03.11.17 Hola. Hola. Ya no estoy sola.

No sé si estar contenta o no. Me ha vuelto la regla. Yo que ya me las hacía de señora pre-menopaúsica-que-aún-luce-apañá… ¡Pues no! Como siempre la muy tirana ha vuelto, tras once días de retraso en los que vaya usted a saber dónde habrá estado haciendo turismo, en el momento más inadecuado: cuando estás haciendo unos pinchos con un amigo.

  • Nada, nada. Ves haciendo. Que la tortilla se enfría.
  • Que no. Que te espero.
  • Calla. Que no hace falta. Que voy a por unos tampax y vuelvo.

Y tan ricamente. Lo mejor es arreglar estos desarreglos con normalidad. Por lo bajini. Como si no pasara nada. Y tan ricamente volver a mis pinchos y a las charlas surrealistas. Y aquí paz y después vino ¡gloria!.

Bueno, mira, al fin y al cabo, justo el domingo pasado di por finalizada mi ‘temporada playera’ así que al menos la señora de rojo me ha permitido un final de verano por todo lo alto.  Sí, sí. Como lo oís ¡a mí no me sacan de la playa como no le pongan puertas y le echen el cerrojo! Eso o que baje la temperatura a saco. Que yo con el frío me vuelvo muy cobarde.

Por cierto, que ya ha pasado Halloween. La castañera en manga corta y las castañas este año las habrán usado de tapones de cava porque con el calor que hacía a ver quién era el guapo que hincaba diente. Y digo yo… ¿Qué va a ser lo siguiente? ¿Navidades? Paren. Me bajo. Me entra la urticaria solo de pensarlo. Se me viene Maria Carey embutida en su traje de Mamá Noel y me dan ganas de pedir asilo en algún país lejano (y caluroso) y no volver hasta que sea primavera en El Corte Inglés por lo menos.

Que el sábado pasado entro al Mercadona y le digo a la cajera: “¿Os queda alguna crema protectora?” Y amablemente me dice: “¡Si queda alguna tiene que estar allí, detrás de la cabecera de los turrones!” ¿Perdonaaaaaaaaaaaa? ¿Turrones? Esto es un atropello. Que aún tengo el biquini colgado en el tendedor. ¡Por Dios!

¿No os pasa a vosotros que esta aceleración estacional os confunde? Yo ando con el armario revuelto. Las sandalias conviviendo con los mocasines y el ánimo en modo Morticia Addams.

En fin queridos, es viernes y eso me anima. Me espera Maratón (ejem…carrera popular) de 10 kilómetros este domingo. A ver qué tal me va. Tengo que acabarla fijo porque tengo en mente entrar en meta haciendo una coreografía de las Pointer Sisters y acabar con un giro a lo Bisbal. Dicen que lo importante es participar, pero una entrada digna me parece del todo imprescindible.

Si no muero extenuada, el lunes os lo cuento.#JonesALaCarrera

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco

 

Advertisements