¿A QUE TE DOY UN OXÍMORON?

Mirad, yo pienso que está bien admitir que una no puede ser buena en todo. Que en algunas cosas una destaca, que en otras es bastante aceptable tirando a regularcilla y que en ciertas cosas es un maldito tremendo desastre.

Que la moda se me da bien es un hecho. Soy capaz de montar los looks en mi cabeza mientras estoy tumbada en el sofá y mi Santo me masajea los pies (sí, le tengo subcontratado este servicio -yo doy otros, no os penséis que todo va de gratis-).

Lo de la decoración, pues muy bien también. Estoy feliz haciendo mis prácticas en pisos de aquí y de allá.

Aunque la semana pasada me tocó montar un casoplón que yo creo que ni el de la Preysler. Cinco lavabos por planta. Jolín, que había que moverse por allí con mapa. Que te dejabas unos cojines en el ala sur y tenías que ponerte un dorsal de maratón y poner en marcha el Runstatic para llegar a la otra punta de la casa.

¡Tres plantas tenía! Tuve que subir tantas veces aquellas escaleras que creo que más que ‘hacer culito’ lo que hice fue echar un culazo que ni la Kardasian. Me tocan muchas así y este verano reviento el biquini.

#AsíMeVeoYoEsteVerano

En fin, a lo que iba, que en lo que soy una patata es en clase de narrativa. Aquello es más una cuestión de fe. Yo voy allí a aprender, a empaparme de conocimiento, a absorber como una esponja, literalmente… ¡porque la mitad de las veces no se ni de qué hablan!

Y que conste que yo era muy buena en literatura en secundaria, pero hace ya tanto de aquello… que lo pienso y casi veo diplodocus habitando la tierra.

Mirad, que como la profesora es maja y le tengo confianza sé que todo va bien, aunque a veces habla como si estuviera poseída por Vargas Llosa –o vaya a usted a saber quién- después de tres carajillos. ¡Yo no la entiendo ni palabrita!

Las clases las hacemos en un aula de una escuela de idiomas. En ocasiones la miro y pienso que me he colado en clase de ruso o mandarín nivel 3: es imposible que aquello sea castellano.

El otro día me mira fijamente y me dice: “Alicia, a ver, dame un Oxímoron”. Para flipar. No sé si me estaba pidiendo un abrazo, una ostia o algún medicamento parecido al gelocatil para la migraña.

Ante mi cara de what-the-fuck-me-estás-contando, añade: “Pues una paronomasia si te es más fácil”. No, no me es más fácil. Y no sé qué te está pasando en la boca, pero empiezas a preocuparme.

Con lo fácil que es decir “dame dos palabras de significado contrario que tengan sentido”, eso es un oxímoron. Por ejemplo, yo le hubiera dicho:

Caos organizado

(que es lo que tengo yo en la cabeza en estos momentos. Un jaleo que lo flipas, pero organizado por etiquetas).

Que llegué a mi casa y busque preocupada paronomasia, por si era un insulto y yo me había quedado tan fresca. Pues no, resultó ser un “juego de palabras que se distinguen solo por un fonema y tienen significados muy diferentes”.

¡Ostras! Es decir, como los amores que pasan, pesan, pisan y posan (que yo ya había escrito AQUÍ, sin saber qué estaba haciendo una paronomasia. ¿Igual es que soy muy intuitiva? ¡A ver si voy a ser buena!

#¿VendríasiendoestoUnOxímoronurbano?

Pero… ¿por qué tenemos esta manía de poner nombres raros a las cosas? Lo digo porque va uno al médico con la cabeza que le va a estallar y el profesional va y se descuelga con un: “¿Tiene histórico de cefaleas?”.

Que el otro día me hice daño en el costado izquierdo, cerca de la cadera, corriendo, y el traumatólogo, muy majo él, me dice: “El psoas que se te ha desgarrado”. No fastidies. Que suena a grave. Que tengo la sensación de que me van a tener que ceder el asiento en el tren para que no se me caiga el psoas de marras por el camino.

¿Qué tal si me dijeras que me he hecho una pequeña rotura fibrilar y me voy yo tan contenta a seguir dando caña?

#¿MeEstaráHablandoEnesperanto?

En fin, que yo confío y confío en que estoy avanzando… en narrativa, digo. Mi profesora dice que he aprendido mucho, que voy para Cervantes. ¿Será una hipérbole? (Exageración evidente que deforma la realidad). Creo que más bien es una ironía.

