FOCO SI. DISPERSIÓN NO.

Querido Diario Virtual,

Me acabo de dar cuenta que no voy a triunfar en nada. Al menos en esta vida.

Y en la que viene vaya usted a saber.

Como dice mi madre: ¿y si te reencarnas en hormiga? Todo el día dale que te pego recogiendo granitos de centeno y formando en batallón bajo la atenta mirada de la hormiga guardián y con riesgo de muerte inmediata por pisotón en cualquier momento.

Claro que también podría reencarnarme en la hormiga guardián y estar todo el día dando órdenes ya me gusta más, pero entonces tendría que reportar al… ¡Ya me ha pasado otra vez! ¡Me disperso!

Pues eso, que dicen que para triunfar en la vida hay que focalizar, centrarse, poner la atención en el objetivo.  Todos los gurus dicen lo mismo: foco, foco, foco. Céntrate Jones. Una cosa y al lio. Directa al tema.

 #teliasmucho #tepierdesenlospensamientos #TíaEnfócateA ver… ¿cómo os lo explicaría?

Llego a casa y voy a mi habitación a cargar el móvil, pero veo la cama sin hacer y me pongo a hacerla, pero a mitad pienso: “voy a lavar las sábanas” y las quito y las dejo en el suelo.

Voy a ver si hay sitio para tenderlas en el tendedero porque se me ha estropeado la secadora y las cuerdas van a tope… Pero paso por la cocina y me doy cuenta de que no he merendado. Así que pongo la tostadora y una rebanada de Bimbo y me dispongo a hacerme un café con leche.

Pero no queda leche, así que voy al trastero, que tengo en la misma planta a buscar una caja. Entro allí ¡Madre que desorden! Los zapatos de verano por guardar. ¡Me pongo a ello! Los pongo en cajas y en sus estanterías y de pronto encuentro mis botines dorados de invierno. ¡Ya ni me acordaba de ellos! ¡Como molan! ¡Voy a hacerme un look con ellos ahora mismo!

Entro en casa. Ostia ¡huele a quemado! Oye ¿y porque no está hecha la cama? Madreee ¡la tostada! Más carbón que en la mina. La tiro sin remedio. Voy a hacerme el café con leche ¡ostras si yo había ido a por leche al trastero! Mierda ¡pero si me he dejado los botines! Recojo las sábanas del suelo. Suena el móvil. Corro como una posesa pasillo arriba y cuando lo cojo se apaga. Sin batería ¿Cómo? ¿no lo he cargado?

#CualquierDíaMeEstallaLaCabeza #SerMuyAnsiaEsLoQue tiene

Y así todo el día. A ver ser sinceros y decirme que posibilidades hay que una dispersa como yo ponga “toda la intención” en algo. Pues ninguna. Así no se puede triunfar.

Yo necesitaría a Siri, la assistant del iphone, pegada a mi culo todo el día guiándome. O a un guardaespaldas fornido susurrándome las tareas al oído. Pensándolo bien prefiero lo segundo. (confesarlo pensar en guardaespaldas =Kevin Costner es todo uno)

Pero de momento como ni uno ni otro pues voy dando tumbos por casa, por la calle, por la vida, por esta nuestra existencia sin acabar de encontrar el foco. Haciendo todo y nada. Como pollo sin cabeza. Buff.

#AMíElYogaMePoneMuyNerviosa

¿alguna idea brillante al respecto? Y no me vengáis con lo de yoga para aquietar pensamientos porque a mí el yoga me estresa, claro que lo que de verdad me estresa es la cola del Mercadona, me pone de los nervios. Y aún me da más rabia cuando llego a Mercadona y han quitado porque-si mis productos favoritos.  Y… ¿de que estábamos hablando?

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesAndaSinFoco

Advertisements

TATAREANDO… ANDO.

Querido Diario Virtual,

No hay mejor máquina del tiempo que las canciones.

Déjate de artilugios-engendro que parecen lavadoras gigantes en las que tienes que entrar, desintegrarte y enviar todo tu ser por el infinito y más allá. Es mucho más fácil que todo eso. Que estas tu sentada en el sillón de tu casa con tus 47 añazos y de pronto suena una canción y ¡flípalo! Te remontas 25 años atrás sin despeinarte una cana y sin que se te mueva el bajo de los pantalones.

Eso me paso a mí el otro día que, estando yo en el sofá haciendo edredoning y con emisora nostálgica de fondo, estuve haciendo unos tremendos viajes al pasado dignos de la mejor serie de ficción. Con la pereza de levantarme, a no ser que fuera por necesidades imperiosas, léase hacer un pis, me fui tragando una tras otra todas las canciones que fueron soltando vía FM.

It’s a wonderful wonderful wonderfuuuul world.

Es un mundo maravilloso cantaba Black. Joder si lo era. 17 años y los primeros lengüetazos en una pista de baile. Sonaban “lentas” ¿lentas? ¡Dios! Como me esté leyendo algún millenial muere en directo. Los sueños intactos y la vida por comenzar y yo con mis medias de rejilla y mis botines de Madonna. Y Cristóbal intentando tocarme el culo.

