáis solas. Somos un montón las que nos admiramos entre nosotras, las que nos queremos, nos apoyamos y nos deseamos el bien.

#MisAmiguisYyoDeReunión #PorquéLoValemos #1,2,3QueProQueSoy

misamiguisyyo, yonosoygente¿Lo vamos a echar a rodar todo por cuatro “apaga-brillos” que andan sueltas? ¡Anda ya! Repitamos:

1, 2, 3 ¡Que pro que soy! ¡Cuánto yo valgo! ¡Aparta que voy!

#YoNoSoyGente #NiVosotrxsTampoco #NoSeasSumisa #SéTúMisma

jones