En la última clase nos pidió a todos que habláramos del último libro que estábamos leyendo.

Mientras me llegaba el turno, pensaba y pensaba a toda mecha: el “Vogue colecciones”. No. No. Eso no. “Recetas fáciles para cocinar con Lékué”. Ostras. Tampoco. Los 10 mejores destinos de playa para este verano”. Bufff. me da mí que con esto no voy a convencer.

El caso es que se pasó el tiempo, se acabó la clase y no me llegó el turno. Mejor. Ya sudaba hasta por las pestañas.

Ahora estoy leyendo a Capote, a Tenessee Williams y a Cortázar a la par. A veces me lío un poco. Igual me estoy haciendo mi propia historia con la mezcla de los tres. Lo mismo leo mientras espero el cortado en un bar, que en los semáforos demasiado eternos.

Ahí ando, culturizándome a toda velocidad mientras sigo decorando mansiones y tuneándome para mis looks.

Y es que quien mucho abarca poco aprieta, que dice siempre mi madre. Pero es que siendo tan intensa yo no puedo escoger hacer una sola cosa. Eso sí, no conozco el aburrimiento.

Chic@s, ¿Qué estáis leyendo vosotros ahora? Ja. Menudo aprieto, ¿eh?

#YoNoSoyGente #YvosotrosTampoco #JonesSeCulturiza

Advertisements

TINDER

Tengo una amiga con la que juego a Tinder. Ella, como soltera que es, le parece un medio para el fin que persigue y yo, como casada que soy, un fin para reírme por todos los medios.

Que andan unas cansadas de tanta novedad y ronroneo amoril y andamos otras ya metidas en cierta cotidianidad y rutina. Pues el equipo perfecto.

yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-tinder-clasificacion-hombres-que-quiren-ligar-en-tinder

Solemos quedar a principio de mes, cuando las megas están a tope, y jugamos siempre después de una cena frugal regada, eso sí, con un par de copazos.

Directamente me pasa su móvil y yo me pongo como una loca a buscarle un tipo guapetón con el que hacer matchy-matchy.yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-tinder-clasificacion-hombres-que-quiren-ligar-en-tinder-3

El hecho de que tengamos los mismos gustos ayuda. Excepto porque ella me hace descartar todos los guiris porque busca producto nacional bruto.

Así que de entrada cualquier George, Thierry, Paolo, aunque estén para mojar pan, quedan descartados.

Ni una oportunidad les da. Creo que es una cuestión de copas, tengo pensado, para la próxima cena, pedir directamente una botellita de vino y ver si así le cuelo algún Michael.

No obstante, y después de echar unas risas a costa de la susodicha aplicación, hemos llegado a ciertas conclusiones que queremos compartir con vosotros: Hombres del mundo.

Si tenéis que convencer en el momento uno por una fría foto – o por seis cómo máximo – al tema con lo que ponéis. No me extiendo, hemos hecho cuatro grandes grupos que son un claro NO, of course.


Los hombres-cuadrilla:

El tipo que en la primera foto sale con cinco colegas, verificarlo pero está cantado: En el resto de las fotos también sale rodeado de gente. ¿Por qué ? ¿Por qué sale en todas las fotos con cinco amigos ?

¿Es que están todos expuestos ? ¿Es para adivinar ‘a ver cuál de los cinco tiene cara de Javier’? ¡No y no! No nos gusta jugar al ‘Quién es quién’ y tener que buscar cuál es el que se repite en todas las fotos. Pasamos pantalla de un plumazo.

#QueLevanteLaManoElDueñoDelPerfilQueEstoyVisitando

yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-tinder-clasificacion-hombres-que-quiren-ligar-en-tinder-70


Los hombres no-face:

Dícese de aquellos muchachotes en que sus seis fotos son de ellos mismos haciendo deporte. Véase running-con gorra, surf mirando a la ola, piragüismo de espaldas. Hemos deducido dos cosas: que en el caso hipotético de que estemos buscando compañero de triatlón, tú eres un firme candidato y que posiblemente a fuerza de deporte tengas un cuerpo 10.

Mira, llamarnos raras, pero nos gustaría verte la cara y tal. Por si no lo habías pensado, no sólo de espaldas Stallone vive la mujer y diría que tampoco el hombre.