    #AdiósChatoHastaElSábado

Es que si me concentro puedo oler hasta aquel humo-pestilente que solían soltar en las discos de los 90. Olía como a incienso adulterado, como a droguita barata.

Ese olor era parte del weekend y te lo llevabas impregnado en la ropa igual que los ojos panda de rímel corrido por el sudor de darlo todo en la pista. Pues no sé si era muy wonderful, pero a mí me lo parecía, oiga.

#SeMeHaCorridoElRimelFijo

Escolta’m Peter, dame aire con tu abanico…que sóc de Barcelona… El último de la fila.

Veranos de camping, caravana y garitos de chupitos. Las cinco de la mañana. Antros sotaneros. Alcohol barato. ¡Joder! Que resistencia teníamos. Ligar era fácil. Por aquel entonces aún no necesitabas verlo como el padre de tus hijos. Con que fuera guapo te bastaba. Los tacones eran una extensión de tu pie y por alguna misteriosa razón, que me gustaría que alguien me explicará ahora, entonces no te dolían lo más mínimo. Enseñabas tripa. Comías mal. Dormías a deshora. Y no engordabas. Los findes eran la leche y tú la puta ama. Wow. ¿era yo?

Tía, cómo me mola aquel alto del final de la pista…

Un pasito pa’lante María, 1,2,3, un pasito pa’tras. Suena Ricky Martin, desgallitándose.

Aunque podría poner en el mismo saco la Camisa Negra de Juanes o cualquiera de Chayanne. A los 30 eran el himno del finde y lo que tatareabas el resto de la semana. Años estuve enamoradica de Ricky, me parecía el hombre ideal. Los brazos en los que estar. La sonrisa en la que vivir. El hombretón de mi vida con el que empapelar mi habitación. Y va y sale del armario. Joder. Recuerdo perfectamente ese día. No, Ricky tu no. Esto no se hace.

#JolínRickyMenudoDisgustazo 

Y de pronto la voz rasgada de Sabina…

Ahora es demasiado tarde princesa.

¡Que frenada en seco! ¡Qué ostión de realidad! ¿Era necesario? ¿No podríamos haber pasado antes por La Isla Bonita o algo dulzón de la Carey? Yo que sé un poquito de Bosé, a ver…

Que estaba yo en estos momentos gozando de una segunda juventud virtual maravillosa.

Y que conste que a mi Sabina me flipa. Pero sus canciones me devuelven a mi madurez inmadura, a mi mundo mundano, a mi realidad surrealista. A mi vida-vidón.

#JaJaPuesTeJodesPrincesa #BienvenidaALaRealidad #TepongoUnWhisky

Suena un reggaetón. Me queda claro. Fin de trayecto. La princesa tiene que salir del edredón.

Me secó una lagrimilla de emoción y graznó cual Sabina después de tres whiskis: “Chato ¿Qué hacemos de cena?”.

Me dirijo a la cocina sintiéndome un tiranosaurio de tres mil años.

Que fuerte todo.

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #JonesViajandoEnElTiempo

 

05.11.18 – El amor a las 6 a.m.

Buenos días. Que es lo que se suele decir a las 6.10 am. Y es que hay que estar muy majara para levantarse a estas horas solo para compartir cinco minutos de café con leche con tu marido. Si esto no es amor, que baje Dios y lo vea. Y ya que baja que me eche una mano que mucho lo de “a quien madruga Dios le ayuda”, pero yo estoy ahora mismo con los ojos en las manos del sueño que tengo y Dios ayudando en otro barrio por lo menos, o en otra ciudad, o en otro mundo…

En fin, a lo que iba, que el señor con el que llevo viviendo no pocos lustros hace su aparición estelar en la cocina de este nuestro piso que no tiene ni ala norte ni ala sur sino 80 metros cuadrados de punta a punta a las 6 am. A esa hora me prepara el café con leche (que no deja de ser café con avena y stevia) y un kiwi cortadito y viene a darme el beso de buenos días a las 6.10 am: “¿desayunamos?”. 

Yo cuando me levanto #atopedeglam 

¿Qué cómo se mantiene viva la llama después de 27 años? Pues levantándote a las 6.15am para ver como tu maridito engulle tres magdalenas en lo que tú has conseguido dar tres vueltas de cucharilla al café.

Nos miramos. No hablamos. Porque a pesar de que yo soy una cotorra redomada a esa hora intempestiva mi neurona me está diciendo: “Que pases de mí, tía. Que yo no tengo culpa de que estés tan chalada”. Fin.

A las 6.25 am y con mi pijama de pantera rosa asomando de mi bata de animal print me arriesgo a posicionarme en la entradita de casa y perder todo el glamour ante mis vecinos, a los cuales por cierto no conozco, para lanzarle un beso al susodicho que ya está en el ascensor y el mensaje de cada mañana: “Envía un mensajito cuando llegues”.