#BonitaEspalda #AhoraSiYaPudieraVerteLacaraSeríaLoMásyo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-tinder-clasificacion-hombres-que-quiren-ligar-en-tinder-700


Los hombres-mascota:

Ese candidato que pretende ligar saliendo en todas fotos con su mascota. ¡Que sí! ¡Que un perro es el mejor amigo del hombre! ¡Y los gatos son monísimos! Pero esa cara de malote castigador mientras tu labrador te está dando un lametón en la oreja, pues mira, te hace perder puntos.

Y las otras cuatro fotos jugando con tu perro en chándal y sudoroso nos llevan a una segmentación de mercado pura y dura: Todas las alérgicas a los pelos de minino u otros animales descartadas, todas las veterinarias en potencia a la saca. ¡Venga! ¡Te quedas con un 50%! No está tan mal.

#TomaLametazoyo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-tinder-clasificacion-hombres-que-quiren-ligar-en-tinder-7000


Los Hombres-caricatura:

Aquí englobo a todos aquellos en que salen en las fotos haciendo muecas raras, posiciones extrañas o fotos de disfraces. Me explico.

Tu primera foto eres tú vestido de Drácula en los últimos carnavales y una vez paso foto, tú sacando la lengua hasta el infinito, tú haciendo como que le arrancas la cabeza a un colega…que yo imagino que quieres dar la sensación de ‘ves, soy un tío súper divertido’.

#SiSoyUnaTortugaNinja #EnSerio #LigarVestidode Tortuga?yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-tinder-clasificacion-hombres-que-quiren-ligar-en-tinder-7098

Chicos, se está perdiendo el mensaje: Aquí hemos venido a ligar. Una vez ligues por el chat si quieres luego nos matas a ocurrencias. Pero primero te tienes que ganarte el ‘Like’, así que al tema.

¿Y después del Matchy-Matchy?

yo-no-soy-gente-historias-reales-mundo-surrealista-tinder-clasificacion-hombres-que-quiren-ligar-en-tinder990

Dice mi amiga que una vez empieza el contacto y posterior ‘mensajeo’, la clasificación se reduce ampliamente.

Concretamente nos quedamos con dos grandes grupos.


Los hombres-IKEA:

Que a pesar de que te han dado Like e inician una conversación más o menos normal, a la que les propones quedar, aunque sea para un simple coffee, SE HACEN EL SUECO.

hombres-ikea


Los hombres-CHUCKY: TU PEOR PESADILLA. Son aquellos hombres que, tras los primeros WhatsApp, ya ves que son tu tipo y aunque se lo dices de la mejor manera y con la máxima amabilidad: insisten e insisten. Miedito.

11909143_1019350994762218_802931429_n

El estudio sigue en marcha, seguiremos informando si tenemos nuevas conclusiones. Mientras tanto seguimos buscando candidatos entre todos vosotros. ¡Facilitadnos el trabajo chicos!

#YoNoSoyGente #YVosorosTampoco #TomaTinder

jones yonosoygente

 

MALDITOS PROBADORES

El otro día vi un vídeo que corre por las redes en el que una muchacha se hacía fotos en 11 probadores diferentes y lucía con diferentes suertes, en unos mejor y en otros peor, dependiendo de factores varios, tales como la luz, el espacio o el color de la cortina.1255918824x2

Pensé cuan injusto es este tema. Si ya para la mayoría de las mortales enfrentarnos al espejo es un suplicio incluso en aquellos días en que te levantas ‘con el guapo subido’ pues imagínate aquellos días en que estas de bajón y estás a solas en ese cubículo ingrato con tus inseguridades.

Yo flipo con el diseñador de tiendas. Ese tipo que piensa en la decoración, disposición y esparcimiento del material y no le dedica ni una neurona a currarse un espacio amable donde desparramar nuestras carnes.

Más que nada porque las compras se hacen en el probador, así que si este va a favor, tenemos la mitad de la venta hecha y si va en contra, patitas para qué os quiero.

Una de las cosas que más nerviosa me pone de los probadores es ese punto porno que tienen todos. Atención: ¿Por qué la cortina de los probadores sólo cubre el 80% de la anchura de los mismos? ¿Qué hacemos con los laterales?

Yo no soy gente, historias reals, mundo surrealista, probadores malditos

Todas hemos sufrido ese desgaste inhumano que es tratar de que la cortina cubra la entrada. Tirón a la derecha, tirón a la izquierda de una cortina que está demasiado alta hasta acabar con un esguince de hombro o resignada a enseñar la retaguardia a los transeúntes de la tienda.

¿Está la tienda intentando escatimar unos centímetros de ropa de cortina? ¿Han encogido? ¿Las ha colgado Gasol ? No. #puesentoncesnoloentiendo.

Las cortinas suelen ser feas de matar. Las hay de terciopelo negro y de una tela roja-granatosa modelo mantel de restaurante rural que no ayudan a glamourizar tu estancia, más que nada porque mientras tú te vas probando piezas aquello te hace de photocall.

En ocasiones son cortas y vas viendo las pezuñas de los inquilinos momentáneos, o tan largas que a modo de escoba han recogido tanta pelusa de la tienda como para hacerte un par de cojines. Digo yo, ¿es mucho pedir unas cortinas a ras de suelo en una tela blanca sin brillos? Señores, tomen nota. #muyagradecidas

Yo no soy gente, historias reals, mundo surrealista, probadores malditos cortinas

Vale. Estoy de acuerdo de que el espacio es caro. Que hay que rentabilizar la tienda. Pero, ¡ostras! Hay algunos probadores tan enanos que recuerdan a duchas de gimnasio.

Cabes justa y entrando de culo y cuidado con los giros que se te sale el maletero hacía fuera. Allí no hay forma humana de tomar perspectiva para ver qué tal te quedan los jeans a no ser que estires la cortina en un intento de ganar espacio o invadas el probador de tu vecino de enfrente.

Yo no soy gente, historias reals, mundo surrealista, probadores malditos 5En un probador amplio te dan ganas de probarte una colección entera, en uno pequeño después de calzarte la primera prenda sólo piensas en huir, llegar a la calle y tomar aire, porque en ese cubículo, ¡te ahogas!

Y, por favor, señores…

¡NO ESCATIMEN EN PERCHAS!

Cómprenlas en Ikea si es necesario, que van a peso. Porque llegar a un probador con tu propio abrigo, bolso, fulard más toda la ropa que te quitas y las 5 prendas que te quieres probar… y que haya dos tristes perchas y ningún taburete, es simplemente… ¡un infierno!

Intentar ‘trabajar’ en esas condiciones requiere que la prenda te guste mucho o que el precio sea muy bajo. Si ni una ni otra se cumple: Sal del probador, entrega la ropa a la dependienta y pídele que te avise cuando ‘redecoren’ la zona con más criterio. #perchasqueremosperchas #ytaburetestambién.

Y por cierto señores, ¡hágase la luz ! Pero hágase una luz favorecedora y amable.

No a las luces hepatitis, que te dan un colorcillo macilento como si estuvieras enfermísima. No a las luces fluorescente que te hacen descubrir hasta pecas que desconocías tener. No a la luz mortecina más propia de restaurantes íntimos. Y no a la luz ‘bosque encantado’ que te hace parecer una ninfa y que tampoco es real. Una luz normal. En la que tú puedas ser tú al otro lado del espejo.

Yo no soy gente, historias reals, mundo surrealista, probadores 66malditos 23

¡Bueno! Y hablando de espejos. Si pudiera pedir, me gustaría que en todos los probadores hubiera un espejo Blancanieves.

– Espejito, espejito, ¿Quién es la que mejor lleva los jeans boyfriend?

Y ese espejo amable, te contestaría

– Tú y solo tú”

Más que nada porque si llegara a contestarte “Alexa Chung” arremetes contra el susodicho taburete en mano aunque te cueste siete años de mala suerte.

Yo no soy gente, historias reals, mundo surrealista, probadores malditos 7

Pero no, en los probadores tenemos los espejos crueles que te muestran ‘la verdad y sólo la verdad’. También los espejos psicópatas en que te ves multiplicada por cien y parece que te estén persiguiendo desde cada esquina del probador y los espejos inclinados – mis favoritos – que te restan 3 kilos del tirón y te afinan la silueta que es un gusto. El otro día di con uno de éstos y me llevé cinco prendas sin conocimiento alguno.  ¡Cinco!

Yo no soy gente, historias reals, mundo surrealista, probadores malditos, espejo psicopata

Y podría seguir y seguir. Las que el suelo es de terrazo y descalzarse es un crimen. Aquellas que tienen un ambientador que apesta y se queda enganchado a tu ropa…

Y a pesar de todo lo anterior ¡seguimos comprando! No hay obstáculos cuando el destino merece la pena…

¡Llevamos el shopping como ADN!!! #yeswecan

Yo no soy gente, historias reals, mundo surrealista, probadores malditos 79