Sí. Dicen que todas las mujeres somos un poco madres, pues a mí me ha quedado este tema de la seguridad vial y hasta que mi “retoño” cincuentañero no me envía el mensaje, sufro. Mother of God! Menos mal que no he tenido hijos. Me pasaría el día teniendo microinfartos.

I am pathetic and I know it.

Cierro la puerta. Casi las 6.30 am. Por la idiosincrasia de mi trabajo que en este momento es ninguno ¿es necesario estar despierta a estas horas? Miro la cama en lo que mi neurona está celebrando el poco juicio que acaba de ver y tirando confetti por todo el cerebelo.

Mi colchón me abraza de nuevo. Pongo el despertador a las 7 am, que sigue siendo una hora muy digna y me echo el nórdico otra vez para dar esa cabezada con saborcito a café con leche. Si. Suena a guarrada, pero no me lavo los dientes esa media horita, porque me da sensación de “gustirrinin” y total voy a hacer mi segundo desayuno en nada.

Todo el día cuestionándomelo todo da mucha bipolaridad #queguay #ahnoquenoesguay

Y así todos los días. Menos los martes y los jueves que ya que pongo las calles, aprovecho para ir a hipopresivos a las 7 am, que es una hora buenísima para no encontrar tráfico y tener siempre parking en la puerta.

Y luego me dice la gente “¡cómo te cunde el día!”. Pues ya lo veis secreto ninguno. Te levantas prontito, desayunas con tu amor, re-duermes un rato y te da la vida para mil quehaceres.

Bueno queridxs, voy acabando porque tengo en un rato la primera entrevista de trabajo de esta semana post-Halloween, que ya os digo yo que tal y como está el mercado podría hacer una recopilación de las mismas y sería un Thriller best seller. Ayss.

Me empino el Red Bull y a la carrera, que a mi hace ya un tiempo que los cafés se me quedaron cortos. Besazos.

Ready para la entrevista de hoy. ¡Noooooooo!

#YoNoSoyGente #YVosotrosTampoco #MadrugarMola #YUnCarajo #JonesAlaCarrera

14.05.18 La vida en gerundio

Querido Diario Virtual,

He decidido vivir la vida en gerundio. A ver, no me malinterpretes, que vivirla en presente tampoco está nada mal. Pero en gerundio: da como más juego. Y desde luego más margen, más actividad, la cual cosa cuando eres una tipa movida cómo yo, pues es importante.

El caso es que la reflexión me la hizo el otro día una amiga mía qué #seestaquitando. Sí, así, en gerundio. ¿Y de que se está quitando? Pues de todo. De tomar vino porqué engorda. De hacer baños de sol porqué salen manchas. De parrandear en cenas entresemana porque ya no están los cuerpos para esos trotes, de posturear simulando vidas que no tienes.

Yonosoygente, lavidaengerundio, meestoyquitando, peroaún no, historias reales, mundo surrealista. Jone's Diary 3

A ver, que quitarse hay que quitarse, pero en lo que te quitas o te estás quitando pues vas cayendo. No sé si me explico.

Me estoy quitando de beber tanto alcohol porqué engorda, pero en lo que me quito y no me quito, si caen dos gin-tonics, pues el gerundio los admite. ¿Le veis la ventaja o no?

Me estoy poniendo a dieta. Muy bien ¿Cuándo? ¿Pues no te lo he dicho? Me estoy Yonosoygente, lavidaengerundio, meestoyquitando, peroaún no, historias reales, mundo surrealista. Jone's Diary2poniendo. Hoy o mañana. El gerundio indica “que estoy en ello”, pero en lo que me pongo y no me pongo, si me invitan a una merendola con pasteles y merengues, gerundio mediante, pues puedo pecar todavía.

Igual exactamente para “estoy dejando de tomar el sol que va fatal para las manchas”. Pero aún no me he quitado. Pero me voy a quitar. Pero este finde no. Que va a hacer bueno y hay ganas de playa. Pero quitándome estoy, ahí, con un poco de margen.

Y esto va ideal como mantra los lunes “estoy dejando de trabajar”. Pero hoy no. Ni mañana. Bueno tampoco así “a priori” en los próximos quince años. Pero ¿eh?… ¡lo estoy dejando! Estoy en tránsito hacía dejarlo, es más, va a ser llegar a los 65 e igual hasta lo he dejado, pero mientras tanto, ese gerundio te da consuelo cuando suena el despertador los lunes. ¿O no?

Yonosoygente, lavidaengerundio, meestoyquitando, peroaún no, historias reales, mundo surrealista. Jone's Diary 4

Bueno, yo no sé si vosotros estaréis de acuerdo o no. De hecho, no os estoy convenciendo (¿o si?) pero en lo que os convenzo y no: podéis pensar otra cosa.

Pero si os animáis a vivir en gerundio ¡avisar! Cuantos más seamos los que #nosestamosquitando más seremos los que #nosestamosdivirtiendo.

#YoNoSoyGente #PeroMeEstoyQuitando

jones